Una consulta para las visitas de salud mental en el barrio

 La actividad en el centro de salud, justamente, se supone descentralizada, es decir, en la comunidad. Aquí veremos el ejemplo de Celestina, un caso que en la Villa deciden que amerita una consulta ante el saber de salud mental del sistema médico "oficial". Esto sucede ante la exclusión que se da en el barrio ante los casos de "locura", cuando se detecta una situación crónica de "falta de coherencia". 

En el trascurso de la actividad de traducción con Leo, decide que conoce a una mujer que me traerá a consulta psiquiátrica. Dice incoherencias y parece retrasada y habla sólo guaraní. Vino hace un año. No sale de la casa, como antes, desde muy chica que Leo la conoció, tampoco salía. “Siempre fue una buena chica, pero no hablaba, porque no oye bien”. Nunca consultó. La cuidaba el padre pero murió hace un año. La madre trabaja y por eso la mandaron a Buenos Aires.

Leo refiere que Celestina tiene momentos de tristeza, que llora sin parar. Comenta que tiene problemas para dormir.

Ante la carta, que aduce la etiología a la falta de sexo, Celestina cuenta que le gustaría tner un bebé, y que si no puede tendría una muñeca. Dice que le gustaría estar con un hombre pero debe tener cuidado, hay uno que le ronda pero todos le dicen que tenga cuidado porque se emborracha. 

Celestina cuenta que duerme bien. No escucha voces, ni escuchó.

El problema empezó ante un tropiezo de niña tras lo cual dejó de escuchar bien. 

Nunca fue a la escuela. En la casa a ella no le enseñaron el castellano: pensaron que no oía. 

El problema para ella es el dolor de espalda, para lo cual se frota alcohol. Y cuando tiene mareos aspira mentol. Le propongo sacarse sangre y acepta.

 

Segunda entrevista

 

Con la hermana, la vez siguiente, la contacto con Geraldina para sacar DNI de hna, pero no se anima a ir sola a la ventanilla. Leo la lleva. Nunca vino al centro de salud.

Decido ir a buscarla ya que estuvo todo el martes pasado esperándome y yo estaba en visita en el barrio.

Insisite con la etiología de falta de sexo, puesto que es “algo natural que ella no tuvo”. Le digo que en todo caso es… una suma de cosas. Si no sería fácil curarla (se ríen con Leo). Seguro que le vendría bien, porque esas cosas son lindas, tener un compañero, etc, pero también podría ser malo. Pero puede ser que sea parte de su problema.

Al notar que Celestina habla incoherencias, dejan de prestarle atención. A Leo la instruyo, a Nenu (la hermana) apelo a su compasión para revertir esta situación.

En un momento dicen que habla castellano. Estábamos viendo que red hacer para ella. Todo nos llevo a la megarred del padre pepe, que ahí bailan, hacen cosas, puro paraguayo, va a poder hablar guaraní. 

Pero ella dice: Año nuevo! Navidad! Baile!

Empieza un diálogo entre tererés que va relatando los bailes que le gustan: el 19 de mayo es su cumpleaños, tiene 37 años (todo esto en español). Ya el relato de la torta que se quemó y tuvieron que ir al mercado a comprar otra, todo eso fue en guaraní. Todos reían. Qué memoria, le digo.

Sí, tiene una memoria increible, siempre acordándose de cosas viejas.

No pudieron sacarle sangre, problemas por enésima vez con mi receta, sin el DNI, con los turnos, etc.

Celestina va solita a traerme el documento. “Ella entiende todo”. Tiene uno viejo, y el nuevo q le mandaron por encomienda desde paraguay. Dice que quiere cortarse el pelo.

Para saludarme se levanta de la silla, con aires de formalidad. 

 

 

Tercera entrevista

 

 

Celestina tiene los resultados del análisis. Un poco anémica. Celestina se levantó temprano porque venía acá…

Dice Nenu que la va a llevar finalmente a Paraguay la semana que viene.

Le pregunto si está contenta. Contesta Nenu. Le digo que le pregunte en guaraní… responde que le sacaron mucha sangre! Va a volver en mayo, para su cumpleaños. Se la van a turnar.

Dice que le pidió la risperidona para tomar porque la tranquilizaba. Doy pautas de alarma. Nenu  no le dio más que tres veces en 2 semanas. Desde aquí en adelante el trabajo es para mejorar la adherencia al tratamiento, mostrando las posibilidades de mejoría de lo que ellos creían que no podría nunca mejorar. 

Las visitas domiciliarias son las principal herramienta de llegada. Sin embargo, fueron vistas, antes que como un tratamiento, como un evento amistoso o como una ocasión de investigación, según detectó Leo. La herramienta terapéutica no está definida de antemano sino que debe trazarse para el caso a caso.