El propóleo, su obtención e indicaciones medicinales

 

Considerado como un potente antibiótico natural, el propóleo tiene múltiples funciones terapéuticas y es considerado por los estudiosos del tema igual de potente que la miel y jalea real.

El uso del propóleo se conoce como un tratamiento terapéutico de más de 5000 años. Su nombre es de origen griego, que significa pro (defensa) + polis (ciudad) o defender la ciudad, o en caso de que la colmena “corporal” esté amenazada. 

El propóleo se compone de ceras y resinas recogidas por las abejas de diferentes partes de las plantas, tales como brotes, botones florales y exudados resinosos.

 

Indicaciones terapéuticas del propóleo

 

* Superficiales condiciones inflamatorias tales como estomatitis, amigdalitis, gingivitis piorrea alveolar, hemorroides;

 

* Prevención de la salud, la recuperación de la fatiga y prevenir otros síntomas indeseables que ocurren internamente;

 

* Mejorar las ulceraciones e inflamaciones y aliviar los síntomas del reumatismo, diabetes, hipertensión;

 

* Reforzar el ataque inmune por la acción de los linfocitos, estimulando el organismo que está debilitado, la reducción de los efectos secundarios de la radioterapia contra el cáncer y;

 

* Prevención y tratamiento de la neumonía y la bronquitis crónica infantil;

 

* El tratamiento de las quemaduras y los efectos sobre las enfermedades de la piel.