Google
 
 

 

Volver a poder de la mente

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Terapias holísticas

El mantenimiento es el corazón de la medicina preventiva. Las áreas saludables o que han sido curadas necesitan el cuidado de toda una vida para permanecer saludables. Ocasiona/mente usted se encuentra con alguien que tiene un automóvil con varios cientos de miles de kilómetros y que funciona maravillosamente. Invariablemente, el dueño ha puesto mucho amor en su mantenimiento. Si usted pusiera una energía similar en el mantenimiento de su propia máquina como forma de vida, aumentaría enormemente las probabilidades de parecerse a ese automóvil hasta bien entrada la vejez. Después de haber leído hasta aquí, probablemente tiene una buena idea de lo que implica el mantenimiento. Significa un estilo de vida considerado, sensato, y no simplemente un examen general periódico.

El crecimiento es el tercer miembro, y significa ir más allá de lo que usted conoce Y experimenta. El crecimiento es un ingrediente esencial de la vitalidad, pues aquéllos que alcanzan un cierto nivel en la vida y luego se detienen, invariablemente comienzan a estancarse, a volverse insípidos. Para utilizar un ejemplo dietético de los tres miembros, la curación puede ser seguir una dieta especial durante un tiempo para superar un periodo de intoxicación. El mantenimiento sería adoptar hábitos de alimentación sanos como forma de vida. El crecimiento incluiría experimentar con la dieta, sintonizar con más exactitud la retroalimentación que le están dando su cuerpo y su mente, refinándose y cambiando, sin estancarse en un patrón particular de alimentación. El crecimiento también implica experimentar con su Dieta Total. Por ejemplo, si rara vez pasa un tiempo solo, intente tomarse un fin de semana para ir al campo para estar consigo mismo. El crecimiento implica curiosidad, cuestionamiento, no llegar a estar nunca demasiado satisfecho, estar siempre abierto al cambio.

Si le es posible tomarse algún tiempo, cuando tenga energía y no lo distraigan, podrá echar una buena mirada al cuadro total de su vida para ver qué áreas necesitan curación, cuáles requieren mantenimiento y cuáles están abiertas al crecimiento. Interésese por su vida como en un ecosistema y estudie el flujo de su energía. Examine los insumos, físicos y psicológicos. Observe la forma en que usted transforma esta energía, y cuáles son los resultados. Sus resultados no son sólo lo que hace, sino cómo lo logra, la calidad de la energía que usted pone en el mundo. Al examinar este flujo de energía, de lo que usted recibe a lo que usted entrega, puede comenzar a apuntar hacia las filtraciones de energía, áreas de debilidad o de desperdicio en el flujo general. Por ejemplo, si usted bebe mucho alcohol, ésta es una importante fuga de energía de su ecosistema. No hacer suficiente ejercicio es otra filtración de energía. De la misma manera lo son vivir en una situación tensa, comer demasiado azúcar, estar disgustado con lo que hace, fumar, carecer de un equilibrio apropiado de intensidad y relajación. Hay un gran número de fugas de energía comunes, y cada persona tiene su propio patrón de fugas mayores y menores. Si usted es capaz de descubrir esas filtraciones y hacer algo al respecto, quizá con la ayuda de la autohipnosis, descubrirá que está dando un gran salto hacia una mejor salud. Por supuesto, es necesario trabajar primero sobre las principales fugas. Cada vez que usted obtura una fuga importante su sistema se vuelve más sensible, y estará en posición de localizar otras, más sutiles.

Aquí es donde la autohipnosis puede ser una herramienta enormemente valiosa. Para crear un programa personal de evaluación de la salud, es esencial hacer una apreciación exacta de las fuerzas y las debilidades. Usted debe conocer sus filtraciones. Muchas personas son ciegas a sus propias debilidades por la simple razón de que verlas significaría cambiar, abandonar algo, y le temen a eso. En consecuencia, se necesita una conciencia clara, imparcial, y una gran receptividad para evaluar qué se necesita. Estas son, precisamente, las cualidades que surgen naturalmente en el estado autohipnótico. Aquí presentamos un proceso dirigido a ayudarlo a entrar en contacto con el estado de su ser.


EL PROCESO DEL EXAMEN TOTAL.

Póngase en estado hipnótico. Ahora imagine lo que para usted es el doctor o el curandero perfecto, y vea a esta persona aparecer vívidamente ante usted. Le va a hacer un examen total de cada aspecto de su ser. Usted quiere oir la verdad. Su médico consumado le dirá lo que es necesario curar.
lo que sólo requiere mantenimiento, y qué áreas están maduras para crecer. Sea abierto y receptivo a aquello que obtenga de este proceso, y no discuta la respuesta. Algunas veces las personas se sorprenden por lo que descubren sobre sí mismas. Cuanto más sorprendido esté, tanto más valioso habrá sido el proceso para usted. Si hay un intervalo de calma, podrá hacer preguntas específicas, a las que puede o no recibir respuesta.

