Google
 
 

 

Aguas termales

 

Volver a inicio

 


 

 

Termalismo médico

 

Los baños termales están ganando un campo cada vez más extendido como medicina alternativa, como recuperación antiestrés, incluso como recurso turístico y como la tan anhelada “fuente de la juventud”.

 

Diferentes características de las aguas termales:

 

Las aguas tienen distintos recorridos en el interior de la tierra, y ese trayecto le dará sus propiedades. Por ejemplo, los minerales pueden provenir de los microorganismos como bacterias que lo secreten al medio; en zonas volcánicas se suma la temperatura y el estado vaporoso; si el lecho no es rocoso por completo, se agregará la consistencia del fango; las algas y otros organismos aportarán sustancias biológicas, y así según la geografía.

*Aguas sulfuradas: antialérgica y anafiláctica, indicada para procesos reumáticos, eczemas, psoriasis, pruritos intratables, enfermedad respiratoria crónica, traumatismos
*Ferruginosas acción endócrina y neurovegetativa
Indicación: anemia ferropénica, afecciones hepáticas
*Bicarbonatadas: acción: disminuye la acidez gástrica, estimula secreción pancreática
Indicación: gastritis; si hay necesidad de aumentar la diuresis
*Cloruradas acción antiinflamatoria, inmunitaria
Indicación: estrés, por el efecto sedante; constipación, por el efecto peristáltico, procesos inflamatorios.
*Radiactivas Acción: inmunitaria
Indicación: reumatismo, problemas respiratorios y dermatológicos

*Carbogaseosas: acción: peristáltica, aumenta la ventilación pulmonar, bradicardizante
Indicación: cianosis, Sme de Reynaud, gota y otras alteraciones metabólicas
*Sulfatadas: acción: catarsis intestinal
Indicación: dispepsia, gastroenterocolitis

 

Consejos para los bañistas:

 

Los baños en las termas aumentan el gasto cardíaco, por lo cual es necesario siempre un control de la presión arterial. Muchas personas tienen diferentes mediciones de tensión arterial según la altura del complejo termal, de manera que hay que tener en cuenta esto. Por la misma razón se recomienda que entre los baños termales pasen 3 horas sin tomar otro baño y realizar un reposo de 5 a 10 minutos luego de bañarse. Esto es necesario saberlo para su cuidado (de todas maneras siempre debe hacerse una orientación médica para cada terma en particular) y sobre todo para que el “curista” pueda organizar sus jornadas aprovechando al máximo los recursos en la estadía que disponga.

Problemas clínicos:
Osteoarticulares fango gris
Dermatológicos algas y fangos
Respiratorios nebulizaciones, vapores sulfurosos y con agua carbonatada

Contraindicaciones:
Insuficiencia renal
Insuficiencia respiratoria descompensada
Insuficiencia cardíaca descompensada
Hipersensibilidad al azufre o al mineral de la terma específica
Enfermedades tumorales sin alta

Terapias:

Fangoterapia
Aplicación de emplastos de fango gris, lo que combina la temperatura con los minerales y la oclusión de los poros. Las máscaras faciales, como tratamiento estético, es uno de sus usos principales. Pero también se han reportado grandes resultados para la artrosis y enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico, fibromialgias y otras enfermedades del tejido conectivo.

Hidroterapia o inmersión: se realiza una sesión de 15 a 20 minutos en una bañera o pileta con agua de la terma, con la modalidad de hidromasaje, hidropulsor (chorro localizado) o inmersión simple.

Inhaloterapia: para casos de asma, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), rinitis alérgica, sinusitis (entre otras), lo ideal es realizar vahos, nebulizaciones o simple exposición al vapor de las fumarolas, con aguas sulfurosas, carbogaseosas y radiactivas.

 

Efectos adversos de la cura balnearia

 

Cada terma tiene como dijimos una especificidad, así como cada patología presenta un tipo de recrudecimiento especial, descrito como casos excepcionales que suceden entre el tercer y octavo día de la exposición a las aguas termales. Hay que tener en cuenta esta posibilidad cuando el paciente refiere un malestar compuesto por cefaleas, trastornos digestivos, hipertermia, dolores vagos y una exacerbación de los síntomas de su enfermedad de base.

