PODER PSIQUICO DE LOS ANIMALES

Las capacidades paranormales no son patrimonio de los seres humanos. Animales domésticos Y salvajes han demostrado en numerosas ocasiones sorprendentes facultades psíquicas, como ser: la telepatía, la precognición y un prodigioso instinto de orientación, capaz de llevarlos hasta sus amos, cruzando incluso centenares de kilómetros. Tradicionalmente la humanidad les ha considerado como "seres irracionales”; ahora, tras siglos de convivencia y estudios científicos Y de laboratorio, las cosas están cambiando. De distintos experimentos Y análisis de casos reales, se desprende que los animales Y en especial las mascotas domésticas, tienen su propia personalidad y sentimientos, complementadas con sorprendentes poderes psíquicos que podrían incluir la telepatía o la percepción
extrasensorial.

El budismo, el totemismo y el animismo otorgan un alma a todo ser vivo, sea hombre planta o animal; Pítágoras enseñaba que los animales poseen un alma inmortal como la de los hombres, puesto que unas y otras emanan del "alma del mundo", y el maestro Eckhar manifestó que "Dios se halla presente en las las miserables criaturas ... hasta en una mosca. Sin embargo, estos seres demuestran con frecuencia tener una sensibilidad tan especial que permite afirmar en ellos, como lo ha hecho el Papa Juan Pablo 11, la existencia de un soplo divino.

El hecho de que los animales sean capaces de detectar los pensamientos Y prever las acciones de los seres humanos demuestra la presencia constante de una aparente telepatía o misteriosa comunicación entre mascotas y amos. Este vinculo psicológico se manifiesta con claridad en los entrenamientos. En
ellos el entrenador transmite ideas que implican una interacci6n parapsicológica por parte del animal que las entiende como si leyera en la mente, pero en general no es raro comprobar como las mascotas se anticipan a los planes de sus dueños y responden con lógica a sus demandas.
La misma fuente secreta de percepción avisa al animal del retorno inminente de su amo y es frecuente ver cómo éste espera inquieto su llegada.
El Psicólogo WILL Mackenzie, que ha investigado casos de perros, sostiene que los experimentos indican un tipo especial y no identificable de comunicación mediúnica, una suerte de automatismo parapsicológico entre el animal y sus amos.

Mediante esta facultad no explicada, los perros y otros muchos animales presienten la muerte inminente de sus amos o los peligros que éstos corren aunque se encuentren a muchos kilómetros de distancia, en esas ocasiones se niegan a comer; estallan en chillidos e incluso se esconden en algún  lugar sin prestar la mínima atención a sus pasatiempos cotidianos. Este sexto sentido les permite también salvar a sus amos o a otras personas en situaciones especialmente peligrosas, como bombardeos, catástrofes naturales, como terremotos, como si fueran ángeles guardianes, las mascotas advierten a sus propietarios de [as calamidades más imprevisibles e insospechadas. En el año 1956, se contaba en el Call Bulletin de San Francisco el caso de una mujer salvada por la premonición psíquica de su bóxer. Este no quiso salir del automóvil para dar su paseo diario por el parque y comenzó a ladrar de una manera escandalosa, su propietaria desistió y regresó ,al hotel. Veinticuatro horas más tarde, descubrió que el día anterior un enorme árbol había caído justo en el sitio donde había estacionado su vehiculo.
muchas personas se han salvado de morir asfixiadas en sus casas, de accidentes de automóvil y otras catástrofes gracias a los familiares ladridos, toses o rasguños que sus mascaras muertas emitieron en la mitad de la noche o la aparición de sus figuras espectrales.

Los fantasmas más comunes son los de gatos, perros y caballos, tal vez porque estos animales conviven más con los seres humanos. Gran parte de la humanidad cree que algo de la personalidad o la identidad humana sobrevive. La creencia es común a muchas religiones, incluida la cristiana, pero ¿Por qué habría de ser la inmortalidad una prerrogativa exclusiva del ser humano?

También han sido constatados casos de animales no domésticos, como el de las abejas de Sam Rogers, un zapatero y apicultor de Myddle, en Shorkshire, Inglaterra, cuando éste murió en el año de 1961, miles de abejas permanecieron posadas a kilómetro y medio de distancia de su tumba durante media hora y luego retornaron a las colmenas. Ovejas, vacas Y cabras asistieron también en 1953, al entierro de su dueño, un ganadero de Trelawney, los moradores del pueblo fueron sorprendidos por los mugidos del ganado.

Muchas son las historias que hablan de pájaros} gatos y peITOS que intuyeron la muerte cercana de sus dueiíos y reaccionaron con muestras de sufrimiento; algunos} incluso, murieron al mismo tiempo.
En la medida que la memoria individual causal se vuelve más perfecta en un animal, los instintos Y sentidos se sumergen más profundamente, sin embargo la pérdida de la memoria hereditaria Y "específica de la especie'} se ve compensada por una mayor capacidad de adaptación a la nuevas condiciones que la adquisición de su inteligencia indica e implica.
La relación con el ser humano facilita al animal el desarrollo de su potencial Y contribuye a que logre objetivos impensables anteriormente, por ello su evolución espiritual depende de si potenciamos su parte física o la mental.
 

Quienes tienen diálogos con los animales, dicen que el auténtico intercambio proviene del corazón, de los niveles intuitivos de un lenguaje universal en donde no existe ningún tipo de barreras ni limitaciones.
 

LOS DELFINES: ¿UNA INTELIGENCIA SUPERIOR?

La inteligencia del delfin es tal que el hombre la ha utilizado con esa crueldad que lo caracteriza a veces para co
locar bombas en los cascos de los barcos sin importarle sacrificar a su intermediario.
En contraposición, los delfines, además de salvar vidas humanas de los peligros del mar, ayudan a curar aquellos que están enfermos o desesperados.
Horace Dobbs utiliza a sus delfines para salvar a sus pacientes depresivos, suicidas, anoréxicos Y paranoicos.
Quizás el misterio radique en su forma de organización social y esa percepción que los caracteriza. Desde hace miles de años, numerosas sobre las leyendas que hablan de niños y náufragos salvados por delfines, lo cierto es que muchos sostienen que e"os son inclusive más inteligentes que los humanos} de hecho la estructura de su cerebro es más compleja que la de un humano, exhibe un número superior circunvalaciones y una mayor cantidad de neuronas en la corteza cerebral, que es la zona del cerebro donde radican las facultades intelectuales superiores.

Por otro lado la bióloga marina Giovanna Bassetti afirma que "No es que los delfines hayan elegido a los humanos para comunicarse con ellos, sino que éstos tienen una inteligencia tan superior a la del hombre que nosotros nos aproximamos a ellos ... " Patricia SaintJolm , maestra de los EE.UU. que ha aprendido
comunicarse con los delfines para curar a niños autistas, explica claramente esta extraña capacidad de los cetáceos "Ellos llegan a captar hasta lo más profundo del alma humana, por eso nos pueden percibir en totalidad y en profundidad".

Esto se debe en parte a que tienen un nivel sensorial muy diferente al nuestro que es el sonar.