Baños de sudoración

Los baños ruso y turco

Con una copiosa sudoración, el sujeto se refresca tomando un baño corto de agua fría o hundiéndose desnudo en la nieve.

El baño turco es bastante diferente, y ha sido hábilmente descrito por F. E. Bilz en su libro The Natural Method of Healing: «Primero entramos en el vestidor. Ahí, el bañista se desviste, se envuelve una manta alrededor de los costados, y con otra, empapada, se envuelve la cabeza para evitar que la sangre se acumule en ella. Entonces entra en un segundo cuarto. La temperatura varía entre 38° C y 44° C. Sin embargo, el calor en esta estancia y en las siguientes no proviene del vapor, sino de aire caliente. El bañista permanece en ese cuarto entre diez y quince minutos, hasta que su piel empiece a humedecerse. Luego entra en una tercera estancia a una temperatura entre 57° C y 66° C. Ahí la transpiración fluye copiosa, y al mismo tiempo el bañista experimenta una sensación de gran comodidad y ligereza, tanto mental como física. En esa estancia permanece de 15 a 45 minutos. Al cabo de ese período, un asistente de los baños da al bañista un masaje restregándole y cepillándole todo el cuerpo, con lo que elimina toda la suciedad e impurezas.

 

Baños de gabinete

Los baños de gabinete o baños de caja de vapor son baños individuales de sudoración con finalidades más específicas que los baños ruso y turco. Los baños de gabinete tienen la ven11Ija adicional de que la cabeza se mantiene fresca, el pacienIII respira aire puro y tiene un asistente al lado para aliviarle ¡lIl1lquier efecto desagradable, como vértigos o pálpitos.

 

Los beneficios terapéuticos derivados de las duchas son similares a los de los baños normales, con la ventaja adicional de los efectos mecánicos del chorro de agua.
En la misma obra, Bilz dice sobre las duchas: «La ducha ... es la mejor forma de tratamiento con agua, y resulta indispensable para curar la mayoría de las enfermedades crónicas. Si se combina con la ducha horizontal puede curar las afecciones abdominales, los cólicos, los catarros estomacales, los dolores de garganta e intestinos, la neuralgia, la ciática, las afecciones reumáticas, las diarreas y la hinchazón del hígado y del bazo».
Las duchas están contraindicadas para los niños pequeños, los ancianos, las personas debilitadas, y para aquellos que sufren de irritabilidad nerviosa.

La ducha escocesa

Consiste en una aplicación de agua caliente, de uno a cinco minutos, seguida por una aplicación de agua fría, de cinco ti treinta segundos. La temperatura puede variar según el individuo.

También está la eliminación de residuos por vía cutánea, y se recomienda en especial para la hinchazón dolorosa y la inflamación de las articulaciones.

La aplicación de envolturas es muy simple. En el caso de las envolturas totales, se necesita un trozo de plástico para proteger la cama, una tela de algodón o lino suficientemente larga para cubrir el área en tratamiento y una manta  de igual tamaño o ligeramente más grande. La tela se sumerge en agua muy fría, y se exprime muy bien. Luego se extiende sobre la manta, que se ha colocado sobre el plástico protector. El paciente se tiende sobre la tela mojada, y en seguida se le envuelve con ésta y la manta, asegurándolo todo con imperdibles. Se le cubre con una manta adicional, y se le coloca al menos una bolsa de agua caliente (o más, si se quiere que el paciente sude). Hay que mantenerse dentro de la envoltura entre seis y ocho horas, y el paciente puede dormir, si lo desea. Esta regla también se aplica a todas las envolturas, excepto a las que sólo cubren las extremidades. Estas últimas pueden durar un período más corto y repetirse al cabo de unas horas.

Compresas y fomentos

Las compresas frías o envolturas locales se aplican en cualquier parte del cuerpo donde hay una excesiva acumulación de sangre, por ejemplo, en los esguinces, hinchazones o magulladuras. El frío reduce la hiperemia y el dolor, y alivia la congestión. Las compresas calientes o fomentos se aplican cuando hay dolor pero no hinchazón, y cuando es necesario atraer más sangre a la parte tratada. El hamamelis, el árnica y el extracto de castañas se utilizan con las compresas para el tratamiento de rasguños, hinchazones y esguinces.

Envolturas de hielo

Entran en la misma categoría que las envolturas frías, pero poseen un efecto más rápido y directo. A diferencia de las envolturas simples y de los fomentos calientes, deben ser reemplazadas cada diez o quince minutos.