Mitos y verdades sobre las pirámides: una forma que fascina

Se viene prestando gran atención a las informaciones que atribuyen propiedades insólitas a los modelos a escala de la Pirámide. El doctor Boris Vern, director de Mankínd Research Unlímíted, programa de investigaciones acerca de la Pirámide, condujo experimentos usando pirámides de plástico de veinticinco centímetros de altura, así como cubos de plástico del mismo volumen que aquéllas. Estos experimentos dieron los siguientes resultados: poniendo debajo de las pirámides unas bandejas con huevos sin cocer, estos se endurecieron y desecaron en menos de tres semanas. Las distintas colonias de mohos colocadas sobre dichos huevos no prosperaron. En cambio, los ejemplares de control retuvieron su humedad, y constituían un medio excelente para el cultivo de mol1os. Estos huevos de control parecían sufrir ciertas deformaciones al colocarlos debajo de las pirámides después de dos semanas de exposición en medio no protegido.

Los investigadores han demostrado de modo concluyente que los objetos puestos dentro de formas piramidales reciben influjos de un orden fuera de lo común. Estos influjos no dependen de ninguna variable física conocida, por cuanto ninguna variable física podría causar los resultados observados por sí sola. Por tanto, los investigadores se enfrentan a un fenómeno físico ajeno a las nociones consagradas de la física y la química. Suponemos, al menos, que el fenómeno es producto de fuerzas físicas, aunque no pueda explicarse en términos de las propiedades y teorías físicas vigentes. Ello obliga al experimentador a situarse en un punto de vista que le permita explorar dicho fenómeno de una manera exhaustiva y libre de opiniones preconcebidas. Desde luego, parece más oportuno seguir con el planteamiento empírico, en vez de aceptar a ciegas unos postulados dogmáticos en relación con los principios físicos. Una demostración del acierto de este planteamiento es el hecho de que varios. estudiantes universitarios de los Estados Unidos han obtenido, con el método empírico, diversas becas y premios para la continuación de programas de investigación centrados alrededor de las pirámides.

Muchos de los fenómenos observados en las pirámides lo han sido con caracter repetitivo. El poder deshidratador de la energía piramidal viene siendo el más estudiado en la mayoría de los experimentos. La deshidratación de flores, frutos y otros vegetales, así como de animales como peces e insectos, es un hecho que puede considerarse suficientemente demostrado.

Un malogrado investigador californiano, el difunto Verne eameron, realizó sugestivos experimentos sobre la capacidad conservadora de la pirámide.

En primer lugar construyó cuidadosamente una pequeña pirámide. Luego preparó unos sesenta gramos de carne cruda de cerdo, de la cual aproximadamente la mitad era grasa. Después de colocar la muestra dentro de la pirámide, puso ésta en su cuarto de baño. Cameron había elegido a propósito la habitación más caliente y húmeda de la casa, y la más expuesta a grandes variaciones de temperatura y humedad. Nadie dirá que la atmósfera de un cuarto de baño sea la más apropiada para conservar carne.

Sin dejar de mantener un constante control sobre su experimento, Cameron observó que al cabo de tres días la carne despedía un ligero hedor, indicando al parecer el inicio de la descomposición. Pero, según

Cameron, seis días más tarde el olor habla desaparecido Y el pedazo de cerdo crudo estaba totalmente momificado. Sin embargo, es aún más sorprendente su afirmación de que, al cabo de varios meses de almacenamiento en la pirámide, sin sacarla del cuarto de baño, la carne estaba perfectamente comestible.

