Hechizos y encantamientos

Los hechizos pueden realizarse de varias maneras, pero las más comunes son a través de brebajes o ungüentos. Se administran en las comidas o bebidas y por lo general se preparan con hierbas especiales, partes de animales o especias de "vibración negativa".

Los hechizos pueden ser físicos o morales y, de acuerdo a su intención o no, voluntarios o involuntarios.
El Instrumento del que se valen los "hechiceros" es el agente mágico, que bajo una voluntad perversa se convierte en "agente del demonio". Cuanto más complicada y horrenda es la operación, más eficaz suele resultar, ya que confirma el esfuerzo en razón directa de la resistencia.
En la Edad Media se cometían atrocidades en las operaciones de "magia negra": las misas negras, los sacrificios humanas, las efusiones de sangre y otras monstruosidades constituran la esencia de la nigromancia.

La magia negra no es más que una combinación de sacrilegios y crímenes graduados con el fin de pervertir para sielnpre una voluntad humana y realizar en un hombre vivo el fantasma repugna te del demonio'" (Eliphas Lévi).

La luz astral nos advierte de las influencias negativas por medio de una acción sobre el sistema nervioso que las personas más sensibles lo advierten. La antipatía que sentimos hacia una persona es el aviso de un probable hechizo al que intentará sometemos.

Las súbitas simpatías y los amores fulminantes son explosiones de luz astral, que puede ser atraída o proyectada por el sistema nervioso. El asiento se encuentra en los ojos y en los dedos pulgares; por eso, cuando presentimos un peligro, debemos plegar los pulgares y esconderlos en la palma de la mano. También hay que tener especial cuidado con los propios defectos (pereza, egoísmo, vanidad, etc.), ya que a través de ellos el "enemigo" intenta penetrar para causar el daño.

Existen hechizos de origen muy remoto que, adaptados a nuestro tiempo, aún se practican. Algunos de ellos son los siguientes:
 

HECHIZOS DE AMOR

 

Deben realizarse con respeto hacia el ser amado, enviándole luz y comprensión.

Hechizo de las lagrimas
 
Se debe tratar que la persona amada llore en su presencia para secarle las lágrimas con un pañuelo que será guardado celosamente. Lo llevará a su casa y lo colocará debajo de la almohada. Durante tres noches seguidas, dormirá con la cabeza sobre el pañuelo pensando en el ser amado.

En esos tres días no debe tener ningún contacto con la persona a hechizar. Cumplido lo anterior, se doblará el pañuelo en cuatro y se coserá con hilo blanco. Luego se guardará en una cajita de madera en un lugar al que nadie tenga acceso. Cumplidos estos pasos, se llamará al ser amado para entablar un diálogo tierno y positivo.

Hechizo de las uñas

Se debe contar con uñas de la persona amada, las que serán envueltas en un paño embebido en agua de rosas.
Un día viernes a las doce de la noche, se enterrará el envoltorio al pie de un nogal o de un pino en un pozo de unos cincuenta centímetros de profundidad sin la presencia de nadie. Los resultados se apreciarán de inmediato.
 

Hechizo del sapo

Se trata de un hechizo de los más efectivos. Antiguamente se mataba al sapo, pero esto es absolutamente innecesario.
Se debe obtener orina de sapo, con la que se mojará un trapo de forma cuadrada. En el interior de este paño, se colocará una prenda íntima de la persona a cautivar, cuidando que la misma quede bien centrada. Luego se unen ambas piezas con hilo de seda. En el centro exacto de un cuarto cerrado se le prenderá fuego, nombrando a la persona amada y cuidando de prodigarle alabanzas.

Hechizo de las plumas de ave

Hay que localizar un nido en el que habite una pareja de aves. En ausencia de ellas se recogerán plumas de ambos pájaros, las que serán envueltas con una prenda de la persona a hechizar. No deben utilizarse plumas de cuervo ni de ningún ave de color negro.

Este hechizo fue muy popular en la Europa medieval y en la América precolombina.

 
Hechizo de la pata de gallina

Se unen dos prendas íntimas, una de la persona a la que se pretende enamorar y otra propia. Se atan entre si con una hierba llamada “pata de gallina" (se consigue en las herboristerías se echará sobre el envoltorio humo de tabaco y aliento de alcohol. Luego se enciende una vela rosada mientras se repite en voz alta: "'Pido por el bien del ser que amo. Envio luz a su mente. Envío luz
a su corazón. Pido por nuestra eterna unión."
Esta ceremonia debe realizarse un viernes a las doce de la noche.

 

HECHIZO PARA ATRAER RIQUEZAS

 

Se debe comenzar en día domingo y con la luna en cuarto creciente. En el lugar más tranquilo de la casa, ubique una mesa vacía y limpia. Para ello se le pasa un trapo blanco embebido en vinagre. Se cubre la mesa con un mantel, sábana o lienzo blanco. El altar ya está preparado. Se ubican tres velas doradas o amarillas formando un triángulo equilátero con un vértice orientado al Este.

En el centro del triángulo coloque una foto suya con la cabeza hacia el Este; sobre la foto se colocan siete monedas doradas de igual valor. Alrededor de la foto se traza un Círculo con aceite de girasol. Luego se deben encender las velas con un fósforo, comenzando por la que está al Este y continuando el sentido de las agujas del reloj.

Mientras las velas están encendidas, se debe repetir tres veces la siguiente oración:
""En los nombres de Agla, On, Maton, os invoco, genios de la riqueza, fortuna y buena suerte. Escuchad mi llamada, os Imploro. Os pido que el dinero y la riqueza desciendan sobre mí en abundancia. Os lo suplico, haced que la fortuna y la buena suerte me sonrían en todo momento. Por los poderes del Sol y Júpiter mi luz brilla mas ahora, mi Poder es permanente, la riqueza, fortuna y buena suerte llegan hasta mí.