Terapia de impacto

La terapia de impacto es un tratamiento seguro e indoloro que a base de ondas de presión consigue la movilización de las articulaciones para aliviar el dolor, la rigidez, la sensibilidad excesiva y la congestión en y alrededor de las articulaciones, en los tejidos que cubren los tendones y en los músculos. Tanto la osteoartritis como la el artritis reumatoidea han respondido positivamente a este tratamiento; además, muchos otros síntomas residuales imprecisos que se presentan en algunas articulaciones complejas, y que han resistido a todas las demás formas de tratamiento, se han aliviado con una forma analítica y progresiva de terapia de impacto.

Si con el pulgar y el índice apretamos un pedazo de goma, ésta se expande desde el área central, pero al liberar la presión, la goma vuelve a adoptar su forma original gracias a su propia elasticidad. De la misma forma, cuando los tejidos blandos que forman parte de una articulación se comprimen con bolsas de arena, y esta presión se aumenta con una onda de impacto, también los tejidos se expanden desde su centro, produciendo una distensión mínima pero apreciable en la articulación.

La respiración profunda es primordial para una vida sana, ya que carga el cuerpo de vitalidad y facilita la oxigenación de la sangre y de los tejidos. Desde la antigüedad, los orientales saben que mediante las técnicas de respiración el organismo es capaz de controlar y asimilar una determinada energía del aire, «la fuerza vital», que los hindúes llaman prana; de hecho, la respiración yogui a veces se llama pranalama. La entrada principal del prana se efectúa a través de las vías respiratorias, aunque también puede asimilarse de otras maneras; sin embargo, es probable que la calidad de la energía sea distinta, por lo que es de primordial importancia respirar correctamente. En al!!unas regiones la concentración de prana es muy alta, en especial a orillas del mar, en las grandes alturas y donde hay abundancia de luz y calor solares. Esa es la razón por la cual los sanatorios casi siempre están situados en estos lugares. Prana es una fuerza etérea que se recibe, transforma y transmite a diferentes partes del cuerpo a través de los chakras,que son centros o vórtices de energía vibrante.
En general, la respiración profunda lleva consigo movimientos abdominales, torácicos y claviculares, y toda respiración debe ser nasal excepto cuando hay una carencia extrema de oxígeno. Desde el punto de vista de los conocimientos fisiológicos puramente occidentales, la gran ventaja de la resoiración nasal respecto a la respiración bucal reside en que facilita la circulación linfática .