Los pacientes con hipersensibilidad a algún mineral podrán desarrollar reacciones cutáneas.

Para evitar esto es conveniente un buen asesoramiento médico en el caso de la alergia, pero también un estricto seguimiento de las indicaciones de los baños. Justamente la “dosificación” medida y progresiva de los baños termales tiene como finalidad la prevención de esta crisis termal. De todas maneras, una vez instalado el cuadro lo primero es evitar nuevos contactos y tratamiento de sostén, hidratación y cronoterapia.

 

Historia del termalismo médico

 

Muchísimo antes de que la medicina y el turismo se apropiaran de los baños termales, estudiándolos científicamente y generando paquetes de visita (que incluyen consulta con un médico), los pueblos originarios o indígenas ya habían descubierto las propiedades saludables de estos asentamientos. Y aún antes de que se descubrieran las termas, los agentes físicos como la temperatura, los vientos y demás eran factores terapéuticos desde los inicios de la medicina griega. Esta corriente, al igual que otras como la homeopatía, debería esperar unos cuantos siglos para ser recuperadas a fin de siglo XIX por la medicina “oficial”, por la climatología y la geografía.

 

Historia del termalismo en Europa

Los minerales que manan del centro de la tierra han sido siempre codiciados por las cortes de Europa, a la vez que se ubicaban en lugares paradisíacos en medio de los Alpes, por citar un ejemplo. En Italia se descubrió que una vertiente de agua mineralizada con litio tenía propiedades que mejoraban el estado anímico de ciertos pacientes con fragilidad emocional y algunas oscilaciones del humor. Años después se comercializó este mineral en comprimidos bajo su forma iónica como antirrecurrencial: una de las primeras medicaciones psiquiátricas, que se usa hasta la actualidad, para pacientes con trastorno bipolar.

 

El termalismo en Argentina

La cordillera de los Andes representa un área inmejorable y fecunda en cuanto al termalismo, puesto que cuenta con más de un asentamiento de termas de relevancia a nivel mundial.

 

Termas de Caviahue y Copahue

Los aborígenes han utilizado, como dijimos previamente, estas fuentes termales desde tiempos inmemoriales. Olascoaga, primer gobernador de Neuquén, comenta las propiedades curativas de las termas del volcán Copahue y dice que fueron descubiertas por el Dr. Ortiz Vélez, un médico argentino radicado en Chile.

Copahue cuenta actualmente con fangos, algas, vapores y una gran cantidad de aguas termales que superan en diversidad a cualquier otro centro termal existente:
Agua de Copahue (combinación de aguas ferruginosa, bicarbonatada, silicatada, radiactiva y sulfurada)
Agua ferruginosa
Agua verde (con algas, la única hipotermal, que está a 24 grados)
Agua sulfurosa
Agua del mate (para terapia hidropónica, esto es, agua termal para ingerir).
Agua de limón (58 grados de temperatura).

En la laguna del Chancho el agua es mesotermal, es decir, oscila entre los 30 y 35 grados. La laguna Verde, con algas, es la única que se pueden tomar baños considerando una pausa de una hora. Para los demás baños, habrá que esperar las tres horas mencionadas.

 

Termas de Los Molles, Mendoza

En la provincia de Mendoza, unos 15 kilómetros antes de llegar al centro de ski de Las Leñas, se levanta un complejo hotelero de termalismo. Los hoteles de la margen izquierda del río, que corre junto a la ruta, cuentan con piletones y sistemas de hidromasajes donde es posible tomar baños termales. Sin embargo, muchas veces la opción para esquiadores y para el público general es cruzar el río y dirigirse al hotel abandonado, donde no se cobra entrada y existe una atmósfera especial al poder uno bañarse en medio de habitaciones derrumbadas con sus piletas de aguas termales intactas, rodeados de nieve.