En otro experimento, Cameron colocó bajo la pirámide una gran rodaja de sandía y, L1na vez más, lo puso todo en su cuarto de baño. Al cabo de pocos días, la rodaja se había encogido al tamal10 de un damasco. En este caso también era comestible sin inconveniente alguno; Cameron dijo que la había hallado {(aún dulce y sabrosa».
Por su formación científica, nao naturalmente Cameron se interrogó sobre la causa de tan insólitos fenómenos. Para intentar averiguarlo utilizó un aurámetro, es decir un aparato de su invención que mide el aura del campo de fuerza de los objetos. Aseguró que se detectaba una columna de energía ascendiendo desde la cúspide de la pirámide hasta la altura del techo. Informó asimismo que toda pirámide pequeña viene a ser como el vértice de un gran campo invisible de forma piramidal, cuyas lineas de fuerza imaginarias se extienden hacia abajo, desde la base de ese vértice hasta el suelo. Además Cameron afirmaba que, después de quitar la pirámide del lugar donde estuviese, a veces quedaba un remanente de carga durante varios días¡ o incluso semanas.

Para deshidratar cualquier espécimen, debe ponerse sobre una plataforma, o directamente sobre la superficie que sirve de base¡ con la dimensión mayor alineada en sentido nortesur. No es necesario que los especímenes o probetas estén centrados con respecto a la cúspide, aunque desde luego ello no deja de tener su interés. El tiempo exigido por la deshidratación varia según el tamaño Y proporción de humedad contenida en el espécimen. Pueden efectuarse inspecciones periódicas del mismo durante el proceso de deshidratación, aunque en este caso se debe cuidar de no estropearlo, así como de devolverlo a la posición exacta en que estaba previamente. Una vez obtenida la deshidratación completa, el objeto puede sacarse de la pirámide para ser expuesto.
Para experimentar con leche, o con cualquier otro líquido que se desee, viértase una cantidad del mismo en una pequeña cápsula de material no metálico. Fuera de la pirámide se tendrá otra cápsula con igual cantidad de liquido a fines de control. En el caso de la leche, al cabo de algunos días el contenido de ambos recipientes se habrá agriado, pero la correspondiente a la pirámide no cuajará.

Para que el ensayo experimental pueda valorarse como un verdadero trabajo de investigación, deben seguirse los Siguientes métodos de control:

1. Pesar el espécimen antes de colocarlo en la pirámide; en adelante, repetir (a pesada todos los días hasta que se haya producido la deshidratación, a fin de determinar la velocidad de deshidratación para la muestra considerada.

2. Alinear otros recipientes, como por ejemplo una caja de cartón, una caja de metal¡ una lata, etc., con y sin tapas. Cada uno de estos recipientes debe ser de un volumen (capacidad) igual al de la pirámide. Colocar en cada uno de estos recipientes de control un espécimen tan parecido la de la pirámide como pueda conseguirse. Dichas muestras también habrán de pesarse cada día¡ y al mismo tiempo que la contenida en la pirámide. Después de pesarlos, devolver con cuidado todos los especímenes a sus posiciones anteriores.

3. Otra muestra más, idéntica a las anteriores, debe ser colocada sobre una superficie plana al aire libre, y pesada todos los días al mismo tiempo que aquéllas.

4. Encabezar un libro de registro con las columnas siguientes: composición, dimensiones y antigüedad de las muestras en el instante de dar comienzo el experimento; composición, dimensiones, forma y volumen de cada recipiente. Día a día se pesarán todas las muestras, verificando visualmente su aspecto en cuanto a decoloración, consistencia y descomposición. Las infom1aCÍones se consignarán en el libro de registro, fechándoselas apropiadamente.

Después de comparar el proceso de deshidratación que tiene lugar dentro de la pirámide con el ocurrido en los demás recipientes, podríamos proponer nos un ensayo comparativo con pirámides de diferentes características/ o a distintas alturas dentro de una misma pirámide. Podemos, por ejemplo, adquirir o fabricar varias pirámides idénticas para colocar dentro de ellas especímenes iguales, modificando sólo la altura de colocación respecto de la base. Una de las muestras, pongamos por caso/ podría colocarse en la misma base, directamente¡ otra a 1/6 de la altura total y otras más a alturas de 115/ 114/ 1/3 Y 1/2/ siempre respecto de la altura total de la pirámide y midiendo desde la base. Es decir, que el nivel de 1/3 para una pirámide de 1 5 cms de alto seria a 5 cms de la base.

