Talismanes y amuletos

Tanto el talismán como el amuleto son objetos de piedra, metal, madera u otro elemento, pero el primero, a diferencia del amuleto, debe ser preparado bajo ciertaS condiciones astrológicas. Los talismanes más comunes eran medallones circulares en los que se grababan figuras de unicornios, osos y gacelas, con signos cabalísticos o palabras mágicas. Estas palabras mágicas estaban escritas en caracteres hebreos, árabes o sirios, por ser las civilizaciones que más lejos llegaron con el saber talismánico. Algunos talismanes estaban confeccionados sobre pergamino virgent en una piedra simbólica o en una medalla o medallón. Estas medallas tenían que ser "preparadas" antes de poder ser usadas. Se las pasaba por la piedra imán y luego se las colocaba en una bolsita de raso verde junto a limaduras de acero y oro y siete gramos de trigo como ofrenda a los siete planetas.

Cumplida esta ceremonia, que debía realizarse en día domingo a la salida del sol, el dueño del talismán podía colgárselo sobre su corazón con un cordoncito de seda verde.

Correspondencia de los talismanes con los planetas

Los talismanes que tenían dominio sobre las cosas positivas (la fama, el poder, la autoridad, el prestigio social), correspondían al Sol. Eran consagrados en día domingo y se los ponía bajo la protección del Arcángel Michael. Los que tenian que ver con el aspecto psíquico oculto de la persona, con la adivinación,  la intuición y los sueños, correspondían a la luna. Se los consagraba en día [unes y quedaban bajo la protección del Arcángel Gabriel.

Los que se confeccionaban con un fin bélico, para defensa en las guerras, para las discusiones o polémicas, tenían como regente a Mane. Se los consagraba en día martes y los protegía Samuel.
Los talismanes que tenían que servir para prácticas curativas, defensa ante enfermedades y todo lo relativo a la salud, eran regidos por el planeta Mercurio. El día de consagración era el miércoles y quedaban bajo el poder de Rafael. Los talismanes religiosos correspondían al planeta Júpíter, se los consagraba en jueves bajo la advocación de Zachael.

Los talismanes confeccionados para interceder en cuestiones amorosas corresponden a Venus y eran consagrados los viernes bajo la protección de Anael.
Por último, los talismanes que tenían que ver con la muerte, con los poderes y enemigos ocultos, con las transformaciones espirituales de las personas a partir de la muerte correspondian al planeta Saturno. Se los debía consagrar en día sábado y quedaban protegidos por Orifiel.

EL TALISMÁN ABRACADABRA

Es, sin dudas, uno de los más conocidos y antiguos de los talismanes. Era útil para toda clase de protecciones, para alejar los sortilegios o cualquier influencia adversa. También protegía contra las enfermedades.

Se grababa la palabra mágica en llna piedra simbólica, en metal o en pergamino vírgen. Se han encontrado algunos en medallas electromagnéticas. Este material hecho con la fusión de los siete metales planetarios es de consistencia porosa y por lo tanto frágil por lo que había que usarlos con mucho cuidado.

ABRACADABRA
ABRACADABR
ABRACADAB
ABRACADA
ABRACAD
ABRACA
ABRAC
ABRA
ABR
AB
A

Los talismanes son acumuladores de energía y de fuerza. Ellos combinan su energía con la de su dueño, por lo que es conveniente que cada persona fabrique su propio talismán.

Un talismán poderoso para abrir caminos y superar obstáculos¡ además de favorecer la suerte en el juego es el siguiente:

1) Debe ser confeccionado en lámina de cobre y tamaño chico para poder lIevarlo con uno.
2) Se traza una circunsferencia, dentro de ésta una estrella de seis puntas (Estrella de David) y dentro de la estrella un cuadrado con las siguientes palabras cabalísticas:
SATOR  AREPO  TENET OPERA  ROTAS
En el reverso se pondrá ei nombre de su dueño.
Debe exponerse al sol un domingo y colocarse debajo de la almohada durante siete noches. Luego puede usarse con fe.

Existen los amuletos medicinales, curativos o preventivos de la salud. Los llamados protectores son los que defienden a su poseedor de peligros visibles e invisibles y alejan los malos espíritus.
Los guerreroS son los que confieren audacia y valentía.
Los amorosos aseguran el amor y la felicidad, haciendo que el ser amado corresponda el amor.
Los amuletos de la buena suerte son los destinados a atraer la riqueza, el éxito y el bienestar. Los distintos materiales con que los amuletos son fabricados proceden del lugar en que se los confecciona.
En la región de influencia guaraní, los elementos más usados son los huesos y los palos. Se los conoce con el nombre de "payé'''
En sus orígenes, para la confección de amuletos se utilizaban piedras y metales preciosos. El valor que se les otorgaba era proporcional a su costo y belleza.
 
Era muy importante relacionar cada elemento con su planeta correspondiente. Por ejemplo: la plata se corresponde con la Luna¡ el cobre con Venus¡ el oro con el Sol, el rubí con Marte y el zafiro con ]Úpiter.
Los reyes y los personajes de las cortes consultaban a los alquimistas y astrólogos a la hora de elegir sus joyas. Sabían que a Tauro le corresponde la esmeralda y a Acuario el jaspe.
Así como el talismán¡ mediante sus formas y diseños¡ es capaz de alejar influencias malignas, el amuleto confiere poderes especiales a su poseedor.

En Roma, se usaba la esmeralda para asegurar la fidelidad de la persona amada; si ésta traicionaba a su pareja, la esmeralda perdía su brillo.
En la actualidad persisten algunas creencias sobre los amuletos, aunque no todo el que lo usa consulta a un astrólogo o a un parapsicólogo. Sin conocer sus raíces, suelen adaptarse por moda o por sugerencia de alguna persona determinada.