Terapia floral, todo sobre las flores de Bach y su medicina

Estamos acostumbrados a dejar nuestra salud en manos de otros y que sean otros quienes resuelvan qué debemos hacer, a veces indicando tratamientos sin siquiera explicar el por qué. Tenemos una historia y una educación que tiene cientos de años y que por sus conceptos va a interferir en este nuevo aprendizaje: suponemos que otros saben más que nosotros y que existen "enfermedades" que solo pueden ser curadas por complejas conocimientos, suprimiendo los síntomas. Para entender esta medicina hay que esforzarse en dejar todo ese conocimiento de lado y aprender a pensar de otra manera. Todo en la Naturaleza es simple y los conocimientos que transmitió Bach lo son. Dejemos todos los conocimientos complicados de lado y volvamos a lo simple y así podremos comprender este sutil conocimiento. Recordemos que aunque fuera un investigador, Bach se identificaba más con su propia intuición cuando la ciencia no tenía más respuestas y confiaba en que en su interior encontraría el conocimiento necesario para llegar a buen fin.

 

Tipos de los Remedios Florales de Bach

 

Una noche, mientras cenaba con otras personas encontró las respuestas a sus preguntas. Observándolas se dio cuenta de que la humanidad podría reunirse en algunos grupos determinados de acuerdo a diversas tipologías. De acuerdo a como se movían, comían, hablaban, sonreían, participaban o no, movían manos y cabeza, actitudes de su cuerpo expresiones de su cara, tono de voz, había semejanza entre algunos de ellos sin siquiera pertenecer a la misma familia. Se dio cuenta que los podía dividir en varios grupos humanos que probablemente reaccionarían de la misma manera frente a las enfermedades.

A partir de entonces cada paciente que lo consultaba era muy observado. Sach se fijaba en cada característica, en cada estado de ánimo, en su reacción frente a la enfermedad y prescribía sus remedios teniendo en cuenta estas indicaciones. Los resultados fueron excelentes.

El miércoles 24 de septiembre de 1936, en Walllnford, Inglaterra. El doctor  Edward Bach realiza  una conferencia sobre la curación por medio de hierbas, iniciándola con estas palabras: "Desde los primeros tiempos de la historia comprobamos que las plantas han sido empleadas como remedios curativos y, hasta donde los registros llegan, se comprueba que el hombre ha tenido fe en que en las plantas de la pradera, del valle y de la ladera radica la fuerza que cura sus enfermedades. Cientos de años antes de Cristo, los antiguos hindúes y árabes, así como otras razas, eran expertos en el empleo de los

dones de la naturaleza; así fue también con los antiguos egipcios y luego con los griegos y los romanos, y aunque en menor grado ha seguido siendo así hasta nuestros días.
Ahora bien, no es probable que durante milenios grandes naciones de distintos credos y razas hayan creído con firmeza, estudiado con perseverancia y usado con constancia las hierbas de la Naturaleza como remedio, a menos que detrás de todo esto radicara una gran verdad"

Postula, entre otras cosas, que "la principal razón del fracaso de la ciencia médica moderna es que trata los resultados pero no las causas" y sostiene que "nunca se erradicará ni se curará la enfermedad con los actuales métodos  materialistas por la sencilla razón de que la enfermedad no es material en su origen".

También dice que "curar con los limpios, puros, y bellos agentes de la Naturaleza es seguramente el método que más nos atrae a todos, y en lo profundo de nuestro ser hay algo que resuena indicándonos que es verdad, que es un sistema propio de la naturaleza y que en consecuencia es bueno". Explica también que la Naturaleza nos provee de
luz, aire, agua, alimento por lo I que es dable creer que también tiene el auxilio para nuestros padecimientos, (que son consecuencia de habernos alejado de nuestra verdadera Naturaleza), depositándolos en puntos específicos como son las flores.
 

