EL SIGNIFICADO DE LOS SUEÑOS

El sueño siempre ha sido un gran tema en la historia del hombre desde distintos enfoques. Por ejemplo, si soñamos que estamos nadando, el hecho de nadar supone estados de "complicación, de esfuerzos, pero también de placeres". Es muy importante tener en cuenta que ninguno de los elementos del sueño pueden ser analizados por separado, sino que hay que tener en cuenta siempre el contexto en que se sueñan, as! como la “vivencia” del soñante, si ésta ha sido placentera, o si, por el contrario, la secuencia del sueño se ha realizado con un sentimiento de angustia y opresión. De todos modos lo que ofrecemos no son más que algunas indicaciones de lo que puede ser una disciplina extensa Y enormemente complicada, El equilibrio de toda persona radica fundamentalmente en el equilibrio de funciones, es decir, equilibrio entre lo que es consciente para mí y aquello que es inconsciente.

Porque lo inconsciente nos puede hacer verdaderas "jugadas" si no sabemos estar alertas a nuestros sueños

Saber autoanalizarse por medio de los sueños es algo que todos deberíamos aprender; nos evitaría cometer muchos errores y! sobre todo, nos ayudaría a superar infinidad de obstáculos en la vida.

NADAR

Es siempre una acción ambivalente, anunciadora de pena y de alegria. Pueden desf1lar por el sueño distintas imágenes: el soñador se «arroja al agua»: significa que el sujeto debe tomar rápidamente una decisión.

"Saber nada" equivale a tener que prever las dificultades para poder salvarlas y abordarlas con probabilidades de éxito.

Unas veces el sueño simboliza el combate solitario Y valiente contra algo que se opone a progresos en la existencia, Al esfuerzo sucede el placer.

Otras veces revela una alegría más pasiva. El dUrmiente se deja llevar y mecer por las olas! sin sentir la menor fatiga. En otras ocasiones el sueño descubre una tendencia a someterse sin resistencia al sufrimiento y al dolor. Hender las olas, ser f1agelado por ellas y ser arrojado contra las rocas antes de verse abandonado a la orilla.

NIEVE

La nieve y el frío indican esterilidad, impotencia y avaricia. Según la clave de los sueños, la nieve y el frío anuncian muchas preocupaciones Y no poco dolor, a menos que éstos signos se manifiesten en período invernal Y en forma discreta.

El blanco es el color del mundo ha escrito J. P. Sartre, no sólo porque es el color de la nieve! sino porque esta ausencia de colores manifiesta muy bien la infecundidad y la virginidad. 

El agua transformada en hielo revela tendencias introvertidas. El inconsciente, cuajado por el frío, ha perdido su movilidad y algo de su vida. No consigue ya expresarse como querría.

Los deportes de invierno, por el contrario, son cada día más frecuentes en los sueños de nuestros contemporáneos Y son un presagio positivo ligado a acontecimientos felices: vacaciones del alma, saltos en pleno esfuerzo, pero también relajamiento, libertad, sexualidad (esquís, palos símbolos fálicos)

TELEVISION

Según las circunstancias, indica tendencias narcisistas o revela un momento dado en la evolución espiritual.

Instalado en su sillón, el sallador ve pasar por su pequefja pantalla una serie de acontecimientos. Unas veces se trata de amigos, personajes conocidos, familiares, vecinos y situaciones o lugares que se relacionan con el pasado. Es una invitación urgente a que el sujeto f1ie su atención en un problema que subestima.

Si el telespectador se contempla a sí mismo como en un espejo, que no eche en saco roto el aviso que le incita a reconsiderar su propia condición. De un buen autoanjlisis saldrá la solución de sus problemas.

A menudo lo que se desarrolla ante sus ojos es una película, cuyas secuencias reflejan los episodios vividos por el soñador durante su existencia. Reales o imaginarios. También en este caso el mensaje debe tenerse en cuenta. Sobre todo si el sujeto es reacio a entrar en juego. Indica un estado de introversión muy característico y ofrece! al mismo tiempo, remedio: convencerse de que hay que afrontar los obstáculos.

El bailarín (por lo regular con muchos brazos), aparece frecuentemente en (os sueños de la
gente de edad madura. Es un gran sueño que impele a participar en el ciclo vertiginoso e invisible de la vida.

LOS TRENES

El soñar con trenes es algo complejo, porque cada detalle tiene su importancia. Para captar toda su significación conviene anotarlo cuidadosamente al despertar.

Es imposible tratar todas las significaciones e interpretaciones de los suei'\os donde interviene el tren; veremos sólo algunas de las principales:

Perder el tren
: Significa que el cambio de estado paso de la juventud a la madurez ha sido retrasado. El soñador ha sido seguramente muy prudente. Quería alcanzar la meta sin esforzarse y sin correr ningún riesgo. Es decir: avanzar sin moverse del sitio. A veces! mucha gente lo estaba esperando en otro lugar! porque había infinidad de problemas que resolver. Pero el sujeto prefirió abstenerse. Alguna vez ya estaba decidido! en su inconsciente, que no se alejaría de los suyos. En este caso el sueño dice que puede estar tranquilo, porque lo ha conseguido.

