El método de Arica para la meditación

 La finalidad de este método consiste en lograr la unidad dentro del individuo, entre los individuos y en la sociedad. El concepto aricano de unidad es idéntico al expresado por todas las tradiciones místicas.
El fundador del método Arica es Oscar Ichazo, nacido en Bolivia en 1931. En 1964, tras estudiar y experimentar durante
muchos años las técnicas de iluminación utilizadas por las tradiciones de las escuelas esotéricas del Extremo Oriente y de Sudamérica, Ichazo formuló el método conocido actualmente como sistema Arica. En 1968, fundó el Instituto de Gnoseología de Arica, Chile, donde desarrolló y enseñó este sistema. En 1970, un grupo de cincuenta norteamericanos se le unieron para efectuar un curso intensivo de entrenamiento. Los cuarenta y cuatro que terminaron este curso decidieron acompañar a Ichazo a Nueva york para fundar el Arica Institute, a fin de enseñar este método a un público más amplio. Ichazo creó el método Arica al comprender que «sólo se puede lograr la unidad entre los seres humanos a través de la razón y la ciencia, y no por medio de la buena voluntad. A pesar de que la buena voluntad es una cualidad positiva y vigorosa, ésta no basta, como lo ha demostrado la historia humana ad náusseam. Debemos ponemos de acuerdo sobre nuestra realidad espiritual y sobre lo que constituye nuestra psiquis. Este acuerdo es necesario para conseguir el entendimiento) (Oscar Ichazo, El proceso humano de iluminación y libertad).

Tanto la filosofía aricana como sus métodos de instrucción son el resultado de una síntesis de las tradiciones esotéricas orientales, las disciplinas fisicomentales, y ciertos aspectos y técnicas de la psicología occidental. A pesar del énfasis espiritual de sus enseñanzas, la filosofía Arica no necesita fe y, de hecho, su método se describe como un «misticismo científico»: «La teoría Arica es la explicación de la Unidad mediante el descubrimiento de una nueva lógica que describe el proceso y la Unidad del Todo. Esta lógica nos proporciona las herramientas para sistematizar la descripción de toda la mente humana. Puesto que conocemos todo este territorio y tenemos los mapas y medidas correctos, podemos estudiar los procesos humanos con total conocimiento de todos los parámetros y todas las variables posibles. Con este conocimiento, sistematizado y delineado científicamente, los procesos humanos pueden comprenderse, por primera vez, de manera científica e integral» (op. cit.).

Se considera que el entrenamiento del sistema Arica es una comunicación de informaciones técnicas. A este respecto, la función del instructor consiste en impartir al discípulo información clara, precisa y sin interpretaciones personales; la responsabilidad del discípulo es participar de manera abierta, alerta y con curiosidad. Aunque algunas etapas del sistema Arica pueden aprenderse individualmente, el proceso de aprendizaje se acelera participando en un grupo, «donde los miembros pueden dar y recibir apoyo fácilmente, y donde el grupo es el reflejo y el monitor del progreso de cada individuo» .
Los cursos de instrucción del método Arica son predominantemente prácticos; sólo se dedica un 5 % del tiempo a las cuestiones teóricas. El resto del curso consiste en realizar ejercicios y meditación, llevando a la práctica la teoría aprendida. Puesto que una de las finalidades de este método es conseguir el equilibrio mentecuerpo, el curso se centra desde el principio en obtener y conservar el cuerpo en buenas condiciones. Con este fin se llevan a cabo ejercicios de respiración y movimiento, de relajación y un sistema de ejercicios denominado psicocalistenia. La psicocalistenia consiste en una serie de veinticuatro ejercicios de respiración y movimiento de diversos tipos, incluyendo el Hathayoga y el control respiratorio pranayama, destinados a devolver al cuerpo humano su elasticidad, equilibrio y fortaleza naturales. La psicocalistenia se compone de cinco fases: aprendizaje de los movimientos, condicionamiento muscular, condicionamiento emocional, movimiento cinestésico y «respiración de los nueve colores». La serie de ejercicios en su conjunto está destinada a proporcionar, en media hora, suficiente ejercicio y vitalidad para el resto del día.

Existen nueve niveles de instrucción en el método Arica, cada uno de los cual,es conduce a un estado superior de conciencia. Se considera que cada nivel constituye un nuevo paso hacia el desarrollo y unificación de los aspectos físicos, emocionales e intelectuales del cuerpo; cada nivel está apoyado en ejercicios y meditaciones específicos. Por ejemplo, un rasgo muy importante del primer nivel es el ritual de los Nueve Caminos de Zhikr, que consiste en una sesión grupal de una hora de duración, en la que se ejecutan ejercicios respiratorios y movimientos al ritmo de la música y de las canciones compuestas especialmente para la ocasión. El nombre Zhikr proviene de la tradición sufí, y se le considera una manera de alcanzar un estado de liberación consciente y extático.

Parte del objetivo del segundo nivel consiste en eliminar las tensiones tanto físicas como psíquicas «mediante un proceso de trabajo corporal profundo llamado Chua Ka». «Cuando liberamos las tensiones de nuestro cuerpo, liberamos también las tensiones psíquicas, puesto que todos los grupos de células musculares están conectados con nuestro cerebro. Eso significa que la tensión que se encuentra en el extremo de una terminación nerviosa tiene aprisionada a su célula cerebral correspondiente, la cual ya no recibe ningún mensaje. Está encerrada en una especie de anestesia bioló
gica. Por eso no deseamos utilizar ciertos músculos, pues al hacerlo sentimos dolor. Por consiguiente, restringimos nuestros movimientos y adoptamos movimientos cómodos; a medida que lo hacemos, perdemos la conciencia, la inteligencia y las funciones cerebrales más valiosas.»

El segundo nivel también se dedica a la «Generación de Kath y al «Ejercicio del Fuego». Kath es el punto de equilibrio del cuerpo humano, y está situado cuatro dedos por debajo del ombligo; la energía kath es la energía vital del cuerpo, y este ejercicio la ayuda a generarse y circular por todo el cuerpo. El Ejercicio del Fuego consiste en una serie de movimientos sistematizados de respiración y meditación, combinados con repeticiones de músicaa y canciones.

En el cuarto nivel se realiza la psicoalquimia, estudio y práctica de las transformaciones de energía física a energía psíquica que realiza la psiquis. Los «Yantras», símbolos precisos expresados con formas y colores, se utilizan también en diversas meditaciones específicas del método Arica para atraer la atención del yo interior. Durante la instrucción, se recomienda seguir una dieta de alto contenido proteínico; con este fin, el Instituto ha elaborado la leche de dragón, un alimento altamente energético, rico en proteínas y vitaminas naturales.

El curso de instrucción del método Arica es intensivo. A medida que se superan los diferentes niveles de instrucción se va produciendo cambios permanentes de conciencia. «Con cada nivel vamos comprendiendo que nuestra vida no es sino un proceso humano encaminado hacia la unidad en nosotros mismos y con toda la humanidad, formando así un único espíritu.»