Tipos de algas

Comúnmente, para su estudio las algas se clasifican en cuatro grandes tipos:

Algas azules: (unicelulares)

Como la espirulina que es una microalga rica en vitamina B12, proteínas, todos los aminoácidos; el varech, que es un alga rica en yodo y alginato.

Algas rojas:

El agar-agar, se consigue de un proceso complejo para lIevarla a polvo, al solidificar se forma una gelatina, se utiliza en yogures y flanes; carragenina, rica en hidratos de carbono complejos; la dulse, contiene potasio, hierro y proteínas, la gigartina contiene un alto porcentaje de bromo.

Algas verdes:

Enteromorpha y ulva; se hace con ellas harina para alimento de animales.

Algas pardas:

Porphyra (Nori), es típica en la elaboración de sushi, en países de América se la consume ahumada o tostada; nishime kombu, rica en potasio y yodo, ito wakame posee vitamina C y del grupo B, calcio y potasio; hiziki o hijike una de las más conocidas y de sabor fuerte; alaria, se utiliza mucho en sopas y es rica en minerales; la fucus contiene yodo y se utiliza como adelgazante y anticelulítico, la macrocystis pyrifera es rica en alginatos, desintoxicante.
En Japón,  centro de Europa, sur de Gales, Asia, Chile, Islandia, las algas se utilizan cotidianamente en la cocina. En occidente se usan principalmente para cuajar lácteos, en flanes, helados, mayonesas,
aiimentos "descremados", como c1arificante de cervezas, vinos y jugos de fruta y para la repostería casera e industrial.

Las verduras marinas contienen entre diez y veinte veces más minerales que las terrestres y además no pueden ser cultivadas con agentes químicos.

Las algas se adquieren secas por lo que su almacenamiento es muy fácil, y como al entrar en contacto con el agua aumentan su tamaño, se utilizan en pequeñas cantidades, por lo que resultan sumamente económicas y permiten almacenar una variedad de ellas para diferentes comidas. Además se deben utilizar en pequeñas cantidades, aunque regularmente, pues contienen muchísimos nutrientes concentrados y lo que el cuerpo no necesita, lo elimina.

Las algas marinas se nutren del agua de mar captando y almacenando las sustancias químicas de su entorno; contienen sales minerales, oligoelementos, materia orgánica como fibra y compuestos nitrogenados, son ricas en yodo, hierro, magnesio, calcio, potasio. También contienen vitaminas A, E Y Seta Caroteno que combaten la formación de radicales libres y por lo tanto retardan el envejecimiento, el Seta Caroteno también se asocia a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Su contenido en fibra estimula el funcionamiento intestinal y evita el estreñimiento. También brinda una sensación de saciedad por lo que, junto con su contenido de yodo y su bajo contenido en grasas, contribuye con aquellas personas que quieren bajar de peso, colaborando asimismo con la regulación de los niveles de azúcar y colesterol en sangre.
 
Su contenido de sodio es beneficioso para la personas con baja presión arterial, debiendo tener cuidado al consumirlas las personas hipertensas. Lo mismo ocurre con el hipertiroidismo, las personas que lo padecen no deben consumirlas frecuentemente, siendo beneficiosas para aquellas que sufren de hipotiroidismo.
De todos modos para la inclusión de algas en la alimentación, si se tienen dudas, es aconsejable la consulta con un médico o nutricionista.

RECOLECCiÓN Y MANUFACTURA

El proceso de recolección varía según los lugares, se realiza por arribazón (en forma manual, por corte o recogida en la costa) por buceo o por lanchas con redes. Para su secado son colgadas bajo techo entre cinco y siete días. Durante este proceso reducen su peso y volumen hasta cinco veces.
El agente conservante natural de las algas es la sal marina que evita su descomposición y permite su conservación por largo tiempo.

En el caso de que el alga se utilice molida, el proceso de molienda define la calidad del producto. Se deben retirar agentes propios del medio ambiente en que viven (mejillones, crustáceos, etc.). Se dispondrá entonces de un polvo de algas con inexistencia de olores, aplicando Buenas Prácticas de Manufactura.
En los molinos se cuida que la temperatura no pase de los 40/45 grados, lo que impide que los mucílagos de las algas no pierdan sus cualidades.