La salud por el tacto

La salud por el tacto es esencialmente un método de medicina preventiva basado en los principios de la cinesiología aplicada, actualmente muy populares, el cual faÓlita la introducción en el hogar del sencillo sistema de pruebas musculares utilizado por los terapeutas profesionales. También es una manera de comunicarse con otras personas a fin de ayudarlas a aliviar sus dolores y a mejorar su estado físico.

Haciendo la prueba pertinente en los músculos correspondientes, cualquiera puede aprender a examinar cada uno de los siete sistemas principales del cuerpo: el estómago, los pulmones, el páncreas, etc. Si un músculo está debilitado, al aplicar la terapia apropiada en uno o más puntos de reflejo, este múscuo reaccionará fortificándose y mandando una onda de

energía vital donde más falta hace. Este procedimiento de las pruebas elimina las posibles conjeturas, ya que es el mismo cuerpo el que revela sus propias deficiencias.

Por ejemplo, si se verifica un estado de debilidad en un músculo reladonado con el meridiano del estómago, esto puede indicar una deficiencia nutritiva. Aunque parezca insólito, si mientras se verifica el estado del músculo. se coloca en la boca del paciente el alimento o el suplemento dietético que contiene la sustancia nutritiva que el cuerpo necesita, ese músculo se fortalece en el acto. Si la debilidad es producida por otro tipo de desequilibrio energético, la sustancia alimenticia no produce ningún efecto. Por el contrario, si el resultado de una primera prueba muscular indica la existencia de un músculo fuerte y se coloca una sustancia nociva sobre la lengua, como azúcar blanco o café instantáneo, el músculo fuerte se debilita en seguida. Con el método de la salud por el tacto y la cinesiología aplicada podemos preguntar directa e individualmente al cuerpo si acoge con satisfacción una sustancia dada, o si por el contario la rechaza.

Cuando alguien sufre dolor de espalda, las pruebas pueden revelar una debilidad en los músculos abdominales o en los de la pelvis. Después de aplicar una o varias de las técnicas de la salud por el tacto con el fin de restablecer el equilibrio, los músculos anteriormente débiles se fortalecen, y automáticamente se alivia el dolor. Otra ventaja importante de este método consiste en poder controlar los efectos debilitadores de las tensiones. En muchos casos, después de haber realizado las pruebas musculares correspondientes, una suave aplicación de los dedos sobre los puntos neurovasculares de la frente, al mismo tiempo que la persona en tensión se concentra en el trauma durante unos minutos, puede proporcionar un gran rulivio, y al volver a comprobar el estado del músculo, éste se encuentra fortalecido a pesar de que la persona esté reexperimentando el trauma. Con ello se refuerza la capacidad del individuo para enfrentarse a las situaciones tensas con un estado de ánimo más sereno y equilibrado, con Io cual se reduce espectacularmente la necesidad de tranquilizantes.

Muchas de las personas que en la actua Edad se interesan por la aroma terapia, la nutrición, la reflexología, el shiatsu, el yoga, el masaje y otras terapias, encontrarán en la salud por I tacto un fascinante media de diagnósticn para evaluar la eficacia de dichas terapias.

El empleo de las técnicas de la cinesiología aplicada en relación con la salud por  el tacto no pretende de ninguna manera una curación para condiciones patológicas, pero su aplicación regular sirve para estimular los recursos curativos innatos del cuerpo y el caminar a la persona hacia una salud radiante.