Medicina ortomolecular

Medicina ortomolecular

Tensiones nerviosas, depresión, pérdida de sueño, irritabilidad.

Exudaciones amarillas y secreciones de la piel, la nariz o la garganta, uñas quebradizas, cabello débil.

Alivio de dolores punzantes, calambres, espasmos agudos, hipo, cólicos; resulta útil tomado en combinación con el Kali Phos.

La medicina ortomolecular es un término utilizado originalmente por el químico y premio Nobel Linus Pauling, quien la describe como «la preservación de la salud y el tratamiento de las enfermedades mediante la variación de las concentraciones de las sustancias que están normalmente presentes en el cuerpo y son necesarias para la salud». En su forma más simple, la medicina ortomolecular incluye el uso de la insulina para el tratamiento de la diabetes, ya que la insulina está normalmente presente en el cuerpo de las personas que no sufren esta enfermedad. No obstante, aunque Pauling utilizó el término de medicina ortomolecular a finales de la década de los sesenta, el método de tratamiento tuvo su origen en la década anterior y se le conocía como terapia megavitamínica. En 1952, los doctores Abram Hoffer y Humphrey Osmond empezaron a tratar a pacientes de esquizofrenia con altas dosis de niacina, vitamina perteneciente al complejo vitamínico B. Según sus resultados, un 75 % de sus pacientes recuper la salud. Desde entonces, la terapia megavitamínica se ha extendido, y ahora incluye el uso de grandes dosis de
vitaminas B6 Y B2, ácido fólico, ácido ascórbico y otras vitaminas, como la B17 (laertila), así como minerales y hormonas.

El tratamiento de enfermedades mentales con vitaminas actualmente recibe el nombre de psiquiatría ortomolecular, término utilizado por Pauling, que la definía como «el tratamiento de las enfermedades mentales mediante la provisión del ambiente molecular óptimo para la mente, especialmente la concentración óptima de sustancias presentes normalmente en el cuerpo humano». Pauling creía que algunas formas de enfermedad mental se debían a deficiencias vitamínicas que tenían lugar incluso con dietas adecuadas. Sugirió que algunas personas podían sentir una necesidad idiosincrásica de grandes dosis de vitaminas. I.,a depresión, la ansiedad, el alcoholismo, la drogadicción, la hiperactividad en los niños y enfermedades similares han sido tratadas con megadosis de vitaminas como elemento principal de terapia. Aunque se afirma que el porcentaje de curaciones mediante esta terapia es muy significativo, aún no existen pruebas concluyentes de que las megadosis de vitaminas sean verdaderamente efectivas en el tratamiento de las enfermedades mentales. Ciertamente, no se han realizado experimentos controlados, y los resultados existentes se ven complicados por el hecho de que los médicos que practican esta terapia también utilizan. otros métodos en su tratamiento, incluyendo tranquilizant(!s, drogas antidepresivas, terapia electroconvulsiva (ECT), dietas sin cereales y ejercicio.

El uso de grandes dosis de vitaminas como terapia no se limita al tratamiento de las enfermedades mentales. Pauling, por ejemplo, ganó gran fama al afirmar que las grandes dosis de vitamina C podían curar el resfriado común y constituían un profiláctico útil. Varios estudios han investigado esta afirmación, produciendo la mayoría de ellos resultados negativos. A pesar de ello, existe la creencia popular de que la vitamina C tiene dichos efectos. Los investigadores ortodoxos sostienen que no existen pruebas suficientes de que la vitamina C en dosis tan altas (de 3 a 15 gramos diarios) sea en realidad inerme. De hecho, la vitamina C en dosis tan altas produce una orina con un alto contenido ácido que puede a largo plazo dañar la salud. También se ha dicho que la vitamina C podía tener efectos benéficos en algunos casos de artritis reumática y otras enfermedades de los tejidos articulares. Esta utilización de la vitamina C se basa en la teoría de que el ácido ascórbico es necesario para sintetizar los tejidos articulares del cuerpo.

