Dolores musculares, disentería y tratamientos de belleza

DISENTERIA

ALTHAEA ROSA: Usar la cocción de las hojas o de los pétalos, por vía oral.

ALGARROBO: Ver dosis en 11 Afecciones pulmonares y bronquiales.

IPECACUANA: Usar en lavativas la cocción de la raíz, hecha a base de 1 5 a 20 gramos por litro de agua.
LIMONERO: Como la receta precedente.
LINAZA: Usar la cocción de semillas a razón de 20 a 30 gramos por litro de agua. MAQUI: Comer el fruto o tomar el caldo de su cocción. ORTIGA COMÚN: Como la receta precedente.
veces al día.
ROMAZA: De la infusión de la raíz al 2%, tomar 3 ó 4 tazas diarias.
SANGUINARIA: Como la receta precedente.
SAPONARIA: Como la receta precedente.
TAMARISCO: Se usa la infusión de hojas y flores al 3%.
: Usar la infusión del té en bebidas.
TILO: Como la receta precedente.
TUNA: Usar la cocción de la corteza del fruto (100 gramos por litro de agua) bebida a pasto; o el caldo de la corteza de la 'raíz (50 gramos por litro de agua).

DOLORES MUSCULARES Y ARTICULARES
ALCANFOR: Es de uso externo en emplastos, o en solución 0leosa y alcohólica.

 

Tratamientos para la belleza

Los gustos sobre belleza varían enormemente de una persona a otra.  El concepto de belleza personal depende de la propia persona. Ser bella de un modo general tiene mucho que ver con la persona para que ella se sienta bien consigo misma.

La belleza muestra lo que refleja el alma. Muchas personas consideradas por otras como bonitas, no consiguen irradiar la belleza interior y se vuelven antipáticas, apartando a las otras personas de ellas.

Es como si la belleza, lejos de ser un don, pasa a ser una maldición. Muchas desearían ser "feas" como las otras, más felices, justamente porque no encuentran felicidad en la propia belleza que, por si sola, no es sinónimo de felicidad. La verdad, lo que ellas necesitan es solamente descubrir la belleza interior. Es lo que se observa, en la esencia de todos los rituales o simpatías populares para la belleza. Ellos buscan, antes que nada, armonizar a la persona consigo misma.