PARA ESCAPAR DEL MAL DE OJO

Hay gente que es capaz de secar la leche en la teta de la vaca; dar acidez en un barril de bicarbonato; hacer que la miel se vuelva picante como el ají. , ¿Quien no conoce, por lo menos un ejemplo, de esas personas con ojos "aojadores", o que lo tildan de "mufa", que surgen en nuestra vidas y nos desdichan? Hay varios rituales para alejar a la mala suerte, y este es uno de los más simples y fáciles de ser hechos.
 

MATERIALES:

Un resorte viejo de reloj.
Un cordón de algodón
crudo, o una cadena de oro o plata.
Agua bendita.

MODO DE HACER:

Consiga en una relojería uno de esos resortes viejos y gastados de relojes de pulso antiguos, pidiéndole que le suelde un aro en el mismo, para poder prender un cordón o una cadena. Después, lleve el conjunto (resorte, y cordón o cadena), hasta una iglesia y pase agua bendita por todo.
 

MODO DE USAR:

Úselo de manera que el resorte quede a la altura de su corazón. Si lo prefiere, puede usar el resorte directamente en el bolsillo de la camisa, del lado izquierdo del pecho.
 
OBSERVACIONES:

Hay una ligera controversia en una variación de este ritual popular, que recomienda usar agujas de reloj, en lugar de resortes.

PARA REVERTIR LA MALA SUERTE

Hay ciertas ocasiones en las que usted percibe nítidamente la presencia de la mala suerte a su alrededor. Puede ser en un juego de cartas, en un negocio, en un establecimiento comercial, con la persona amada, etc. Simplemente la mala suerte lo está rondando, minando su resistencia de a poco. Cuando sienta eso bien fuerte, haga el siguiente ritual nacido de la sabiduría popular.
 

MATERIALES:

Un banco de tres patas.

Un puñado de sal.

MODO DE HACER:

Al sentir la presencia de la mala suerte de manera muy fuerte, sobre el banco de patas hacia arriba y tire sal en el fondo del mismo. Dé tres vueltas alrededor, de la derecha hacia la izquierda.

MODO DE USAR:

Sientese en el banco y dé un giro completo, de derecha para la izquierda, después levántese y gírelo de nuevo de patas para arriba. Déjelo así por un tiempo prudencial.
MODO DE USAR:

Encienda la vela y coloque el talismán que ha confeccionado delante de la vela. Rece tres Ave Marías y tres Padre Nuestros] ofreciendo las oraciones a su ángel de la guarda. Una vez que se haya consumido la vela, úselo siempre con usted. Y pronto.