CONSEJOS PARA MUJERES PRÓXIMAS A CASARSE O A SER MADRES POR PRIMERA VEZ

l. La mujer que hiciere llevar sus zapatillas (usadas por algún tiempo), al novio, al marido o el amante, aunque sea por breves momentos, en diferentes días] conseguirá tenerlo sumiso y contento.

2. Si has tenido un sueño pesado o de mal agüero, al levantarte de la cama, lo primero que debes hacer, es escupir en la suela de tu zapato del pie izquierdo y llevarlo puesto tres horas, por lo menos. Así conseguirás alejar la mala sombra que pudiere traerte el sueño que has padecido. Si fuese un sueño feliz el que has tenido ayudarás tu buena suerte escupiendo en la suela de tu zapato del pie derecho y llevarlo puesto todo el día.
 
3. De noche, procura no atravesar nunca la sombra proyectada por una persona de pelo rojo, porque ello te traería muy mala suerte.
 
4. Evita, en lo posible, que una persona querida o de tu agrado te regale agujas alfileres tijeras u otros objetos punzantes o cortantes, porque causan graves disgustos y, a veces, el rompimiento para siempre de su amistad.

Si no te ha sido posible renunciar al regalo, no lo rehúses, pero haz lo siguiente y evitarás sus consecuencias desagradables. Toma el objeto regalado y cúbrelo con una cantidad de sal y otra de harina; bien mezcladas, y déialo en esta forma durante tres días. Pasados los cuales puedes hacer uso de dicho objeto sin inconveniente alguno.

5. Cuando a una persona soltera se le barren los pies con una escoba, se le aleja el casamiento.

6. Si un novio regala unas ligas a su novia, e[ matrimonio no se realiza.

7. Si a una muchacha, por el campo, se [e engancha en e[ vestido una pita seca, será señal de que se casará con un viudo.
   
8. Si dos novios son padrinos de una criatura, no llegan a casarse.

9. Los novios no deben oir leer las amonestaciones porque no serán felices, después de casados. Dentro de un año o muere uno de ellos o se separan.

10. Las doncellas que asisten a una boda y reciben de la recién casada algun alfiler de los que

sujetaban las prendas a aquélla, que los reparta por casualidad, se casan dentro del año.
 
11. En la noche de novios aquel que apague primero [a luz, es el que morirá primero.

12. Una mujer embarazada no debe devanar una madeja de hilo, porque tantas vueltas como dé a la madeja, otras tantas dará la tripa (cordón umbilical) arrollándose al pescuezo del feto.

14. Poniendo debajo de la cama de las paridas unas tijeras abiertas (formando cruz), se evitan los dolores de entuerto (de vientre).

15. Para saber el sexo del hijo futuro es preciso averiguar si en e[ momento de la preñez estaba la luna en cuarto creciente o menguante. Si fue creciente, es nino; si fue menguante, es nina.
Cuando una mujer está embarazada no debe hacer nada sobre el seno, porque salen los hijos atontados.