Ejemplos de brujerías, romper con un amor

PARA ROMPER CON UN AMOR

 

Tome una fotografía en donde aparezcan los dos, escribe en el reverso su deseo. Corte (a fotografía, de forma en que ambos queden separados y queme la parte donde aparezca el amor que ya no desea. Repita el trabajo durante tres martes.

Guarde las cenizas y tírelas al mar o al agua el martes siguiente. Asi apagará el fuego de su amor sin dejar ni una brasa en sus cenizas.


PARA ROMPER CON UN AMOR DESAPASIONADO

Tome una fotografía de la persona que quiere dejar. Escriba al reverso textualmente que quiere
I que le deje en paz.
Tome una vela blanca y escriba en ella su nombre (el de usted). Enciéndela un martes mientras repite mentalmente: //Desapareceré de tu vida como desaparece la vela/
Después queme la fotografía con la llama de la vela y la persona dejará de requerirle.
¿Qué hacer cuando no hay fotografía?

Como en la brujería todo es simplificación, cuando no tenga la fotografía deseada, basta con un papel blanco.
En ese papel blanco escribirá por una parte el nombre de la persona, y en el reverso (o que desea de ella. Luego proceda con el papel como si se tratara de la fotografía.
En la antigüedad se utilizaban retratos o dibujos de la persona elegida. Actualmente algunos brujos hacen un simple monigote con cuatro rayas sobre cualquier papel para representar a la persona. Los que practican el vudú, utilizan un muñequito construido con cera o arcilla.

En primer lugar, que nos envilecemos como personas. En segundo lugar, que pagaremos de alguna forma por el mal que hemos hecho, que de alguna manera tendremos que compensar nuestros actos, nuestros deseos o nuestras intenciones. Además, no hay mejor candidato a ser embrujado de mala manera, que aquel que ha cometido un abuso sirviéndose de la brujería.
Los fantasmas interiores son más terribles que los fantasmas celestiales, y tarde o temprano la conciencia nos reclama y nos obliga a pagar con bienes los males recibidos.
Si se transgreden las leyes de los hombres, lo más seguro es que se vaya a la cárcel de los hombres. Y si se transgreden las leyes  del ser interno, se va a la cárcel del propio ser interno hasta que purgues tu propia condena. Estas condenas son más frecuentes de lo que pensamos.

La infelicidad interna es nuestra propia cárcel, y lo peor de todo es que no podemos escapar de nosotros mismos. El que desea el mal de los demás construye su propio mal: la envidia. Y nunca tendrá suficiente, porque siempre habrá quien tenga más en cualquier sentido, y siempre habrá alguien que venga empujando detrás para derribarle. Quien abusa de los demás, cree que los demás intentan abusar de él.

La brujería es tan simple como nosotros mismos.

Así que no hace falta preguntar qué nos pasa cuando actuamos mal, interiormente lo sabemos de sobra. Y pobres de aquellos que se crean que será el brujo o la bruja quien se cargue con las culpas de un trabajo de odio, porque el brujo sólo es un instrumento de nuestros propios deseos. Cada quien es personalmente responsable de sus pensamientos, deseos y actos," y cada quien responderá ante sí mismo de ellos. Y niños santos, los ángeles o los demonios le salvarán de dicha responsabilidad. Pero no hay que dramatizar, tenemos muchas vidas para equilibrar nuestra balanza.
Cada quien es muy libre de hacer con su vida y con la brujería lo que quiera. Nosotros no somos nadie para saber en qué punto se encuentra el equilibrio que necesita su karma.

 

Se puede matar con una brujería?

SI, pero sólo si se le dan a ingerir pócimas venenosas a la persona elegida. Acción penada, si se descubre al infractor, con muchos años de cárcel, y en algunos países con la muerte. Pero esta es la única forma de hacerlo, al menos por medios brujeriles. Nadie es capaz de matar a nadie con la mente o con un sortilegio lejano. Sólo las armas de fuego matan a distancia. Ninguna brujería, encantamiento o magia es realmente capaz de matar a un ser humano. Aunque el miedo que sienta una persona al saberse, o sentirse, víctima de un sortilegio puede empujarle a sufrir un accidente, muy rara vez puede llevarle hasta la muerte.
Es cierto que toda creencia mal llevada puede cometer crímenes, también la brujería, pero la Inquisición produjo más víctimas en un siglo que la brujería en toda la historia de la humanidad.

En síntesis, que existen algunas ideas que matan cuando son llevadas al extremo del fanatismo y la intolerancia, especialmente las que tocan temas espirituales, partidistas o religiosos. Y la brujería, en cualquier época de su historia podría encontrarse en ese caso.
Pero hay que descartar que la brujería, o que algún brujo, pueda matar al ejercer sus poderes.