Vita Florum

Elizabeth Bellhouse, su divulgadora, ha trabajado con formas alternativas de terapia desde ,1938 y con las potencias florales desde 1945. Una selección de flores, algunas comunes y otras raras, algunas locales y otras provenientes de diferentes partcs del mundo, son mantenidas en agua y expuestas a la luz solar hasta que el poder de las flores pasa al líquido. Este método cs pesado y tedioso, ya que las flores no se deben triturar ni macerar en absoluto. La elección de las flores no se hace al azar, sino que la señora Bellhouse las escoge guiada por la Divina Providencia.

Elizabeth Bellhouse afirma que el agua potenciada contiene radiaciones del Creador, y las flores son simplemente el vehículo de transmisión.

Mientras que la exultación de las flores actúa sobre la psiquis, la vita florum cura el cuerpo debido a que se trata de un agente armonizador que favorece el crecimiento psicológico y espiritual. La vita florum difiere de los remedios florales de Bach en que las flores no se cortan, y de las potencias homeopáticas en que se basa en un principio diferente. La señora Bellhouse ha creado el término «homeovital» para este «nuevo principio científico» (doctor Alec Forbes). Según ella, la vita florum tiene los mismos fundamentos que la vitalidad o la vida.

Citando a Andrew Weil (The Natural Mind), ella dice: «"El hombre siempre ha tenido un deseo innato de alterar su estado de consciencia", capturando y limitando nuestra cadena de conciencia, enfermedad y dolor, o aprisionándonos al restringir nuestra consciencia drásticamente, ya que si funcionáramos como es debido, pasaríamos tanto tiempo en otros estados de ser y consciencia como el que pasamos conscientes del mundo físico y de nuestros cuerpos físicos».
La vita florum ofrece tres tipos de ayuda:

1) «Ayuda a dirigir positivamente nuestra consciencia interna hacia estados de ser y de consciencia tranquilos, unitarios y constructivos, a fin de que nuestra otra consciencia pueda aportar paz y armonía a nuestros seres físicos.»

2) «Una ayuda inmediata para vencer el dolor y la enfermedad a fin de que podamos vivir completamente, no solamente en esta vida mortal, sino también en los otros estados de ser y de consciencia en que habremos de habitar.»

3) «Da aliento, fuerza y comprensión para que no cometamos el mismo tipo de errores y para que nuestra otra consciencia pueda contribuir a nuestro bienestar físico y general en todo momento.»

La vita florum actúa sobre cualquier ente viviente a manera de tónico general y, en dosis más frecuentes, como agente terapéutico. Un gran número de personas ha certificado la eficacia de los preparados, los cuales también son empleados por muchos doctores ortodoxos. Los preparados se presentan en una base acuosa cuando son para uso interno; en loción, ungiiento, aceite de masaje y polvos de talco para aplicaciones externas; en forma de salvado para los animales; y como atomizador vegetal para acondicionar terrenos.