En varios países europeos, como por ejemplo Yugoslavia, Italia y Francia se envasa actualmente la leche y el yogur en cartones de forma piramidal. Al parecer, este tipo de envase retrasa el proceso de descomposición y permite a los consumidores guardar dichos productos más tiempo del que se conservarían en recipientes de tipo convencional. Aunque no disponemos de datos que
 

confirmen un mayor período de almacenamiento debido a la forma piramidal del embalaje, sabemos que esa forma actúa como conservante¡ además, no podemos concebir por qué otro motivo los distribuidores incurrieron en el enorme gasto de adoptar un nuevo tipo de acondicionamiento de dichos productos. Por otra parte, no creemos que sea por coincidencia que los fabricantes norteamericanos han decidido también envasar la crema para restaurantes en pequeños cartones de forma piramidal.

Estos envases se tienen a menudo todo el día debajo del mostrador, en las cafeterías, sin refrigeración alguna, y sin embargo presentan una extraordinaria durabilidad. Es muy posible que haya de atribuirse a la forma piramidal esa longevidad de la crema, aunque también cabe quese le hayan añadido conservantes para impedir que se agríe. No obstante, en ese contexto recordaremos que, según se cuenta, en la Rusia zarista las raciones para el ejército iban envasadas en recipientes de forma piramidal, así diseñados precisamente a fines de su mejor conservación. En épocas recientes, cada vez más personas han adoptado la costumbre de utilizar recipientes de forma piramidal para las legumbres secas y otros productos alimenticios/ afirmando que los alimentos almacenados de este modo tienen un sabor más natural que los contenidos en recipientes de formas convencionales. Ensaye el lector la conservación de arroz, porotos, frutos secos, especias e incluso caramelos/ pastas dulces, etc., en recipientes de forma piramidal. Hallará una notable mejora en el sabor de dichos articulas. Además, descubrirá que, durante el verano, dichos recipientes se mantienen exentos de parásitos. Es sabido que los insectos proliferan en los recipientes convencionales bajo condiciones de clima cálido y húmedo.

Se ha sugerido que el café presenta un sabor menos amargo después de almacenarlo en pirámide. Algunos aseguran también que los cigarros puros/ los cigarrillos y el tabaco de pipa adquieren un aroma más suave cuando se utiliza una pirámide para guardarlos. También se afirma que la pirámide ennoblece el whisky y envejece la cerveza, y asimismo que los perfumes fuertes, dejados dentro de piramides, se modifican para dar una fragancia más sutil.

Una empresa de California sugiere, en el prospecto informativo que envía a los compradores de pirámides, que su maqueta puede servir para. hacer requesón o yogur. Segun las instrucciones, hay que colocar un vaso de leche integral, no pasteurizada, directamente bajo el vértice de ,la pirámide. Luego debe alinearse ésta según los puntos cardinales, dejando la leche dentro de ella durante un periodo de tres a cinco semanas. En las inspecciones periódicas del vaso se comprobará que la leche empieza a cuajar y se forma una costra en la superficie. Dicha costra no debe tocarse para nada hasta que haya terminado el período de incubación. Ello ocurrirá cuando toda la leche del vaso haya tomado para satisfacción del consumidor el aspecto de requesón. Después de lo cual puede uno sacar el vaso de la pirámide, separar la costra y comerse su queso hecho en casa.

Si el lector desea emplear su propio modelo de pirámide como "incubador de formas de pensamiento" basta escribir la plegaria o demanda que uno desee en un pedazo de papel común y doblarlo. Sosténgase luego el papel entre las palmas de las manos a modo de punto focal para concentrar un campo de fuerzas, pensando con intensidad en la forma que se ha escrito y, al mismo tiempo, cargando el papel de amor y ternura. Por último se colocará la forma en la pirámide, sin dejar de verificar que tanto el pliego como la pirámide misma estén correctamente orientados según el sentido norte-sur.