Orígenes de la terapia floral

Hemos querido presentarles al doctor Bach con sus propias palabras y en el momento en el que da a conocer su
importante descubrimiento, la medicina floral, que actualmente está reconocida por la Organización Mundial de la Salud.
La esencia del pensamiento del Dr. Bach se encuentra en dos libros sumamente breves. El primero "Cúrese a sí mismo" (Heal Thyself) cuya más cercana traducción sería "cúrate a ti mismo" proveniente del antiguo "medice, curate ipsum", emparentado con la búsqueda permanente y de origen divino del conocimiento, que postulaba el filósofo Sócrates. Queriendo reflejar en este título, el sentimiento de que estaba respondiendo a este antiquísimo desafío al poner al alcance de todos el conocimiento que nos lleva a lograr la salud física y emocional. El segundo "Los doce curadores y otros remedios" (The Twelve Healers and other Remedies) cuya traducción más acertada sería "Los doce sanadores y otros remedios", más cercana a la intención con que él lo llamó, detalla la correspondencia entre los estados de ánimo y la propiedad de cada una de las flores que había descubierto.

 

Historia de Bach: Un médico en la búsqueda de su propia salud

El 24 de septiembre de1886, nace en Moseley (Gales), Inglaterra, Edward Bach. Desde muy joven se revela en él una personalidad muy sensible y un gran amor por la naturaleza. Antes de seguir sus estudios de medicina tuvo un conflicto vocacional pues no estaba seguro de si su vocación era la de sanar almas, convirtiéndose en Pastor de su Iglesia, o sanar cuerpos, siendo médico. Veremos más adelante cómo al final de su vida, con su descubrimiento de los florales, une estas dos vocaciones. Siempre consideró que la curación debía hacerse de un modo no agresivo y sencillo. Trabajó como bacteriólogo desarrollando una vacuna contra la influenza. Paralelamente, conoce los estudios de Hahnemann y se dedica a la a la homeopatía trabajando como patólogo, bacteriólogo en el Hospital Homeopático de Londres, siendo muy reconocido como médico alópata y homeópata.
 

La grandeza de Bach reside en que no se limitó a recibir el conocimiento de las flores que le fue dado en sus camino por esta vida, sino que como enfermo desahuciado, volcó toda su energía en demostrar al mundo que debía volver una vez más la mirada a la naturaleza, ya que ésta podría devolver al hombre no sólo la salud, sino la estabilidad emocional y la armonía con su entorno, con la vida y con la muerte.

En el año 1919 fue médicamente desahuciado y se le pronosticaron tres meses de vida. Abandona todo y sin siquiera ser dado de alta del hospital, parte hacia Gales, la tierra de sus antepasados. Allí construye él mismo su casa de madera, profundiza acerca de sus conocimientos en la obra homeopática de Hahnemann, pone en suspenso sus conocimientos ortodoxos de la Medicina e idea un sistema distinto, sencillo y natural. Además, absolutamente nuevo.

En Gales, en comunión con la naturaleza y utilizando su sensibilidad especial, llega a percibir las propiedades curativas de las flores. Además estudiaba científicamente a la planta para tomar toda la información que esta podía darle mediante su morfología, sus colores, las características de ella y del lugar donde crece, que informan sobre lo que la planta cura.
Elegía los capullos, los sumergía en el agua de un manantial cercano y luego los dejaba expuestos al sol. Después, retiraba las flores, diluía esta preparación y la suministraba en gotas. Experimentó primero consigo mismo y su recuperación fue completa

Siguió experimentando con plantas, con animales y con humanos. Cuando Bach completa su trabajo anuncia a sus colaboradores que su "misión en este mundo está terminada". A los pocos días muere en Gales mientras duerme.
La grandeza de Bach reside en que no se limitó a recibir el conocimiento de las flores que le fue dado en sus camino por esta vida, sino que como enfermo desahuciado, volcó toda su energía en demostrar al mundo que debía volver una vez más la mirada a la naturaleza, ya que ésta podría devolver al hombre no sólo la salud, sino la estabilidad emocional y la armonía con su entorno, con la vida y con la muerte. Fallece en Sotwell, donde se encuentra el actual centro de salud, "Dr. Edward Bach", el 27 de noviembre de 1936.
 

La medicina de Bach se desarrolla en el nivel emocional, el de los estados mentales, que son las primeras señales de las desarmonías energéticas. Una misma desarmonía energética puede causar diferentes enfermedades físicas.
Toda enfermedad física o mental parte de un conflicto consigo mismo o con los demás que genera una desarmonía en el plano energético.

