La doncella teje con su lanzadera y otras posiciones

LA DONCELLA TEJE CON LA LANZADERA

Empieza exactamente igual que el movimiento de Protegerse del Tigre, y además sigue una misma organización espacial. Se trata, como antes, de sucesivos círculos adelante/expansión atrás adelante/ contracción, girando un ángulo recto hacia la izquierda en cada ocasión: NO, SO, SE y NE.
En la parte alta del cuerpo, la forma contraída es también la misma que en el movimiento anterior con el peso totalmente en una pierna, la otra se dobla por delante y los brazos se recogen en el costado opuesto con las manos "enfrentadas": la derecha hacia arriba y la izquierda hacía abajo. Para la expansión describiremos el primer círculo en dirección NO, que sirve como modelo para los tres siguientes:
 

ESPIRACIÓN: Al pasar el peso hacia adelante el brazo derecho sube curvado horizontalmente frente al cuerpo, como empujando hacia arriba algún obstáculo con la parte externa del antebrazo. A medida que el brazo derecho asciende deja paso al izquierdo, que dibuja una curva ascendente por delante.
INSPIRACIÓN: El cuerpo retrocede con el brazo derecho abriéndose hacia su lado pas;'lI1do la mano por delante de la cara, y el brazo Izquierdo que sigue su circulo vertical para abrirse y bajar al pasar por encima de la cabeza. Bajamos sobre la pierna izquierda con los brazos abiertos por los lados, para contraerse en el costado al ir de nuevo hacia adelante.

ASIR LA COLA DEL PÁJARO.

En el último giro sobre el pie izquierdo, en lugar de contraer los brazos y la pierna derecha junto al cuerpo, el pie derecho se apoya paralelo al izquierdo y el cuerpo se desplaza hacia la derecha con los brazos.
LÁTIGO SIMPLE.
INSPIRACIÓN: Al regresar sobre la pierna Izquierda ésta se dobla, facilitando el giro del cuerpo hacia la izquierda, quedando como en la posición inicial. En el giro los brazos caen ligeramente buscando el eje del cuerpo, que utilizan para subir al centrarse la columna y repartir el peso por igual entre las dos piernas. Todo el cuerpo crece con la inspiración, que empuja los brazos hacia aniba, abriéndose a la altura de la cabeza.
derecho el que empieza abajar. La pierna izquierda se estira para volver al suelo con un paso amplio hacia la izquierda. La mano izquierda gira su palma hacia abajo e inicia el retorno pasan do horizontalmente por delante de los ojos, ondulando como una nube en el horizonte. Cuando el brazo derecho pasa la vertical y empieza a subir, es la pierna derecha la que se levanta.

ESPIRACIÓN: Los brazos dibujan una curva hacia cada lado, y el cuerpo entero baja doblando las rodillas. Los brazos caen por cada lado del cuerpo dibujando entre los dos un círculo de la cabeza a las rodillas, con centro en el TanTíen. Al final del descenso el peso descansa sobre la pierna derecha, quedando la izquierda suspendida libremente en el aire. Las manos se juntan por delante de las rodillas, uniendo sus dedos la mano derecha y quedando ésta por dentro de la izquierda.

LA SERPIENTE SE DESLIZA.


PRIMERA PARTE:

INSPIRACIÓN: Al regresar sobre la pierna izquierda ésta se dobla, facilitando el giro del cuerpo hacia la izquierda, quedando como en la
 

posición inicial. En el giro los brazos caen ligeramente buscando el eje del cuerpo, que utilizan para subir al centrarse la columna y repartir el peso por igual entre las dos piernas. Todo el cuerpo crece con la inspiración, que empuja los brazos hacia arriba, abriéndose a la altura de la cabeza.

ESPIRACIÓN: Los brazos dibujan una curva hacia cada lado, y el cuerpo entero baja doblando las rodillas. Los brazos caen por cada lado del cuerpo dibujando entre los dos un círculo de la cabeza a las rodillas, con centro en el TanTíen. Al final del descenso el peso descansa sobre la pierna derecha, quedando la izquierda suspendida libremente en el aire. Las manos se juntan por delante de las rodillas, uniendo sus dedos la mano derecha y quedando ésta por dentro de la izquierda.

INSPIRACIÓN: La nueva subida se produce con las manos formando un movimiento circular por delante del cuerpo, subiendo por la parte exterior hasta la altura de la cara. El peso sigue apoyado en la pierna derecha, y la izquierda queda colgando relajada, aunque sensible a la ondulación y el balanceo general.

ESPIRACIÓN: La bajada se produce al completar las manos el círculo por la parte interior, siguiendo el eje del cuerpo. Es importante aquí soltar completamente los hombros, evitando así que el movimiento se corte en la mitad del descenso. La rodilla se dobla ligeramente, obligando a la pierna y al pie a relajarse, lo que da estabilidad y energía al movimiento global.

INSPIRACIÓN: Con la energía acumulada en la caída, subiremos de nuevo sin ningún esfueno. Sin variar la distribución del peso ni la forma de las manos, los brazos siguen para subir en sentido inverso al mismo círculo lateral que hemos utilizado antes para bajar. El círculo ascendente se cierra cuando las manos se acercan una por cada lado de la cabeza.

ESPIRACIÓN: Volvemos sobre la pierna izquierda al mismo tiempo que los brazos se estiran horizontalmente. El pie izquierdo se coloca en el suelo a una distancia similar a la de los hombros, recibiendo progresivamente nuestro peso. La mano izquierda queda con la palma extendida verticalmente, mientras que la derecha sigue con los dedos unidos hacia abajo en forma cónica, como el pico de una grulla. La mirada sigue el avance de la mano izquierda.

SEGUNDA PARTE:

INSPIRACIÓN: El cuerpo vuelve hacia la pierna drecha, girando levemente por la cintura para que los dos brazos puedan bajar cómodamente por el lado drecho.

. ESPIRACIÓN: El cuerpo se agacha sobre la pierna derecha, que se dobla como si quisiéramos sentamos sobre el talón.