Cocina curativa: alimentos y bebidas que curan

 

En esta sección nos adentraremos en el mundo culinario más sanador: poder preparar alimentos y bebidas caseras que nos potencien la salud. Muchos ingredientes que usamos normalmente en la cocina tienen propiedades que ignoramos y que es preciso conocer. Resulta sorprendente cuando nos enteramos que alimentos básicos o bebidas que siempre ingerimos pueden usarse tal cual o con alguna modificación para tratar diferentes tipos de dolencia.

Por lo general, los digestivos son beneficiosos para todo el mundo, aunque no debemos arriesgamos a comprometer nuestra cura por el mero hecho de no haber solicitado el parecer del especialista o del médico. 

En este sitio se proporcionan las características, nombre botánico y referencias acerca del lugar donde se encuentran las distintas hierbas o plantas. Aun así, es preferible no recolectarlas en prados o campiñas, excepto cuando se trata de hierbas de imposible confusión, como la albahaca, el laurel, el romero o el poleo, que pueden cultivarse incluso en macetas o en el propio jardín. 

 

Bebidas digestivas

 

La recolección de las especies es una operación fascinante que exige mucha práctica y, dado que hay plantas muy parecidas entre sí (como es el caso de las umbelíferas), no es aconsejable correr riesgos al recolectar una especie en lugar de otra. Además, sería una verdadera lástima saquear inútilmente el patrimonio de nuestros bosques y praderas, cuando los herbolarios pueden proporcionamos las hierbas y plantas desecadas necesarias, así como raíces y semillas selecciona-das, libres de toda impureza. 

La preparación de estos medicamentos, llamémosles caseros, resulta divertida y relajante. Alinear en fila en nuestro armario las bonitas botellas que contienen vinos y licores pre-parados por nosotros mismos resulta sumamente agradable. Pero antes de ponemos manos a la obra, es preciso leer las normas que se facilitan a continuación y que volverán todas las operaciones más fáciles y menos costosas.