Medicina ayurvédica

Historia

Ayurveda es una palabra sánscrita que significa <<leyes de la salud>> y constituye uno de lo!; cuatro Vedas, o textos sagrados hindúes. El nombre está asociado con la medicina tradicional india, ciencia que apareció hace tres mil años. Como no existe ningún testimonio histórico de la época, poco se sabe de sus orígenes, y lo que ha sido transmitido a los médicos ayurvédicos contemporáneos ha sido antes modificado por contacto con sistemas extranjeros, y por los cambios resultantes del contacto de la India con otras culturas.
Muchas de las prácticas más notables de la medicina ayurvédica ¡como la vacunación, la anestesia por inhalación y la dietética sólo se utilizan en Occidente desde hace aproximadamente cien años. Pero los conceptos más profundos y significativos son de naturaleza cosmológica, y éstos han sido olvidados o su importancia ha sido ignorada. Estos conceptos son la doctrina del hombre integral que entiende al hombre como un ente con atributos físicos, psicológicos y espiTituales y la teoría de Tridosha, o de los tres elementos: aire, agua y fuego. La base del Ayurveda es la creencia de que el ser humano debe ser considerado como un ente único, sin que haya separación de cuerpo, psiquis y alma. La Tridosha permite desarrollar una medicina basada en esta premisa.

En el desarrollo de la medicina ayurvédica pueden distinguirse cuatro períodos o etapas principales, que son:

1. El período védico, en el que la teoría de los tres elementos de la existencia material aire, fuego y agua estaba relacionada con la vida humana.
2. El período de investigación original y de los autores clásicos ..
3. El período de documentación. Durante este período fueron compuestos los tantras, o diagramas simbólicos, y aparecieron los siddhas, o médicosalquimistas. La medicina ayurvédica estaba entonces en su apogeo: se escribieron tratados sobre pediatría, obstetricia, ginecología (por ejemplo, lacesárea) y cirugía (incluyendo la litotomía y la rinoplastia), especialidades que están consideradas como adelantos recientes. Existen pruebas testimoniales de que se tenían conocimientos de bacteriología, inmunología y métodos de medicina preventiva, además de la práctica de aislar a los enfermos infecciosos.
4. El período de inactividad o recopilación. Para entonces la medicina de los antiguos arios ya había empezado a tener gran influencia en otros centros culturales, sobre todo en el mundo árabe y en el egipcio. A principios de la Edad Media hubo un fuerte intercambio cultural entre las civilizaciones ára be y griega, particularmente en el campo de la medicina, y el término nani, que procede de la palabra aria para designar a Grecia, ahora representa al sector de la medicina india con in.fluencias griegas.

Posiblemente a consecuencia del contacto con la civilización occidental, se adquirieron prejuicios contra la disección de cadáveres, lo que llevó a la paralización en las investigaciones anatómicas y quirúrgicas. En general, durante la Edad Media las antiguas nociones de la cosmología ayurvédica perdieron importancia y el énfasis fue puesto en los medios mecánicos de curación. Fue entonces cuando se perfeccionaron muchas prácticas notables, como la trepan ación y la utilización de los componentes. ultra violeta de los rayos solares. Lo que a lo largo de la historia de la Ayurveda no ha cambiado es la Tridosha.

Con los profundos cambios que acompañaron el nacimiento del imperio británico, la medicina occidental sustituyó a la ayurvédica como sistema medicinal predominante en la India. Después de 1945 se volvió a estudiar e investigar los sistemas característicos de la India preimperial, y en particular la medicina ayurvédica que tiene unos fundamentos esencialmente hindúes. En la actualidad hay muchas escuelas y universidades que ofrecen cursos superiores de medicina ayurvédica, disfrutan del reconocimiento oficial y, por lo tanto, gozan de autonomía. En Rusia y en China se ha adoptado este sistema médico y se han llevado a cabo numerosas investigaciones al respecto. En la propia India, la medicina ayurvédica ha vuelto a formar parte del sistema médico de hospitales, universidades, escuelas y pueblos.

