Reflexología

El estudio del masaje reflexológico despierta cada vez más interés, sobre todo entre las personas interesadas por la medicina alternativa. La reflexología, conocida también como terapia por zonas, se utiliza para devolver al cuerpo su estado natural de equilibrio, y toda enfermedad es la manifestación de un desequilibrio en algún lugar de los complejos mecanismos que hacen funcionar al cuerpo. El cuerpo es una unidad .compleja, y cada una de sus partes debe estar en armonía para que todo el organismo esté sano.
Se desconocen los orígenes del método de los reflejos, aunque se dice que llegó a Occidente desde China, y es posible que su práctica coincidiera con la de la acupuntura. Por otra parte, se sabe que también lo utilizaban los indígenas de Kenia y algunas tribus de indios norteamericanos.
A principios de este siglo, un profesor estadounidense, el doctor Fitzgerald, empleó la reflexología como forma de anestesia para intervencIones menores y para aliviar los dolores del parto. Los doctores George Starr White, Bowers, Riley, y la esposa de éste, fueron otros pioneros en la utilización de este método, elaborado según sus propios sistemas. Más adelante, el método sufrió varias transformaci0nes. Fue Eunice D. Ingham, discípula del doctor .To Riley, quien lo dio a conocer al público norteamericano, pues recorrió todo el país celebrando seminarios para quienes querían aprender el método.
Como sistema reflejo, la técnica de Eunice Ingham no tiene rival. Incluye un conjunto claro y conciso de reflejos que, al ser sometidos correctamente al masaje, producen resu1tados insuperables.
Para realizar este masaje sÓlo se utilizan las manos, aplicándolas en los sitios reflejos del pie que se encuentran vinculados a todas las partes del cuerpo. Tan pronto como un órgano deja de funcionar correctamente, el reflejo correspondiente en los pies se muestra muy sensible a la presión. La intensidad de la molestia

El principio fundamental del tratamiento consiste en liberar la tensión, estimulando así el suministro de sangre en las áreas afectadas. Además, la reflexología estimula la corriente sutil de energía necesaria para la revitalización de todo el organismo.
En manos de un terapeuta experimentado, la reflexología puedo constituir un método de diagnosis rápido y muy preciso para ;onoccr exactamente la condición del paciente. El terapeuta no N(¡lo NO guía por los reflejos, sino también por las diez zonas lon
gitudinales en las que se divide el cuerpo. El masaje también puede aplicarse en las manos, ya que éstas tienen los mismos reflejos que los pies. También existen reflejos diagonales que unen el hombro y la cadera, el codo y la rodilla, las manos y los pies. Estos reflejos son de gran ayuda en el tratamiento de casos difíciles.
El trabajo del reflexólogoconstituye una experiencia fascinante. Un paciente que llega completamente agotado a la consulta del reflexólogo, sale de ella con la vitalidad recuperada, pues el masaje le ayuda a liberar todas sus tensiones. Naturalmente, la edad y la condición de la persona a tratar afectan la velocidad de recuperación. Si el problema ha existido durante bastante tiempo, la recuperación de las células débiles y enfermas requiere un proceso gradual.
Todas las personas, sin distinción de edad, pueden beneficiarse del masaje reflexológico. Los bebés y los ancianos deben recibir un suave movimiento acariciante en la planta del pie. Los niños requieren un masaje más ligero que los adultos. Este método es muy útil para tratar a las personas de edad muy avanzada que sufren problemas circulatorios.
Asimismo, la reflexología es muy eficaz en el tratamiento de acrocianosis (color azulado en las extremidades); después de unas cuantas sesiones de tratamiento, las manos y los pies vuelven a tomar su color natural.