Historias de Clarividencia

strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/wwwcun/todamedicinaalternativa.com/terapias/modules/book/book.module on line 560.

Algunos investigadores han tenido la oportunidad de experimentar personalmente estas dotes psíquicas; éste es el caso del británico Archíe Roy, con un sensitivo de Glasgow llamado Albert Dest. Un amigo le llevó a casa del clarividente, sin comunicar a éste ni su nombre ni su dirección. El señor Best, que cree ser el intermediario de los espíritus de los muertos, dijo a Roy que varias personas que habían muerto deseaban saludarle y comunicarle sus buenos deseos. Después las nombró y dio algunos detalles acerca de cada una de ellas, incluidas sus direcciones completas, con el nombre de la calle y el número.

Todas estaban cerca del lugar en que vivia el investigador, pero éste jamás había oído hablar de la mayoría de ellos. Cuando más tarde hizo averiguaciones, descubrió que esas personas habían existido y habían vivido en las direcciones apuntadas por el señor Best, aunque, en algunos casos, habían habitado allí diez o más años antes de que él se mudara a aquel barrio. Resulta interesante el hecho de que esos mensajes insistieran tanto en las direcciones de personas fallecidas: el seí'\or Best había trabajado, años antes, como cartero. Esto es típico de la forma en que las características personales de un vidente parecen influir en la naturaleza de los mensajes que transmite.

Por supuesto, esta prueba no era concluyente, pero valía la pena seguir insistiendo. Roy preguntó al señor Best si podía llevar a una persona amiga a visitarlo quince días después. Al concertar la cita, el investigador se guardó de nombrar a esa persona en aquel momento ni siquiera había decidido a quién invitar y de evitar las palabras él y “ella”, Cuando Roy llevó a una amiga a casa del señor Best, éste la veía por primera vez; y no aludieron a su nombre al presentársela.

El señor Best, como muchos sensitivos, trabaja en un estado de conciencia imperceptiblemente alterado. En ese estado afirmó que el difunto padre de la amiga de Roy estaba presente, y que le estaba proporcionando información. El señor Best hizo las siguientes afirmaciones:

"Su padre ha  muerto, su madre vive. Tiene un he/mano y ninguna hermana. Su padre estaba vinculado con la ley. Murió de repente. Cuando leía en zapatillas, colocaba el talón de una en la punta de la otra, y tenía la costumbre de empujar el talón de la zapatilla hacía arriba con la punta de la otra. Lo m.is fuerte que bebía era leche; siempre le hacian broma s por eso en la familia. Cuando usted y su madre trataban de persuadido de que hiciera un viaje al extranjero, decía cosas como {(No; mi corazón esta en Escocia)}, y se negaba a ir. Tenía dos relojes. Uno sigue en casa de la familia y al otro, un reloj de pulsera, le cambiaron la correa la semana pasada. La veo rodead,1 de gente. Todos están escribiendo, anotando cosas. Pero usted no es novelista.

Después la amiga de Roy, que era periodista e hija de un comisario de policía, le confirmó que todas las afirmaciones eran exactas, incluidas las que se referían al reloj, que ella llevaba puesto en aquel momento. Había pertenecido a su padre y le había cambiado la correa una semana antes. Durante esa misma reunión, el señor Best comunicó a Roy otros hechos, afirmando que se referían a su vida y a su familia; algunos se remontaban a treinta o cuarenta añas atrás.

Todos eran correctos. El experimento reforzó mucho su convicción de que más allá de la forma en que se lo quiera interpretar el don existe.

Entre todos los investigadores psiquicos que estudiaron a sensitivos con esos dones han figurado también el doctor Osty (un médico francés que dirigia el Institut Métapsychique International de París), el doctor Hettinger (que publicó dos libros en los que describía sus experimentos y conclusiones) y el profesor W. Tenhaeff, del Instituto  de Parapsicología de la Universidad de Utrecht. Los tres realizaron un estudio detallado de los llamados “psicometristas", sensitivos que parecen obtener los mejores resultados cuando se les permite tocar algún objeto, carta o documento que pertenece a la persona “blanco", la cual puede estar viva o muerta.