Google
 
 

 

 

 

Volver a Tratamientos

 

 

Tratamientos de belleza

 

Todo tratamiento de Belleza debe comenzar por una buena alimentación e hidratación. Pero como esto a veces no suele conseguirse fácilmente debido a la rutina diaria laboral y del hogar, recurrimos a tratamientos para embellecernos.

Primero podemos empezar con tratamientos caseros para la belleza de nuestro rostro. Una vez limpio podemos utilizar como limpieza de cutis una mezcla realizada con una cucharada de azúcar y un poco de jugo de limón. Esto actúa a modo de exfoliante suave al aplicarlo en el cutis acompañado de movimientos circulares. Luego debemos retirar la mezcla con abundante agua tibia hasta que no quede ningún microgránulo de azúcar. Concluir la limpieza con abundante agua fría sobre el rostro.

Un recurso fácil y rápido para tratamiento de las ojeras y los ojos inflamados es pasar con un paño embebido en té de manzanilla por ellos y después cubrirlos durante unos minutos con una gasa con leche muy fría.

 

Salud y belleza: productos para usar en el hogar

 

Como es habitual a la exfoliación le sigue una humectación. Un tratamiento de belleza casero y la mayoría de las veces efectivo consiste en aplicar una máscara nutritiva hecha con la ralladura de una manzana más 4 cucharaditas de miel. Un vez lograda la mezcla, aplicarla en el rostro con una espátula y dejar actuar durante 10 minutos aproximadamente. Finalmente, retirar con abundante agua tibia.

 

Para volver a sentir las manos suaves un tratamiento de belleza fácil y rápido consiste en lavarlas con jabón neutro (el de lavar la ropa por ejemplo) y secarlas sin frotar. Luego frotarlas con el jugo de un limón y enjuagar nuevamente. Una vez secas, aplicar aceite de almendras o en su defecto aceite de oliva tanto en las uñas como en las manos.

Otra zona del cuerpo que generalmente requiere de ciertos cuidados son las piernas. Para una buena exfoliación se puede mezclar granos de polenta con leche fría y aplicar con movimientos circulares en toda la extensión de las piernas. Dejar actuar unos minutos y retirar con esponja vegetal y agua tibia. Luego aplicar alguna crema humectante o en caso de no tener aplicar una fina capa de miel y retirar nuevamente con agua tibia y la esponja.