Diagnosis psíquica

Esta armonización que ofrece la diagnosis requiere un amor y una disponibilidad total hacia la otra persona, y un estado de relajación total que a su vez produce un estado de conciencia diferente.

A través de la evolución de su estado consciente, e] hombre llegó fl tomar conciencia de sí mismo y de los demás, y fue capaz de percibir todos los campos de energía que le rodeaban: Sus sentidos físicos se extendieron a otros reinos, a otros niveles de conciencia, y así fue capaz de «sentir», de «ver», de «oír» y de «percibir» en otra realidad diferente de la física. Con el perfeccionamiento del intelecto, esta capacidad de entrar en otros niveles de conciencia empezó a desaparecer, aunque en las sociedades poco sofisticadas esta habilidad sigue existiendo, y es el único metodo de diagnosis disponible.

Hay quien nace con la facultad de conocer su conciencia interna y de saber expresada de varias maneras. Algunos ejemplos ayudarán a comprender cómo se ejerce esta capacidad. Entre las personas sensibles encontramos a los clarividentes, que son capaces de «ver» dentro del paciente casi como si estuvieran observando una placa de rayos X. Otras son clarividentes porque pueden «oír» una voz que les dice lo que va mal. El fallecido Arigó, de Brasil, fue un destacado ejemplo de este tipo de psíquicos. Otros, como los también fallecidos Edgar Cayce y Paul SoIomon, en los Estados Unidos, caían en un profundo estado hipnótico y contestaban las preguntas de forma que sus respuestas proporcionaban asombrosas y acertadísimas diagnosis. Otra manifestación psíquica es la de George Chapman, de Inglaterra, quien cae en un estado hipnótico en el que un espíritu guía llega a apoderarse de él. Dicho espíritu se comunica con el paciente, describiéndole los síntomas y las causas de su enfermedad, y luego le sugiere lo que se puede hacer para lograr su curación. Ronald Beesley aplica otro método: «ve» el aura de las personas, ya sea mental, emocional o espiritual, y diagnostica problemas pasados, presentes e incluso futuros que aún no se han manifestado en el cuerpo físico.

La presencia del paciente no siempre es necesaria, pues la diagnosis puede efectuarse mediante la psicometría: muchos curanderos poseen la habilidad de sintonizar con las vibraciones del paciente con sólo sostener en su mano una fotografía, una carta o algún objeto personal que pertenezca al paciente, pues toda materia vibra, y sobre estas vibraciones naturales se superimponen vibraciones del individuo.
En general estas personas nacen ya con un alto grado de sensibilidad, que con los años se acrecienta. Sin embargo, existen otras personas que desarrollan esta sensibilidad más tarde, como resultado de alguna experiencia traumática, como por ejemplo un accidente o una enfermedad grave. De hecho, cualquier persona puede desarrollar esta habilidad, que está latente en todos nosotros. Para desarrollar esta sensibilidad existen diferentes métodos, pero se requiere una dedicación excepcional y muchos años de práctica antes de poder obtener resultados dignos de confianza. Lo que la gente suele ignorar es que en cada uno de nosotros, en circunstancias de gran necesidad, nuestra mente racional, intelectual, se retira a un segundo plano y nuestro estado de conciencia realiza
un salto cuántico a otro nivel, donde actuamos sin damos cuenta de lo que hacemos, desplazándonos al reino del amor y de la generosidad.

La manera de aplicar la diagnosis psíquica varía de un país a otro, y depende de las creencias, de los factores sociales y económicos y del individuo en cuestión. En China, por ejemplo, los médicos que practican la acupuntura emplean la diagnosis del pulso, y los servicios de los astrólogos cada vez están más solicitados. Tanto la acupuntura como la astrología dependen de la sensibilidad de Quien las practica. En las islas Filipinas se utilizan numerosas formas de diagnosis psíquica. Un método poco usual consiste en extender encima del paciente una gran hoja de papel blanco y untarla con aceite. Si existe un problema, la zona afectada no deja que el aceite manche el papel que la cubre.

Otro método cuya popularidad va en aumento en el mundo occidental consiste en sintonizar con las vibraciones del paciente y, utilizando la sensibilidad y la telepatía, «transformarse» en la otra persona: entonces siente sus dolores y experimenta sus problemas y preocupaciones. Este método intuitivo puede ser muy eficaz.

Resulta importante comprender que los individuos con gran sensibilidad sólo son capaces de sintonizar con ciertos aspectos de otra persona, lo cual depende de su habilidad innata, de sus antecedentes y experiencias vivenciales. Su eficacia varía de Un día a otro. Para obtener una diagnosis completa y segura, se precisa la aportación de un equipo de médiums. Los espiritistas de Sao Paulo practican ese método.

La diagnosis psíquica tan sólo requiere unos pocos minutos y puede producir resultados excelentes, incluso en aquellos casos donde han fracasado los otros métodos de diagnosis médica. Con este método es posible localizar las causas fundamentales del problema, por lo que el procedimiento puede significar algo muy positivo tanto para el paciente como para el médium ...