Veganismo, dietas macrobióticas e integrales

Veganismo

La Sociedad Veganista se fundó en 1944 como una forma más estricta de vegetarianismo. Los practicantes del vegetarianismo son lactoovovegetarianos, es decir, que aparte de vegetales consumen productos derivados de la leche y huevos, mientras que los veganistas consumen únicamente productos del reino vegetal. Por consiguiente, para los veganistas la preocupación por la explotación humana del reino animal y del medio ambiente tiene un mayor alcance, aunque ambos movimientos tienen muchos puntos en común.

La dieta veganista se limita a cereales integrales, frutos secos, legumbres secas, fruta, legumbres frescas, semillas, aceites vegetales y <<leche» proveniente de fuentes no animales, como la saja. También han sido adoptadas dentro de la dieta las hierbas, las plantas silvestres y las algas. Necesariamente, se recomiendan los alimentos ricos en proteínas, y la harina de saja juega un importante papel dentro de las recetas veganistas. El «queso» empleado por los veganistas es a base de saja.

Indudablemente, los alimentos integrales constituyen un importante factor para prevenir las deficiencias de la dieta veganista. Sin embargo, una variedad tan limitada de alimentos puede crear una escasez de aminoácidos en el cuerpo. Este problema también se presenta en algunos vegetarianos, y la respuesta reside en la cantidad y gama de alimentos consumidos.

El hecho de que existan miles de veganistas sanos demuestra que los principios nutricionales aceptados normalmente no son necesariamente los correctos. La salud puede mantenerse y mejorarse eliminando todo alimento de origen animal, pero estos regímenes quizá no sean idóneos para todas las personas. Tanto en vegetarianismo como en veganismo, las consideraciones éticas y sanitarias tienen gran importancia, y los argumentos económicos hablan por sí solos.

 

 

Macrobiótica

El término macrobiótica fue empleado por primera vez por el filósofo japonés George Ohsawa. Éste opinaba que este término reflejaba el espíritu de lo que toda persona sana debe sentir: macro, que quiere decir «grande», y bios que significa «vida». En otras palabras, con una dieta adecuada podemos experimentar una gran vida, llena de aventuras, libertad y creatividad. Ohsawa pasó la mayor parte de su vida difundiendo por todo el mundo la filosofía macrobiótica y su reforma dietética. Después de su muerte, ocurrida a mediados de la década de los sesenta, varios de sus amigos y de sus discípulos han continuado su labor.

 La dieta no sólo tiene fines preventivos, como mantener la salud y disminuir la incidencia de enfermedades; también es utilizada terapéuticamente por aquellas personas que ya se encuentran enfermas y desean utilizar métodos naturales de curación.

Aunque los principios de la dieta macrobiótica son practicados en numerosas culturas tradicionales, los fundamentos filosóficos de la macrobiótica residen en el estudio del Yin y del Yang, base de toda la medicina oriental.

La macrobióticaes una concepción dietética, más que una dieta específica. Puesto que todos somos diferentes, vivimos en entornas diferentes, tenemos diferentes necesidades y realizamos tareas distintas, las dietas individuales pueden variar.