También puede ser valioso para usted un proceso ligeramente diferente, particularmente si no tiene claro, como muchos, qué es lo que quiere. Mientras que algunas personas están sumamente orientadas hacia sus metas, muchas otras se debaten en vano porque nunca se han tomado el trabajo de conocerse lo suficientemente bien como para definir qué quieren, tanto en el corto como en el largo plazo.


EL PROCESO DE PRIORIDADES.

Póngase en estado hipnótico. Luego pregúntese, "¿Qué es lo que realmente quiero? ¿Qué es importante para mí? ¿Hay algo que falta en mi vida?". Deje tiempo, después de cada pregunta, para que aparezcan las escenas o imágenes. "¿Estoy gastando mi tiempo y mi energía en la forma en que quiero gastarlos? ¿Cuáles son mis prioridades, tanto en el corto como en el largo plazo?". Es útil escribir después las imágenes o las palabras que se le aparecieron, y contemplarlas seriamente, porque estas actitudes son importantes para su ser. No sólo ayudan a determinar la forma en que usted experimenta el presente, también tienen un efecto poderoso sobre el futuro. Resulta provechoso tener claro lo que quiere, y hasta resulta provechoso tener en claro que no ve con claridad.


Quizá el tema más importante que debe estar claro desde el comienzo es si usted se compromete verdaderamente a estar bien. Eso no es una broma. La respuesta superficial de casi todos es el deseo de estar sanos, pero, si la salud significara tener que cambiar ciertos hábitos perjudiciales, algunas personas están más interesadas en conservar sus hábitos que en llegar a estar más saludables.
A cada momento tenemos la elección de optar o no por la salud. De hecho, existe en nosotros el "Deseo de la Salud", que es una forma más general, más atenuada, del "Deseo de Vivir". Si el deseo estuviera simplemente funcionando dentro de nosotros, sin que lo modificara ninguna fuerza opuesta, todos avanzaríamos naturalmente hacia una mayor salud. Sin embargo, éste no es el caso. En nosotros opera otra fuerza, que tiende a anular el efecto del deseo de la salud. Se la ha llamado el "Deseo de Morir". También se puede pensar en él como el deseo de evitar las alteraciones, el deseo de fundirse y desaparecer, el deseo de la paz final. Aquéllos en los que este impulso tiene preponderancia llevan una vida que tiende a la autodestrucción. Frecuentemente se suicidan, rápida o lentamente. En épocas de gran tensión a veces se puede observar directamente la lucha que se desarrolla entre el deseo de la salud y de la vida y el deseo de la destrucción y la muerte.
Existe eso que llamamos un compromiso de estar sano. Puede representar la diferencia en la dirección en la que se mueva usted al envejecer, a medida que lo tironean estos dos ímpetus opuestos. Este compromiso es la conciencia de que usted puede elegir seguir al deseo de salud cada vez que se presenta la oportunidad, al mismo tiempo que deja solo al deseo de destrucción, sin engranarse con él. El compromiso es también una resolución de
hacer esta elección de estar bien y continuar haciéndola. Saber que puede elegir la salud y hacer que esto afecte su vida es un pensamiento liberador y consolador.

EL PROCESO DE ELECCION DE LA SALUD A TRAVÉS DE LA TERAPIA HOLÍSTICA.

A través de la autohipnosis usted puede poner inmediatamente en práctica este compromiso. En estado hipnótico, dése esta sugestión posthipnótica:
"Soy consciente de que en todo momento puedo escoger entre la salud y la enfermedad. Recordaré firmemente este hecho que quedará como parte de mi conciencia. En todo momento, elijo estar bien. Mi elección es importante, ya partir de este momento tendrá un efecto positivo sobre mi ser. Mi elección de estar bien se manifestará en la forma en que como, hago ejercicio, me relaciono con los demás, y en todos los aspectos de mi vida. Será evidente en mi actitud hacia cualquier cosa que me suceda. A partir de este momento estoy comenzando a sentir los efectos benéficos de esta elección de estar bien. Veo claramente que mi salud depende en su mayor parte de mis actitudes, y que puedo elegir, y elijo, mi actitud. Elijo estar bien".

Las implicaciones de esta actitud son inmensas.

Comenzará a ver más y más aplicaciones prácticas en su vida diaria. Una aplicación es que a hora puede comenzar a hacer un uso positivo de sus áreas fuertes para trabajar sobre las débiles. Por ejemplo, Fred M. era un hombre dedicado a lo físico. Su trabajo como guardabosques lo mantenía físicamente activo, y en su tiempo libre corría, andaba en canoa y ascendía montañas, generalmente solo. En sus cuarentas su salud comenzó a deteriorarse, y alguien le hizo conocer las ideas de la salud holística. En un cierto momento, comenzó a darse cuenta que había desarrollado muchísimo un aspecto de su ser. Felicitaciones!