Equipaje: Para Freud significan los amores clandestinos, la inferioridad sexual! la culpabilidad y, por consiguiente, la memoria. Otros psicoanalistas pretenden que dicho suefío contiene todas las baratijas psíquicas del soñador (recuerdos de infancia, obsesiones), de las que no consigue desprenderse. Si las lleva siempre consigo y vive angustiado por el miedo a olvidárselas en algún lugar, es indicio de que ignora las posibilidades que le ofrece su existencia presente. Boleto: El viajero que compra un boleto paga los beneficios que han deparado sus esfuerzos y sacrificios en la vida. No es realista pensar que se puede recibir algo sin dar nada a cambio. El que posee una energía personal importante o rica en disponibilidad, viaja generalmente en primera, sea cual fuere realmente su fortuna. Si el viajero sube a primera con un pasaje de segunda, significa que vive por encima de sus medios intelectuales o morales y teme que los demás se den cuenta.


LOS PÁJAROS

Si Freud y sus discípulos han descubierto en el pájaro de los sueños un ardiente deseo de ser apto para el acto sexual, Jung ha visto una “imagen del alma” en busca de lo divino, mientras que Bachelard (filósofo francés) ha escrito: “Muchos de los sueños de pájaros, que son la continuación de la arrastrada marcha de las serpientes, deben aparecérsele al inconsciente como las Últimas conquistas de la vida”

Como el aire designa el medio del espíritu! se puede considerar el pájaro que vuela en este elemento como el símbolo de los pensamientos en evolución.

La especie del ave importa menos que su comportamiento o su color. Todos los pájaros blancos (palomas, garzas, cisnes) tienen una relación con la libido. Los negros simbolizan una actividad más inteligente. Los pajaros de colores, y en especial los azules, evolucionan en el terreno de la vida emotiva. Algunos pájaros, sin embargo, aparecen en los sueños con mayor frecuencia que Otros y el durmiente guarda de ellos un recuerdo ligado a su especificidad.

EL ÁGUILA

Para Freud, traduce las preocupaciones centradas en el padre. La mayoría de las claves de los sueños la muestran como un animal tutelar que protege el sueño del durmiente. Pero también es un ave iniciadora que puede identificarse con el ángel

EL GATO

Sobre todo en los sueños de las mujeres! en el instante en que necesitan tomar conciencia de los componentes femeninos de su naturaleza. El doctor Solomoni cita el ejemplo de una esposa que! habiendo hecho un mal casamiento, soñó en la noche del 27° aniversario de su boda que se sacaba de la manga de su camisón 27 gatos. Soñar que se descubre una gata apelotonada indica deseos de maternidad. Ver sacar las uñas a un gato significa que se confía más en el instinto que en la razón.

LA RANA

Imágenes oníricas muy benéficas. Jung subraya que, por su anatomía y el aspecto humano de sus patitas! las ranas representan un anticipo del hombre en el terreno de los animales de sangre fría. Es por esta razón por la que en los sueños las ranas se transforman a menudo en príncipe o en princesa! alegoría del paso de un estadio inferior a un estadio superior del psiquismo.

La rana destaca el lado vivo y alegre de esta metamorfosis, mientras que el sapo, símbolo masculino asociado a la sexualidad anal, evoca la vitalidad primítiva! instintiva, en plena evolución.


LOS MONSTRUOS

Algunos animales extraños pueblan ciertos sueños (dragones, salamandras, monstruos de cualquier especie). Son obstáculos imaginarios que se yerguen ante el soñador para impedir que acceda a las maravillas de su inconsciente, que se crea el propio sujeto o quienes le rodean. En los adolescentes, el símbolo toma a veces una forma más sexual: resistencia exagerada de la libido a (os primeros impulsos del corazón y de los sentidos. Protector de la virginidad: el dragón de la virtud.
Es al s0l1ador al que incumbe dar la cara a estos peligros indefinidos y momentáneamente indescifrables, para combatirlos y vencerlos. Luego podrá liberar esta persona el tesoro que el dragón aprisiona.

LA FRUTA

Para saber lo que representa la fruta en los sueños conviene estudiar su color, tamaño, sabor, forma, origen y nombre. La manzana de verano, pequeña y dulce, es buena, puesto que simboliza el buen tiempo y alegría (Artemidoris). Para ]ung se interpreta como el símbolo de la vida en general. Dada su forma esférica y su color verde y rojo, significa también los deseos terrenales y complacencia respecto a los mismos. Comer una manzana en sueños quiere decir: abuso de la propia inteligencia para conocer el mal, de su sensibilidad para desearlo y de su libertad para hacerlo. Si la manzana está agusanada, las relaciones exteriores convenientes con el mundo enmascaran una realidad interior frágil. Soñar que se está comiendo una manzana en común tiene relación con una situación erótica.
La pera: Fruta jugosa, de sabor dulce, que evoca por su forma algo específicamente masculino. La nuez: Imagen que simboliza la representación de¡ orgasmo sexual femenino, con todo 10 que encierra de precioso, de vulnerable y de difícil comprensión. Comer una nuez después de haber roto su cáscara es una imagen que no necesita comentarios. Y lograr partir una nuez con los dientes, tampoco.
La banana: Por razones también muy evidentes, es la imagen correspondiente del sexo masculino. Las soñadoras que se confiaron al doctor Solomon subrayan su sabor dulce, su contenido nutritivo y también su procedencia de paises tropicales.
El significado onírico de la fruta azucarada se aproxima a la de las confiterías. Evocan la ternura o la voluptuosidad, según su forma, su color, los contrastes entre el resplandor de la fruta y la blancura o el delicado rosado de sus flores en primavera. Tal es el caso de las cerezas, símbolo del amor feliz, cuando son rojas, y de pasión peligrosa, cuando son negras. O el de las frutillas, el de las frambuesas o el de las moras (tendencias eróticas muy vívas¡ disimuladas bajo la máscara del pudor).