La enfermedad no es material en su origen, se presenta primeramente en un nivel energético (armonía¬desarmonía con nosotros o con los otros), luego pasa al nivel emocional (estado mental positivo - estado mental negativo) y luego pasa al
nivel orgánico (salud-enfermedad). Cuando el individuo enfermo comprende su conflicto ya sea consigo mismo o con los demás y corrige esa desarmonía, corrige el estado mental negativo y la enfermedad física desaparece.
La enfermedad es una oportunidad para corregir esta falta de armonía energética. Si se corrige el síntoma pero no la causa, la enfermedad volverá a aparecer tal vez en otra forma.

Las desarmonías

La enfermedad es un enemigo común de los seres vivos y cada uno de nosotros que conquiste un fragmento de ella está ayudándose a sí mismo, a la humanidad y al planeta. La victoria va a depender de que tomemos conciencia de la Divinidad que hay dentro nuestro y por lo tanto del poder que tenemos de superar las adversidades; hay que reconocer que la causa básica de las enfermedades obedece a la falta de armonía entre la  personalidad y el alma, y hay que tener la determinación y la capacidad de descubrir el defecto que causa el conflicto y suprimir ese defecto, desarrollando la virtud contraria.

¿Qué significa esto?

Todos somos parte de la Divinidad (hay quienes prefieren lIamarla Energía Cósmica). Cada uno de nosotros formamos parte de esta divinidad, cuando el Ser se deja guiar por lo Divino todo es fácil, se siente bien y está sano. Si el Ser pierde el contacto con la Divinidad entonces se siente mal y se enferma. Lo mismo pasa con respecto a los otros Seres, que son también parte de la Divinidad y por lo tanto "prójimos". Si uno se somete a ellos o los ataca, entra en conflicto con la Divinidad y en consecuencia enferma.

Cualquier tipo de enfermedad que podamos sufrir nos llevará a descubrir el defecto que yace bajo nuestra aflicción.

La Ley de la Creación

"Ama a tu prójimo como a ti mismo"

Según Bach el Amor es el origen de la Creación. En nuestro propio Desarrollo del Amor Universal tenemos que reconocer que todo ser humano es hijo del Creador y que lleva la Chispa Divina y dentro de cada persona, aunque se muestre mala, brilla y debemos aprender a verla y respetarla. En las mejores personas también hay algo malo: por eso, en este mundo estamos para aprender y evolucionar hacia la Divinidad. El equlibrio es el amor por nosotros mismos y por los otros, sin odiar ni tratar de dominarlos y tampoco permitir que nos dominen, apartándonos de nuestro propio camino.
 

Tenemos que esforzamos por amar a los demás ya que el amor engendra amor y el odio más odio. El Amor debe sentirse y manifestarse hacia todas las Criaturas por ser ellas también parté de la Creación. Esto es, en pocas

palabras lo que nos dice acerca del sentido de la vida y de la enfermedad. La enfermedad es un síntoma de que algo no estamos haciendo bien y que debemos corregirlo. Para ello nada mejor que aprender a observamos o consultar con una persona que sepa hacerlo y nos ayude a que encontremos nosotros mismos el origen de la enfermedad.
Para Bach son siete las causas de la enfermedad: ODIO- ORGULLO-CRUELDAD¬EGoíSMO-IGNORANCIA-INESTABILlDAD y CODICIA.

El ODIO, es lo contrario del Amor, lo contrario a la ley de la Creación Divina.

El ORGULLO, es la falta de aceptación de nuestros propios límites, el no reconocer que nuestras mayores cualidades son bendiciones Divinas, y que ante éstas debemos inclinamos con humildad. La CRUELDAD, es la ignorancia de que somos parte de un Todo y que el daño que hacemos a los demás nos lo hacemos a nosotros mismos. El EGOISMO, es anteponer nuestros propios intereses por sobre los de la Humanidad, en vez de cuidar y proteger a quienes nos rodean. La IGNORANCIA, es negarse a ver la verdad y vivir en las tinieblas, lo que es imposible si nos rodeamos de la Luz del Conocimiento.