 

 

Instrucción aútogénica

La instrucción autogénica es una técnica de terapia médica destinada a ejercer una influencia normalizadora sobre las funciones

mentales y corporales. El método fue oreado hace unos cuarenta años por el neurólogo y psiquiatra berlinés J. H. Schulz, quien basó sus investigaciones iniciales en el trabajo del renombrado fisiólogo cerebral Oskar Vogt. Entre 1890 y 1900, Vogt observó que algunos de los pacientes que habían pasado por una serie de sesiones hipnóticas bajo su guía, podían voluntariamente entrar en un estado similar al hipnótico. Más tarde, estos pacientes le informaron que los ejercicios «autohipnóticos» tenían considerables efectos recuperativos. La fatiga y la tensión podían evitarse con este método, y sus pacientes sentían que en general su rendimiento había aumentado.

Al final de la década de los veinte, Schulz ya había elaborado los seis ejercicios psicofisiológicos de instrucción autogénica a los que denominó serie autogénica normal. Estos ejercicios se basan en unas fórmulas verbales en las que el sujeto se concentra pasivamente, mientras permanece tendido con los ojos cerrados en un cuarto tranquilo. Cada ejercicio se repite varias veces al día hasta que el sujeto pueda pasar voluntariamente de un estado altamente consciente a un estado despierto de baja conciencia.

Una vez que se han dominado los ejercicios normales (lo que puede llevar varios meses), se pueden aprender otros procedimientos para tratar desórdenes funcionales Y orgánicos, tales como el asma bronquítica, los calambres de escritor, las lesiones cerebrales, etcétera. Otro tipo importante de instrucción autogénica que puede practicarse después de haber aprendido los ejercicios normales es la instrucción meditativa. El paciente empieza concentrándose de forma pasiva sobre una serie de fenómenos visuales, y luego continúa con un interrogatorio que lleva a profundas introspecciones
personales.

Además de reforzar la instrucción fisiológica anterior, este método conlleva todos los beneficios que pueden obtenerse mediante una larga práctica de otras clases de meditación.

 

Psicología neurofisiológica

 

La psicología neurofisiológica es el estudio de la relación entre el cerebro, el cuerpo, la conducta y las emociones; constituye un intento de observar al hombre en su conjunto, y no como una colección de funciones separadas. La psicología neurofisiológica tiene su base en la labor de investigación Y los programas cura
Número bioquímico 

.Calco Sulph.  

Ferr. Phos.
 Kali Mur.
Kali Phos.     
 Kali Sulph.
 Mag. Phos.

Función
Purificador de la sangre.

Constituyente de los glóbulos rojos, desempeña un papel vital en la distribución del oxígeno a través del cuerpo.
Toma parte en el proceso metabólico de formación de fibrina a partir de la albúmina.

Elemento nutritivo para
los nervios.
Estimula la formación de tejidos epidérmICOS sanos.
Elemento nutritivo para la fibra muscular y nerviosa.
Indicaciones

Manchas, granos, cicatrización lenta.

Todos los síntomas son de naturaleza infIamatoria: inflamaciones de la piel, estados febriles, garganta irritada, reumatismos musculares; se utiliza internamente en las primeras etapas del resfriado común, se aplica en forma de polvo sobre cortes y quemaduras.

Congestiones, flujo mucoso de color blanco.
Cloruro de so dio.

9. Nat. Mur.
Controla el agua en los tejidos.
Desajustes de la hidratación.

10. Nat. Phos.
Regula el equilibrio entre acidez y alcalinidad.
Acidez, acedía, indigestión,
Fosfato de sodio.
Sulfato de sodio.
Elimina el exceso de agua.
Dolencias biliares, cólicos, jaqueca.
11. Nat. Sulph.
Dióxido de silicio, ácido silícico.
Elimina los desperdicios.
Acumulaciones tóxicas, formación de pus, furúnculos, orzuelo.
12. Silica