Esenciales del arte marcial del Tai Chi Chuan

SUBIR, PARAR, BLOQUEAR, PUÑETAZO

INSPIRACIÓN: Al final de la posición de guardia, con el peso sobre la derecha, cuerpo sube sobre la pierna izquierda y gira levemente para estabilizarse mejor sobre dicho pie, levantando la pierna derecha y quedando los brazos doblados con las palmas mirándose, como sosteniendo una bola de energía a la altura del Tan-Tíen. La pierna derecha llega al suelo formando un ángulo recto con la izquierda (SE) para recibir cómodamente nuestro peso, empujándolo hacia arriba para volver hacia atrás subiendo sobre las dos piernas estiradas. En este balanceo el brazo derecho permanece doblado junto a la cintura, mientras que el izquierdo se deja llevar hacia adelante paralelo sobre la pierna derecha, y subiendo con el cuerpo hasta pasar por delante de los ojos con la palma estirada hacia abajo.
ESPIRACIÓN: Caemos hacia atrás sobre la pierna Izquierda que se dobla. La mano Izquierda sigue por el exterior el mismo círculo que se dibuja en el centro del cuerpo, y en
el punto medio del descenso, cuando más lejos estamos del pie derecho, éste gira un poco quedando en dirección S. Seguimos bajando hasta el punto más bajo, con el peso a mitad de camino entre las dos piernas dobladas.
lNSP.: Subimos sobre la pierna derecha y gira mos hacia este lado siguiendo la posición del pie corregida anteriormente. La pierna izquierda se levanta atraída hacia adelante con el brazo izquierdo, que sube doblándose horizontalmente por delante de la cara, protegiéndola. El brazo derecho cierra el puño y lo prepara en el costado.
ESPIRACIÓN: El pie izquierdo vuelve al suelo por delante del cuerpo (E), y avanzamos sobre esta pierna estirando la derecha. El brazo derecho se estira con el puño por delante, mientras que el izquierdo sigue protegiendo la cara.

 

EMPUJAR DE CERCA.

INSPIRACIÓN: El brazo izquierdo cae hacia adelante para seguir, en paralelo ya con el derecho, el retroceso global del cuerpo hacia arriba y hacia atrás, asentándonos de nuevo sobre la pierna
derecha. 
Las manos bajan por delante con las palmas hacia adentro hasta la cintura.

ESPIRACIÓN: Empujamos con las manos extendidas por delante, doblando la pierna izquierda y estirando la derecha. A continuación repetimos dos veces más esta figura «recibir-empujar», tres en total.

 

CRUZAR LOS BRAZOS.

INSPIRACIÓN: Al regresar sobre la pierna derecha ésta se dobla quitándole parte del peso a la izquierda, que de esta forma puede girar apoyada en el talán hasta quedar todo el cuerpo mirando hacia el S. En el giro los brazos caen ligeramente bus cando el eje del cuer-
 

po, que utilizan para subir al centrarse la columna y repartirse el peso por igual entre las dos piernas. Todo el cuerpo crece con la inspiración, que atrae los brazos hacia arriba para que se abran a la altura de la cabeza.
ESPIRACIÓN: Los brazos dibujan una curva hacia cada lado, y el cuerpo entero baja doblando las rodillas. En el punto más bajo los brazos se cru zan por las muñe-cas, con el derecho por fuera.
INSPIRACIÓN: Sube todo el cuerpo con los brazos cruzados por delante (el derecho por afuera) hasta la altura de la cara.
ESPIRACIÓN: Bajamos otra vez doblando las rodillas con la misma posición de las manos.

 

 LLEVAR AL TIGRE A LA MONTAÑA.

 

INSPIRACIÓN: Al final del descenso los brazos se abren y el peso se decanta a la derecha con todo el cuerpo, facilitando un pequeño giro del pie izquierdo en esta dirección. Cuando el peso vuelv a la izquierda quedamos en la nueva posición corregida ESPIRACIÓN: El brazo y la pierna vuelven hacia adelante como en la figura «paso adelante limpiando la rodilla», con la sola diferencia que en esta ocasión el brazo derecho sigue su giro horizontal hasta formar un circulo en el costado derecho, desde el hombro hasta la cintura, donde se apoyan las puntas de los dedos.

INSPIRACIÓN: Con todo el peso sobre la pierna derecha, és ta nos empuja hacia arriba, obligándonos a girar
hacia la izquierda. Los brazos se juntan por delante como si cogieran algo, enlazando con el movimiento anterior, que repetimos integramente siguiendo lamisma respiración de entonces sin interrupciones.        

ESPIRACIÓN: Cuando estamos ya en el sentido opuesto al inicial, nos dejamos caer hacia adelante sobre la pierna derecha doblada. Los brazos, que durante el giro seguian sosteniendo el balón, se abren ahora cruzándose a la
altura del Tan- Tíen. El derecho se levanta por delante hasta la altura de los ojos, y el izquierdo se estira hacia atrás con la palma hacia Jbajo a la altura de la cintura.