Medicina psiónica y radiestesia

Introducción histórica

La medicina psiónica es una nueva concepción de la mcdicina, ya que se ha descubierto que la inclusión de lo paranormal en el diagnóstico y la terapia resulta esencial para comprender verdaderamente la naturaleza de la salud y la enfermedad, y para el desarrollo futuro de la ciencia y del arte dc curar. La medicina psiónica trata de determinar, mediante el empleo de la facultad radiestésica, las causas del desequilibrio de las fuerzas vitales dinámicas que provoca los trastornos y las enfermedades, así como descubrir la forma de eliminar los factores causantes y de reestablecer el equilibrio y la normalidad, utilizando particularmente remedios homeopáticos determinados mediante la radiestesia.

La medicina psiónica es una nueva concepción de la mcdicina, ya que se ha descubierto que la inclusión de lo paranormal en el diagnóstico y la terapia resulta esencial para comprender verdaderamente la naturaleza de la salud y la enfermedad, y para el desarrollo futuro de la ciencia y del arte dc curar. La medicina psiónica trata de determinar, mediante el empleo de la facultad radiestésica, las causas del desequilibrio de las fuerzas vitales dinámicas que provoca los trastornos y las enfermedades, así como descubrir la forma de eliminar los factores causantes y de reestablecer el equilibrio y la normalidad, utilizando particularmente remedios homeopáticos determinados mediante la radiestesia.

La medicina psiónica proviene directamente de la labor pionera de los sacerdotes franceses, especialmente los abades BouleY y Mermet, quienes a principios de este siglo empleaban la facultad radiestésica con fines medicinales. El trabajo de éstos fue desarrollado en Inglaterra por el doctor Guyon Richards, quien en 1922 había estudiado la teoría y practicado las técIiics del doctor Albert Abrams. En 1939 Richards reunió un grupo de distinguidos hombres de medicina y fundó con ellos la Medical Society for the Medical Study of Radiesthesia, y desde entonces se empezó a publicar la revista Radiestesia.
Desgraciadamente, la mayoría de los médicos del grupo murieron entre 1946 y 1952, pero uno de sus miembros, el doctor George Laurence, ha continuado estudiando el tema hasta nuestros días. Sus investigaciones han demostrado que el empleo de los reflejos humanos en conjunción con la facultad radiestésica puede indicar no solamente las lesiones físicas, sino también sus causas constitucionales.

Principios de la medicina psiónica

El dactor Laurence descubrió que sus investigaciones radiestésicas corrobaraban en gran parte la teoría patológica unitaria de McDonagh, particularmente su postulado de que todas las enfermedades son meramente aspectos, de diferentes maneras y formas, del desequilíbrio a de la aberración (para emplear el término de McDonagh) de las proteínas del cuerpo humano, y que ninguna enfermedad puede curarse sin restablecer este equilibrio, siendo la principal aberración la contracción y expansión excesivas de las proteínas en el conjunta del cuerpo a en muchas de sus partes. Esto parecía tan lógica que Laurence adoptó este postulado como base de sus trabajos radiestésicos, afirmando que «cualquier factor tóxico, aunque su incidencia puede afectar más severamente a un sistema u órgano que a atro, debe afectar a toda el organismo en mayor o menor grado».

También descubrió que aparte de los factores tóxicos existían otros de naturaleza más profunda, postuladas par vez primera por Hahnemann, fundador de la hameopatía, en su libro Miasmic Theory ot Chronic Disease. Hahnemann había buscada respuesta a la pregunta «¿por qué tantas afecciones crónicas permanecen sin curar, a pesar de la incuestianable verdad de la doctrina homeopática?» Su conclusión fue que esto se debía «a una enfermedad primitiva desconocida que debía su existencia a algún miasma crónica».

Laurence descubrió que la teoría miásmica de Hahnemann, a la luz de nuestros conocimientos modernos, era verdadera sin lugar a dudas, y que la detección, reconocimiento y eliminación de los miasmas ha demastrado ser de un valar inestimable tanto
. en el tratamiento de las enfermedades crónicas como en el campO de la medicina preventiva.

Pero también descubrió que además de los miasmas hereditarios existían miasmas adquiridas o, como él prefería Ilamarlos, «toxinas retenidas provenientes de infecciones adquiridas». Estas «taxinas» a «residuas» pueden provocar numerosas dolencias y, en conjunción con un miasma hereditaria, pueden causar serias desviaciones de la salud. Par ejemplo, una combinación muy común la constituyen las miasmas hereditarios T. B. Y T. K. junta a las toxinas provenientes de la rubeola, que es particularmente cambiante y devastadora. Si queremos tratar fundamental y adecuadamente los síntomas y manifestaciones de cualquier desorden, ya sea subaguda a crónica, resulta tan importante eli
minar las toxinas adquiridas cama las miasmas hereditarias.

Aspectos generales

1) Permite determinar diagnósticos acertados a los factores causantes básicos, ya sean ambientales, hereditarias, internos a supersensibles.

2) Permite detectar las enfermedades desde su inicia, par la que resulta una verdadera medicina preventiva. Es muy útil sabre tado en la detección y eliminación de las miasmas hereditarias de las niños, con la cual se lagra romper la cadena hereditaria par primera vez en la historia .
debajo de la gama de percepciones físicas. Estas ondas o vibraciones pueden ser detectadas por cualquier persona que sea suficientemente sensible para registrar su impresión o que se encuentre preparada para desarrollar con el tiempo esta capacidad. Es innegable que algunas personas son suficientemente sensibles como para utilizar simplemente las manos para sentir los campos de energía de diferentes objetos, pero la mayoría utilizan un péndulo, que amplifica la respuesta neuromuscular, para obtener una sanación más completa.