Introducción a la práctica del Yoga y sus tipos

"Unión" (del sánscrito yug: unir) y se refiere a la unión espiritual del individuo con la esencia suprema.   

Los origenes del yoga se remontan a la antigua medicina tradicional de la India, Ayurvédica, que es la visión de la tradición vedanta (de la raíz vid: conocer) para la preservación de la vida, lo que la conecta asimismo con la ancestral tradición tántrica (expresión sánscrita que significa expansión) y con las prácticas del valle del lndo antes de la llegada de los pueblos indo-arios. Estudios arqueológicos demuestran que ciertos asanas (posturas) de yoga se realizaban ya hace 4000 años.

En occidente se ha hecho popular la práctica de Hatha Yoga (literalmente unión del sol y la luna), "de Vajá!" solar (+) y "tha" lunar (-), la unión armoniosa de los aspectos enfrentados en el cuerpo humano. Esta rama del yoga trata el aspecto físico, en un sistema que integra de manera armónica la respiración (prana yama) , el pensamiento (raja yoga y dhyana yoga) junto a otras dimensiones de la vida.
La práctica de posturas de yoga asan as apunta a abrir y purificar los centros de energía chakras y canales de energía nadis.
El dios hindú Shiva es el responsable de la creación del yoga, según una antigua leyenda, su aparición en la Tierra ocurrió cuando un pez (Mat-sya) presenció como el dios Shiva ensenaba a su Shakti Parvati (esposa) los

ejercicios de yoga. El pez imitó a Parvati y al practicar los ejercicios se transformó en hombre. Alrededor del siglo III a.c. el yoga fue codificado por Patánjali, que usó como base los Vedas (libros sagrados dejados por los sabios Rishis).

 

Tipos de yoga

Patánjali dividió el yoga en cuatro tipos fundamentales:

Hatha-yoga: cuerpo físico y vital

Raya-yoga: poderes mentales y voluntad Bhakti-yoga: poderes del amor divino; Shakti-yoga: energía de la naturaleza; Mantra-yoga: vibración del sonido
Ya' ntra-yoga: formas geométricas;

Dhyana-yoga: procesos de la meditación;

Raja-yoga: poderes de discriminación; Jnana-yoga: - poderes del intelecto; Karma-yoga: - actividad y acción K'undalini-yoga: - fuerza síquico nerviosa;
Smadhi-yoga: - estado de éxtasis.

Como ya dijimos, yoga es un término que significa unión e indica la relación mística que puede establecerse entre el hombre, cuando se convierte en yogui, y la esencia suprema. Esta relación puede establecerse sólo cuando el espíritu es completamente libre para dirigirse hacia el fin supremo, resultado que puede conseguirse sólo a través del dominio absoluto del cuerpo.
 

Los ejercicios físicos realizados en la práctica yoga son numerosos y en ocasiones difíciles y complicados. Los ejercicios de respiración y muchas formas de permanecer sentados se realizan con la mirada concentrada en objetos cercanos, por ejemplo la punta de la nariz, y el oído ocupado en la captación de sonidos especiales, hasta alcanzar el éxtasis (Samadhi).

El yogui que ha alcanzado el Samadhi no conoce ni olores, ni sabores, ni colores, ni sensaciones táctiles, ni sonidos, no sabe ni de si mismo ni de los demás. Su espíritu no duerme, pero tampoco está despierto, se halla al margen de todo recuerdo y de toda duda, ni desciende ni se alza: quien ha llegado al éxtasis, se ha liberado.
 

El Hatha Yoga facilita una transformación profunda de nuestro ser interior. Nuestro conocimiento es ampliado al infinito, el corazón está lleno de dicha. Esta es la experiencia real de muchas personas que anduvieron este camino espiritual.

Un hombre común que mira a un yogui que practica asana puede imaginarse que ve todo lo que hay en ello. Pero de hecho, el secreto no es la postura en si misma, es la concentración mental asociada con la ejecución. Sin embargo, muchos han visto a yoguis y han considerado que ellos también serian capaces de imitar su postura, pero, nada está más lejos de la práctica genuina.

Beneficios de cuerpo y mente

Sirve para tratar o prevenir problemas físicos, mentales y emocíonales. La práctica regular del yoga estimula las glándulas endocrinas, estabiliza el sistema nervioso, ayuda a regular el peso, mejora la circulación sanguínea, otorga flexibilidad, tonifica la musculatura y nos hace resistentes ante las enfermedades y el envejecimiento. Mediante los ejercicios, respiraciones, posturas y relajaciones.
Distintos estudios han demostrado que las relajaciones y respiraciones del yoga aumentan la energía mental y la actitud positiva, reducen los niveles de estrés, equilibran las emociones y mejoran la concentración y el rendimiento intelectual.
El primer paso consiste en poner a trabajar cuanto antes cuerpo, mente y respiración, y la práctica regular del Hatha yoga ayuda a sentirse mejor, más fuerte, equilibrado y flexible, y a devolver buena salud. El Hatha Yoga combina ejercicios respiratorios y posturas estáticas, con pensamiento posítivo, relajación y meditación. Este método permite entender la vida más armónicamente, y ayuda a conocerse mejor.

Cambíos significativos

El Hatha Yoga mejora la tolerancia al ejercicio, aumenta la vitalidad y flexibilidad, la resistencia y fortaleza muscular, ósea y articular, la oxigenación sanguínea, la función intestinal, la protección inmunológica, la actividad sexual, el metabolismo de los Lípidos y el colesterol. El Hatha Yoga beneficia la salud en general debido a su influencia positiva en la musculatura esquelética, la respiración, la columna vertebral, y en los sistemas nerviosos, cardiovascular y endocrinos. Además a la practica regular de yoga, seguirá un estilo de vída más sano. El relax eliminará la necesidad de fumar y de beber alcohol.

Al tomar más conciencia del cuerpo se busca una dieta más saludable.