Google
 
 

 

 

 

Volver a Tratamientos

 

 

Tratamientos capilares

 

El tratamiento capilar se emplea principalmente para luchar contra la caída del cabello. Esta puede estar generada por diversos motivos e incluso presentarse en diferentes momentos de la vida (no es un problema que se asocie a un momento evolutivo en particular).

La causa que lleva a emplear un tratamiento capilar por caída del cabello pueden ser muchas. Por lo general están asociadas a la falta de oxigenación o irrigación en la zona del cuero cabelludo como consecuencia de malos procesos de lavado o el empleo de artículos para el cabello que taponan los folículos. Esto a veces también genera una distorsión en el normal funcionamiento de las glándulas sebáceas.

 

 

La clínica capilar

 

Las causas de las diferentes alopecías pueden diagnosticarse concurriendo a una clínica capilar. Existen múltiples centros en las ciudades que se dedican a investigar estos problemas y a recetar tratamientos. Muchas clínicas optarán por recetar por ejemplo pilexil® que es un producto que, además de su presentación en champú, viene en ampollas para inyección. Y por otro lado, otras clínicas capilares irán más a fondo con el tema de los masajes y encarar el problema desde la óptica naturista.

En todo caso, el mejor medidor de calidad de una clínica o centro capilar reside, antes que en su recomendación, en su investigación. Por ejemplo, pueden sugerir implantes capilares, transplante (de otra parte con folículos pilosos) o microimplantes capilares con relativa rapidez, lo cual no es bueno.

Por eso, atención: en un tema delicado, procurar gente criteriosa. Antes de llegar a lo extremo de un implante capilar, tener en claro las causas de la caída del cabello.

 

Existen problemas de salud que a su vez tienen efectos en el cuero cabelludo. Las irregularidades en la hormona tiroidea pueden acarrear caída de  cabello, requiriendo no sólo un tratamiento específico de la hormona sino también algún tipo de tratamiento capilar. Existen otro tipos de causas que se asocian a cuestiones más bien de origen psíquico o emocional. El estrés por ejemplo es uno de ellos.

 Se recomienda tener en cuenta el uso de un champú adecuado al tipo de pelo pero a su vez al tiempo (cuando uno detecta que dejó de funcionar) cambiar por otro producto con componentes diferentes al anterior. El cuero cabelludo tiende a acostumbrarse al producto por lo que este dato es necesario tener en cuenta para cualquier tratamiento capilar.

 

Tratamiento natural

 

En cuanto a un tratamiento capilar con productos naturales, se recomiendan dietas que prevean alimentos con vitamina A, B, o H. Es beneficioso entonces consumir legumbres verdes, germen de trigo, o cualquier tipo de cereal. Por supuesto que también puede recurrirse al empleo de complejos vitamínicos, pero si se puede llevar una dieta balanceada esto no es necesario para reforzar un tratamiento capilar.

A veces el origen de la caída del pelo se encuentra en problemas de circulación, por eso entonces se repite tanto la necesidad de masajear el cuero cabelludo durante el lavado. Por último, se sugiere  para un buen tratamiento capilar utilizar aceites esenciales ya sea de limón o  de romero (para disminuir la cantidad de grasa el primero o para la circulación el segundo).