La práctica ayurvédica

Preparación
Al igual que en todos los sistemas médicos de Occidente, los practicantes ayurvédicos se han constituido siempre en escuelas y colegios especializados. Como en todas las escuelas de Asia, el aprendizaje se realiza mediante recitación y repetición, a diferencia de la tendencia del mundo occidental hacia la palabra escrita.
La preparación de los médicos ayurvédicos abarca el estudio del kaya (cuerpo), el shalya (cirugía), el shalakya (enfermedades del oído, nariz, garganta, boca y ojos), el bhuta vidya (<<materia médica» ¡\ sensibilidades del cuerpo), el kumara (estudio de la juventud:; obstetricia, pediatría, etc.), el agada (toxicología y estudio de los efectos producidos en el cuerpo por drogas venenosas), el rasa yana (dieta), y el vajakarana (estudio del semen, de los afrodisÍacos y del sexo).
Al médico se le selecciona por su vidhya (conocimientos), su tarka (lógica y sabiduría), su smriti (memoria), su {atparata (adaptabilidad), y su krita (habilidades prácticas). Se le enseña cómo t¡atar individualmente al paciente, visto como ente, teniendo en cuenta lo que es curable y lo que no lo es.

Charaka, uno de los principales médicos ayurvédicos, hace una definición ideal del papel del médico: «No hay que avergonzarse por no conocer los nombres de todas las enfermedades existentes, porque no todas las enfermedades pueden reconocerse de forma decisiva con un nombre. La ciencia médica no tiene límites. Hay que adquirir la habilidad práctica de otros sin ningun sentimiento de humildad. Para los hombres dotados de inteligencia, el mundo entero actúa como maestro; para los hombres sin inteligencia, el mundo entero parece hostil. Por eso, los sabios deberían escuchar todos los consejos, incluso los de un oponente, siempre que sean instructivos y dignos de confianza, pensados para mejorar la salud y la vida, y si se adaptan a las condiciones de vida del pueblo».

 

Diagnosis ayurveda

 

Desde el principio, el médico estudiaba al ser humano, a todos los niveles, en términos de la Tridosha o de los tres elementos: aire, agua y fuego. Todas las áreas de las funciones humanas están ;Jbicadas en una de las tres doshas (fuerzas cósmicas). Las doshas, a su vez, están divididas en dos aspectos llamados purusha (materia) y prakriti (esencia). Así, kaph (la luna) corresponde a los elementos de tierra yagua; vayu (el viento) a aire y éter; y pitta (el sol) a fuego y tierra. Empleados en relación con la vida humana, el término purusha significa la vida física del hombre y su estado consciente; prakriti su ser no manifiesto y ,su subconsciente, o espíritu.
Prakriti consta de tres partes: mahat (partes del hombre que le unen con el individuo cósmico, su ser divino); ahamkara (la voluntad humana y la expresión de sus estados psicosomáticos); y abhimana (el verdadero orgullo del hombre, el hecho de ser consciente de una voluntad mayor que la suya, de la que forma parte, y que reconcilia, por consiguiente, a mahat y ahamkara.

El médico llega a prakriti por medio de cinco tanmantras, o tipos esenciales: akash (éter), teja (fuego), vayu (aire), aap (agua) y IJrithvi (tierra).

La parte del hombre definida como purusha (existencia material) está dividida en tres gunas: satvika (estados de satisfacción de sí mismo, comportamiento equilibrado y racional); rajas (hombre preeminentemente positivo, pero al que le falta equilibrio); y tamas (el hombre negativo, por un lado colérico, irritable e impaciente, y por el otro pasivo, indeciso y sin iniciativa). La primera tarea del médico es identificar estas gunas observando el comportamiento y las actitudes del paciente.

El análisis más específico se divide en cuatro indriyas (ciencias principales):

1) Gnanendriyas, los sentidos que proporcionan información destinada a las facultades lógicas: vista, tacto, gusto, olfato, oído y el sentido reproductivo o sexual.
2) Karmendriyas, los órganos que están controlados por los sentidos: la lengua, las piernas, los brazos, el ano y los órganos reproductores.
3) Shrotas (canales) que están divididos en internos y externos.
4) Manas (los deseos, la lujuria y las aversiones). Basándose en esta información, el médico examina los doce pranas (aspectos vitales), cinco de los cuales son sustancias vitales, que corresponden en el cuerpo a los cinco tanmantras: agni (la temperatura); soma (la agilidad física); vayu (el aliento y las ventosidades); satvu (los minerales del cuerpo); y rajas (las emociones positivas), tamas (las emociones negativas) y atmas (el carácter individual) que forman un solo tanmantra. Los otros siete pranas ,ll los dhatus (fuerzas eNtrantes): rasa (los alimentos); rakta (l/sangre); mamsa (los huesos); meda (la grasa y el sudor); asthi (la médula ósea); majya (la viscosidad, conocida ahora como «volumen celular compacto»), y shukra (los movimientos que producen satisfacción).
Como resultado de sus actividades cotidianas, el hombre elimina ciertos productos de desecho, o malas: la orina, los excrementos y el sudor.

