Terapia manipulativa o de masajes

Tienen razón aquellos que sostienen que la medicipa más antigua conocida por el hombre es el masaje. Incluso el origen de la palabra masaje se pierde en la oscuridad de los tiempos. Hay quienes creen que deriva de la palabra francesa masser, que significa «frotar»; mientras que otros consideran que debe su origen a la palabra griega rnassein, que significa, «amasan, o bien al mash, término árabe que significa «apretar suavemente». Posiblemente es mejor elegir la fuente, griega y suponer quela palabra castellana y la francesa tienen la misma etimología.

Aparte de que ya en las antiguas obras de Kung Fu (alrededor del año 3000 a. C.), aparecen referencias al sistema chino de masaje, en las primeras crónicas griegas ya existen testimonios de la utilización del masaje ,como método de terapia en el mundo occidental. En sus enseñanzas, Hipócrates predicó así las ventajas del masaje: «Un masaje fuerte une los miembros; un masaje prolongado los desgasta; y un masaje moderado los hace crecen>. También nos dice que «un masaje puede juntar una articulación demasiado floja, y aflojar una articulación demasiado rígida», lo cual es una clara referencia a los beneficios terapéuticos del masaje.

En La Odisea, Hornero escribió que las hermosas mujeres griegas frotaban y untaban a los héroes que regresaban de la guerra con el fin de relajarles y refrescarles. Un médico griego utilizaba el masaje combinándolo con ejercicios físicos activos. Los gimnasios eran destacados centros terapéuticos y culturales que existían en todas las ciudades de Grecia, y en los Juegos Griegos, que eran acontecimientos frecuentes y muy populares, los atletas untaban su cuerpo con aceites y polvos.

Los romanos también dejaron numerosos testimonios de la utilización del masaje. Julio César solía hacerse pellizcar diariamente como tratamiento para la neuralgia. El médico romano Celcus escribió que «los dolores de cabeza crónicos se alivian al frotar la cabeza», y que «un miembro paralizado puede fortificarse al ser frotado». El emperador Adriano vio cómo un viejo soldado se frotaba contra un muro de los baños, e inmediatamente le regaló dos esclavos para qué le hicieran el trabajo. Pero cuando al día siguiente otros ancianos hicieron pícaramente lo mismo, Adriano, que ya no estaba dispuesto a regalar más esclavos, ,les aconsejó que se frotaran unos a otros.

El nombre de Galeno destaca entre sus contemporáneos romanos, ya que fue quien sentó las bases de la aplicación cien, tífica del masaje, pues lo utilizó, para tratar lesiones y para la, preparación de los gladiadores antes de sus combates en, la arena.

Se sabe muy poco sobre los adelantos realizados en cualquier rama de la medicina en el período que va desde la decadencia  del Imperio Romano a los principios de la Edad Media, y no es hasta varios siglos más tarde que vuelven a aparecer testimonios de otras investigaciones sobre los beneficios terapéuticos del masaje. El francés Ambroise Pare describió el masaje por fricción y alabó sus propiedades curativas en articulaciones rígidas y lesionadas. A principios del siglo XIX, un profesor sueco, Peter Henry Ling, fundó en Estocolmo una escuela para enseñar la técnica del masaje y de la gimnasia curativa, y hasta hoy se utiliza el término «masaje sueco», en honor a Ling, para describir la aplicación terapéutica del masaje, en oposición al vigoroso apmreo del cuerpo empleado en los baños turcos y otros tipos de masaje. En la misma época en que Ling establecía el masaje en Suecia, su contemporáneo Metzger realizaba investigaciones similares en Holanda. Y el masaje se convertía en una ciencia curativa.

Pero con la aparición de los tratamientos eléctricos empezó a disminuir su aplicación en los hospitales de medicina ortodoxa, y poco a poco los, masajes desaparecieron de los programas de enseñanza en las escuelas de fisioterapia. En consecuencia, ya que la fisioterapia como servicio en los hospitales ortodoxos se ha desarrollado por derroteros tan dispares de su concepto original centrado en el masaje, podemos decir que virtualmente representa una práctica totalmente diferente, que pOne el énfasis en Ia electroterapia y en la terapia de ejercicios en gmpo. Hoy en día el masaje está en manos de un núcleo de masajistas incondicionales, que para poder continuar sus investigaciones sobre los efectos curativos y terapéuticos del masaje manual, han tenido que situarse en la esfera de la medicina heterodoxa. También utilizan el masaje aquellos médicos que conciben la electroterapia como un complemento, más que como una alternativa del masaje. Por parte de estos terapeutas, existe una tendencia a usar el término «fisioterapia» para designar la «nueva» práctica, mientras que ellos se autodefinen como «terapeutas físicos», «masajistas curativos» o «terapeutas manipulativos» .

La terapia manipulativa es tan parecida al concepto original del masaje terapéutico que son casi inseparables. La evolución de las téonicas manipulativas de los tejidos blandos lleva invariabIemente a la manipulación de las articulaciones del cuerpo y a una eficacia y sensibilidad de la capacidad táctil del terapeuta experto.
Aunque la terapia manipulativa abarca tanto las técnicas de la osteopatía como las de la quiropráctica, el terapeuta manipulativo no acepta necesariamente Ilas filosofías y teorías de estas prácticas, como por ejemplo «la ley de la arteria» o <<la interferencia en el suministro nervioso». Al igual que estas terapias más recientes, la manipulativa procede de los primitivos «acomodahuesos», pero se diferencia de las dos primeras en que el terapeuta manipulativo considera que su trabajo es fundamentalmente una medicina física, no orgánica, que presta una atención especial a las articulaciones del cuelipo para conseguir una mejoría física. Por lo tanto, los terapeutas manipula ti vos profesionales han ido ganando con el tiempo un gran respeto por parte de los médicos ortodoxos y, posiblemente, no son tan inconvencionales en sus creencias como sus colegas osteópatas y quiropráoticos. El terapeuta manipulativo concibe la manipulación como un auxiliar del masaje, ya que la parte principal de su terapia consiste en el masaje curativo y recurre a la manipulación tan s6lo cuando ésta ,es absolutamente necesaria en el tratamiento. Para él, la manipulación carece de interés si el masaje propiamente dicho no constituye la parte principal de la terapia. Podríamos decir, por consiguiente, que los terapeutas manipulativos se desenvuelven en las esferas del masaje, de ¡la manipulación y de la electroterapia, y no únicamente en la de la manipulación.