Cibernética humana y psicosíntesis

La cibernética humana consiste en crear un estado mental receptivo para poder estimular el procesa curativo. En tanto que psicoterapia, opera a tres niveles: como terapia curativa directa para las personas enfermas, cama una poderosa terapia de apoya cuando el paciente es tratado par otro médica y cama una ayuda para las personas sanas, encaminada a mantenerlas en buenas condiciones.

El concepto de cibernética humana fue introducido por Norbert Wiener, quien en sus primeros escritos describe la presencia de Dios, el Poder Infinito en el hombre, como el fundamento de toda acción y toda reacción. Más tarde, esta idea fue desarrollada por el profesor Prescot Lecky en su teoría de la autoimagen. No obstante, fue el doctor Maxwell Maltz, uno de los principales cirujanos plásticos del mundo, quien atrajo la atención del público hacia este tipo de terapia con su libro Psychocybernetics.

La cibernética humana se basa en la idea de que la mente y el cerebro humanos son interdependientes. Además, el cerebro debe transmitir la idea de bienestar (salud) a los tejidos celulares del cuerpo a fin de que desaparezca el estado de malestar (enfermedad) y se elaboren tejidos sanos. Maltz se dio cuenta de que para reparar con éxito un cuerpo dañado, el paciente debe estar convencido de que el tejido reparado es un recambio bueno y efectivo del tejido dañado.
Un estado mental positivo resulta esencial para todos los procesos curativos, y constituye uno de los principios fundamentales de la cibernética humana. Esta terapia incluye setenta y siete puntos esenciales en su programa de curación. La primera preocupación consiste en eliminar de la mente del paciente toda noción de mala salud. Luego, el terapeuta invita al paciente a estar abierto al poder infinito del exterior, poder que puede crear un nuevo crecimiento. El paciente aprende gradualmente a adquirir un cuerpo y una mente positivos. El siguiente paso es tener una mentalidad creativa, a fin de que el cuerpo y los tejidos nerviosos puedan reconstituirse, y que el paciente empiece a buscar señales de salud en su propio cuerpo. Se establece un buen clima para la recuperación completa mediante una dieta racional, la meditación y el agradecimiento. De esta manera, el paciente elimina las enfermedades y se recubre de un manto de salud.
Dentro del sistema educativo de la cibernética humana existen enseñanzas específicas de las técnicas curativas anteriormente mencionadas. Estas técnicas son descritas en detalle en las publicaciones y casetes de la organización.
 Psicosíntesis, por el Psychosynthesis lnstitute de Londres

En su concepción fundamental, se denomina psicosíntesis al intento de cooperar con el proceso natural de crecimiento, es decir la tendencia que existe en todos nosotros y en el mundo a armonizar y sintetizar diversos aspectos a niveles de organización cada vez más elevados. Albert AzentGyoergyi habla de «el movimiento de la materia viva hacia su propio perfeccionamiento». En los seres humanos, este movimiento es consciente, lo sentimos como una necesidad, y decidimos aplicarlo para facilitar su evolución.

Para poder cooperar con la evolución de manera voluntaria es necesario comprender los conceptos, el marco y la gama de técnicas prácticas que implica la psicosíntesis. Ésta integra tanto les conceptos como las técnicas dentro de un amplio marco destinado a facilitar la tendencia natural humana hacia el desarrollo.

La psicosíntesis, en tanto que concepto del crecimiento humano, data de 1911, Y es fruto de los primeros trabajos del psiquiatra italiano Roberto Assagioli. Aunque fue uno de los pioneros del psicoanálisis en Italia, Assagioli mantenía que Freud no había dado suficiente importancia a los aspectos superiores de la personalidad humana, y afirmaba que era necesario elaborar un concepto más amplio del hombre.

Con frecuencia, las disciplinas orientales han tendido a poner un mayor enfasis en la dimensión espiritual del hombre, mientras que las concepciones occidentales generalmente se han centrado en la personalidad. Pero hay que contemplar al hombre tanto en su conjunto como en cada uno de sus aspectos según su debida importancia. La psicosíntesis reconoce que todo ser humano posee una esencia transpersonal y, al mismo tiempo, afirma que la finalidad de la vida es manifestar de la manera más completa esta esencia, o Ser, en el mundo diario de existencias personales y sociales.
A partir de aquí, Assagioli y un creciente número de psicoterapeutas, médicos, educadores, asistentes sociales, eclesiásticos y otros han desarrollado y definido esta concepción del crecimiento humano. Esta tarea aún está en desarrollo, y no terminará nunca.

Durante los últimos sesenta años se han descubierto varios conceptos y métodos fundamentales, que constituyen la estructura operativa de la psicosíntesis.