Tipos de osteopatía

 Osteopatía estructural

 
La Osteopatía estructural es aquel conjunto de técnicas diagnósticas y manipulativas que tratan el sistema musculoesquelético, incluyendo los ligamentos así como sus fascias. Fue creado por el Dr. A. T. Still a finales del siglo XIX. Cuando se realiza a nivel del raquis se la conoce como "Osteopatía vertebral", y si actúa sobre las extremidades y pelvis como "Osteopatía periférica".

El diagnóstico se realiza a partir de una anamnesis exhaustiva del paciente y por una exploración externa de éste, pero principalmente por el quick-scanning, que es la palpación directa de los huesos en su movimiento fisiológico, ya sea a través de movimientos voluntarios del paciente ( activos ), o pasivos ( los realiza el terapeuta ), o de respiración torácica o de MRP ( perteneciente a la Osteopatía craneal ).

El osteópata detectará qué rangos de movimiento están restringidos o no, valorará las relaciones entre las diferentes restricciones de movilidad ( conocidas como lesiones somáticas, totalmente diferentes a las lesiones descritas por la Medicina alopática ) para localizar y diferenciar las lesiones primarias ( aquellas que se han desencadenado primero y que provocan el desajuste del resto) de las secundarias, consecuencia de las primeras. A partir del diagnóstico planteará un tratamiento para restablecer la función de las estructuras que presentan estas lesiones somáticas y devolver la funcionalidad a las estructuras que la habían perdido mediante las técnicas de tratamiento más adecuadas ( en función de las características del paciente, de la estructura afectada y del tipo de lesión ).

La principal técnica de tratamiento que se utiliza a este nivel es la conocida como thrust. El thrust consiste en enviar un impulso de muy alta velocidad y muy poca amplitud de movimiento a la articulación a tratar. Con ello se pretende liberar dicha articulación de la restricción de movilidad que sufría gracias a dos mecanismos fisiológicos simultáneos que se producen con esta técnica: la decoaptación articular y la activación de los husos neuromusculares y receptores neurotendinosos de Golgi.

La decoaptación articular es un deslizamiento de las superficies articulares junto con la separación de éstas por un mecanismo de palanca y el estiramiento de la musculatura hipertónica, pero de muy poca amplitud, que provoca una estimulación del huso neuromuscular.
Para realizar el thrust debemos conocer qué tipo de restricción sufre la articulación y cuáles son sus movimientos fisiológicos, para así situarla en una puesta en tensión de sus estructuras de sujeción ( músculos y ligamentos) y conseguir un desbloqueo de ésta sin provocar dolor ni añadir lesiones a la zona. A menudo la ejecución del thrust viene acompañada de un chasquido aunque cabe reseñar que no es éste el objetivo de la manipulación osteopática. Sucede que en algunas ocasiones, a pesar que no se ha producido ningún chasquido articular, la articulación ha restablecido su función correcta.

También se utilizan técnicas de muscle energy, o energía muscular, consistentes en un trabajo combinado de contracción isométrica y de relajación muscular con el objetivo de disminuir el tono muscular de músculos implicados en lesiones somáticas, principalmente aquellos que pertenecen a planos musculares profundos de difícil acceso para tratamientos más directos.
Como ya se ha mencionado anteriormente, es necesario un conocimiento óptimo de la biomecánica articular para poder emitir un diagnóstico correcto y poder realizar un tratamiento idóneo.