Fotografía Kirlian

 Los Kirlian crearon esta técnica en los años cuarenta. Cuando Semyon estaba investigando con un equipo de alta frecuencia, vio cómo una chispa saltaba de un electrodo de su equipo alcanzando a un paciente que se encontraba cerca. Decidió entonces colocar una placa fotográfica entre el electrodo y las manos del paciente. La placa, al ser revelada, mostró una especie de luminiscencia que seguía el contorno de los dedos de la mano del paciente; además, podía verse algo parecido a una corriente de energía que emanaba de las puntas de los dedos. Semyon siguió perfeccionando su aparato para obtener un control continuo de la luminiscencia. El resultado, según las palabras del propio Semyon, fue «la cosa más fantástica que jamás habíamos visto. La mano se había transformado en un espectáculo de luces, reflejos, chispas y efectos centelleantes, en un movimiento constante de maravillosos colores. Algunas luces parecían moverse, mientras
que otras palpitaban; algunas partes de la mano mostraban manchas nubladas, pero el conjunto parecía un fuego de artificio, y la mano física se apreciaba débilmente al fondo. Daba la impresión de una enorme pantalla de computadora ajustándose continuamente a la lectura».

Durante los siguientes diez años de investigaciones, los Kirlian llegaron a estar convencidos de que este «cuerpo interno» reflejaba el estado de buena o mala salud del cuerpo físico. Su gran descubrimiento tuvo lugar cuando al fotografiar dos hojas aparentemente idénticas, una de ellas dio el aura esperada, mientras que la otra aura apareció apagada y sin vida. Quien había proporcionado las hojas explicó entonces que la primera hoja procedía de una planta sana, mientras que la otra era de una planta contaminada. A partir de este experimento todo hacía suponer que el método Kirlian podía predecir si la enfermedad o la muerte eran inminentes. Con el tiempo, los Kirlian llegaron a la conclusión de que este segundo «cuerpo interno», el aura, es por sí mismo un organismo completo y unificado que manifiesta su propio cuerpo magnético y que además es la base de los campos de energía biológica. Este segundo cuerpo también se halla en la vida de las plantas, y en la vida animal.

Aunque es cierto que fueron los Kirlian los primeros en suscitar un interés generalizado por la electrofotografía y por el desarrollo de nuevas técnicas y nuevos aparatos, este método ya había sido estudiado anteriormente por Nicola Tesla, de los Estados Unidos, en 1891, y posteriormente por otros investigadores de Francia, Checoslovaquia y la Unión Soviética.

En realidad, hace poco tiempo que la fotografía Kirlian se ha popularizado en Estados Unidos y Europa. Uno de sus principales investigadores en los Estados Unidos es la doctora Thelma Moss, de la Facultad de Medicina de la universidad de California. Para hacer frente a las críticas que afirmaban que los fenómenos observados a través de una fotografía Kirlian se deben simplemente a variaciones fisiológicas en .la superficie de la piel, la doctora Moss demostró que no existe ninguna correlación entre la corona observada y las variaciones en la temperatura de la piel, los cambios vasculares periféricos o la transpiración. Descubrió, sin embargo, la existencia de aparentes correlaciones entre la corona y los estados psicológicos: los estados de relajamiento producidos por hipnosis, meditación y acupuntura se caracterizan por coronas más amplias y brillantes, mientras que los estados de tensión y excitación emocional producen una corona contraída y,

Las fotografías de curanderos tomadas en el momento en que curan muestran una corona mucho más amplia que cuando éstos están en reposo, y las yemas de los dedos del paciente que ha sido curado revelan una creciente actividad en la corona. Los puntos de acupuntura pueden verse claramente como pequeños puntos de energía en la piel, que varían de tamaño según las eno fermedades.
Es muy posible que la fotografía Kirlian se pueda también utilizar en psiquiatría. Dos médicos norteamericanos, Michael Shacter y David Sheinkin, de Ponoma, Nueva York, han demostrado la ausencia casi total de corona en la punta de los dedos, de un paciente que sufría una experiencia esquizofrénica. Quizá sea posible predecir el comienzo de tales ataques estudiando los cambios que aparecen en la corona de la punta de los dedos.

1    Medir lafuerza vital de las semillas y las plantas.
2    Detectar enfermedades antes de que aparezcan ..
3. Utilizar conjuntamente con otras terapias, como la acupuntura, la homeopatía y las curaciones, a fin de evaluar la eficacia de los tratamientos.
4. Aplicar en tests psicológicos en la industria y el comercio,
    y para la selección de personal.     .
5. Investigar los efectos tóxicos residuales en lá drogadicción.
6. Evaluar en los niños el efecto de los conflictos de los padres.
7. Determinar la compatibilidad psicológica entre dos personas.
8. Evaluar la capacidad de un terapeuta para activar un proceso de auto curación en el paciente.