 Finalmente, el médico al hacer un diagnóstico toma en cuenta también la edad, la nacionalidad y las circunstancias vivenciales y familiares del paciente.
Terapia
La Tridoslw constituye la clave de la relación del médico con su paciente; primero durante la diagnosis antes descrita, y luego durante la terapia. Las funciones del cuerpo están divididas en tres áreas, según las características de las tres doshas:
A vayu pertenecen todas las funciones y órganos relacionados con el aire, el funcionamiento del aparato respiratorio, la producción de los sonidos, el sistema digestivo, la vejiga, los testículos y los órganos cuya función es retener sustancias, y las ventosidades. El movimiento de la materia dentro del cuerpo, los movimientos de contracción, de expansión, hacia arriba y hacia abajo, también están considerados como propiedades de vayu.
Pitta (el sol) implica los elementos fuego y tierra y está relacionado con el hígado, el bazo, el corazón y los ojos, mediante la interrelación siguiente: cuando los alimentos entran en el cuerpo a través de la boca, son masticados, mezclados con saliva (el elemento agua) y bajan al estómago donde la acción de las secreciones gástricas produce calor (elemento fuego). La concentración resultante se llama pitta (término que en este caso significa la bilis). Este líquido transparente, caliente y concentrado produce, en el hígado y en el bazo, las células de color rojo vivo o hemoglobina. El corazón, que a su vez recibe esta sustancia a través de las venas, la bombea por todo el sistema, manteniendo el flujo constante y evitando así que éste se estanque, ya que esto provocaría úlceras y otros desórdenes. Así, pNta (el fuego) produce la circulación por todo el cuerpo del aire (vayu) inhalado y del agua (kaph) ingerida por vía alimenticia. El corazón es el único punto en donde las tres fuerzas son iguales, donde se activa y se apacigua todo el sistema circulatorio.
Kaph (la luna) controla el flujo y reflujo de la humedad dentro del cuerpo de la misma manera que influye en el flujo y reflujo de las mareas. Las secreciones del cráneo mantienen un funcionamiento eficaz del cerebro; los jugos salivales estimulan el gusto y el apetito; el fluido cardíaco mantiene la temperatura correcta del corazón; los jugos gástricos espumosos controlan la digestión, y el fluido situado en las articulaciones
permite posturas y movimientos equilibrados. Todas estas funciones y sus efectos sobre el comportamiento del hombre pertenecen a kaph.
La tarea del médico ayurvédico consiste en mantener el equilibrio de las tres fuerzas dentro del cuerpo, y ya que éstas se encuentran en los alimentos, minerales y remedios naturales, la elección del remedio correcto para una condición determinada es un proceso lógico. Por ejemplo, en la condición conocida generalmente como asma el médico ayurvédico observaría que el elemento aire es excesivamente dominante; en consecuencia, recetaría una dieta que excluya todo alimento vayu, alimentos como el arroz y las especies, y emplearía un remedio que estimulara los otros dos elementos. Naturalmente, en el caso de una condición crónica, el médico empezaría recetando una dienta antes que un medicamento, basándose en la suposición de que cuanto más suave es el remedio, menor será el riesgo de producir efectos secundarios indeseables. Esta dieta estaría preparada minuciosamente, con el debido respeto hacia las susceptibilidades individuales del paciente y teniendo en cuenta las variaciones estacionales y climatológicas.
Por lo que respecta a la cirugía, ya era una ciencia muy perfeccionada en la primera época de la Ayurveda, pero la extracción de un órgano sólo se llevaba a cabo en caso de presentar síntomas patológicos y se le considerara una amenaza para el buen funcionamiento del resto del cuerpo. La cirugía se empleaba principalmente en el caso de heridas de guerra, o bien con fines estéticos. También es sabido que se extirpaban cataratas, y se practicaban rinoplastias.
Al contrario de los sistemas de medicina occidentales, la A yurveda se ha basado siempre en la interacción positiva entre el médico y su paciente. A priori se acepta que es necesario realizar un esfuerzo para conseguir el perfeccionamiento espiritual y, basándose en esto, el médico asume el papel de guía espiritual. El paciente entiende que su obligación consis to en dirigir sus pasos hacia la: pureza, y en superar sus instintos mecánicos, que son más propios de la vida de los animales que de los hombres.

Puesto que las creencias religiosas del paciente parten .de las mismas raíces que el arte del médico, el bienestar físico y espiritual es indivisible. Esto revela un contraste notable frente a la relación que existe entre el médico occidental y su paciente, donde el paciente es el receptor pasivo del tratamiento del médico, e ignora que su obligación es esforzarse en conseguir su propio bienestar físico.