Google
 
 

 

 

 

Volver a Tratamientos

 

 

Tratamiento de la resaca

 

La resaca es el efecto que se produce en el organismo debido a la deshidratación y a la presencia de determinadas toxinas como efecto de la ingesta inmoderada de bebidas alcohólicas. Estas toxinas son las que se generan en algunas bebidas alchólicas como consecuencia del proceso de fermentación. Aquellas que poseen en mayor porcentaje estas toxinas son el vino tinto, el champagne y la cerveza.

Dado que el alcohol disminuye los niveles de azúcar en el hígado, el cuerpo se siente débil y cansado. El hígado se ve sobreexigido ante el consumo excesivo de alcohol dado que debe procesar más toxinas. Por todo esto es que al otro día nos levantamos con dolores de cabeza muy fuertes. Esto es causado por la dilatación de los vasos sanguíneos y la disminución de la glucosa. También es posible sentir sed en forma intensa como consecuencia de la deshidratación.

Algunas personas presentan diarrea o dolores abdominales. Por supuesto que los síntomas también varían de acuerdo a la cantidad de ingesta alcohólica. En general estos síntomas pueden prevenirse fácilmente si uno sabe que va a consumir mucho alcohol. Como en tantos otros métodos de prevención, la alimentación y el consumo de agua ocupan un lugar importante.


Algunas de las recomendaciones para la resaca son: tratar de ingerir alimentos antes de beber alcohol, consumir lentamente, intercalar la bebida con vasos de agua o jugo de frutas para evitar la deshidratación, consumir miel de abeja previamente o incluso podría ser también  luego para reemplazar el azúcar que las bebidas alcohólicas disminuyen en el organismo, la raíz de diente de león ayuda a la desintoxicación y por último consumir vitamina B12.

También se recomienda el uso de algún tipo de bebida electrolítica (existen diferentes marcas famosas que brindan los minerales y la hidratación necesaria al organismo). No olvidar que las bebidas alcohólicas son fuertes diuréticos por eso se hace tanto incapié en la hidratación pre y post consumo de alcohol.


Está de más señalar que el simple consumo moderado evitaría los síntomas de la resaca. Esto quizás a veces es una recomendación muy poco viable.