Google
 
 

 

 

 

Volver a Tratamientos

 

 

Tratamiento para quemaduras

 

Lo primero que debe realizarse ante un caso de un accidente o circunstancia de emergencia es determinar el grado de la quemadura (según la superficie corporal afectada, en porcentaje). Si se trata de una quemadura de primer o segundo grado el daño es menor pero en los casos de quemaduras de tercer grado consultar urgente al médico, de la misma manera es necesaria la consulta cuando son producto de  sustancias químicas o de la electricidad.

 

Primeros auxilios para quemaduras

 

Cuando son quemaduras de primer grado, leves hay ciertas medidas a tomar para aliviar el dolor. Primero aplicar agua relativamente fría sobre la zona quemada. Es importante que no esté muy fría el agua y mucho menos helada (no aplicar hielo por que complica aún más la zona de la quemadura).

Si se trata de una parte del cuerpo que puede estar expuesta a roces o golpes conviene cubrir con una gasa (existen gasas especiales para esto). Si se forman ampollas no es conveniente romperlas dado que esto hace que demore más el proceso de curación de las mismas y además podría llegar a infectarse.

Si la molestia es muy fuerte se puede tomar una aspirina u otro antiinflamatorio por vía oral. Volviendo a la medicina alternativa, existe una preparación que se realiza con lechuga y agua que suele usarse para ser colocado en las zonas afectadas por la quemadura con un algodón, sin friccionar para así ayudar a aliviar molestias y dolor.

Otro de los recursos de emergencia para quemaduras simples es el de la manteca, que oficia de piel artificial en el momento antes de la formación de una ampolla una vez que la epidermis ha sido agredida por la quemadura.

El aloe vera posee muchas bondades curativas, entre ellas el aliviar el dolor y las molestias por quemaduras de distinta índole.  Es preferible no aplicar sustancias grasas como cremas durante el primer día en que se produjo la quemadura dado que estas suelen conservar el calor. Algunos remedios homeopáticos que tienen buenos resultados en el caso de quemaduras como ser la tintura de ortiga menor. Las infusiones realizadas con arándanos son sumamente efectivas  para lavar las quemaduras y ayudan al proceso de curación de las mismas. También se emplea una decocción hecha con dos cucharaditas de corteza de roble y una taza fría hervida por 3 minutos. Este líquido es diluido luego en agua y aplicado para limpiar las quemaduras.

 

Quemaduras solares

 

En el caso de quemaduras solares, es decir, producidas por la exposición al sol, es importante tomar ciertas medidas dado que son más peligrosas de lo que habitualmente se las considera. Es que los rayos ultravioletas  además de destruir los tejidos de la piel son agentes cancerígenos. Actualmente estos efectos se agravaron por la destrucción que afecta a la capa de ozono, filtro que desvía gran parte de los rayos evitando que lleguen con toda su intensidad.

Como métodos preventivos se recomienda tomar sol fuera del horario de 10 a 15 hs y además usar filtros solares con factores de acuerdo al tipo de piel que posea. Una vez producida la quemadura se sugiere evitar exponerse nuevamente al sol; aplicar paños fríos a fin de refrescar y aliviar la piel de su inflamación; realizar duchas o baños de inmersión con agua fría; no secarse luego del baño con toalla y en lo posible no usar jabón; aumentar el consumo de líquidos preferentemente agua; aplicar aloe vera sobre la zona o una pasta preparada con leche fría y fécula de maíz.