Google
 
 

 

Volver a poder de la mente

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Medicina holística

 

¿Está satisfecho con la calidad de su vida cotidiana? Cuando se despierta en la mañana, ¿cómo es ese primer parpadeo de conciencia? ¿Está verdaderamente interesado por el prospecto del día venidero?

En la propia raíz de las cosas, su salud depende de la calidad de su vida diaria. Si hay un interés real en lo que hace, en sus relaciones, en el mundo de afuera y de

adentro de usted, entonces está bien vivo. La escala de la salud que mencionamos previamente también podría llamarse la escala de la vitalidad ... y nada provoca más esta cualidad de vitalidad que el interés. De hecho, la salud, la vitalidad y el interés son tres perspectivas de una misma cualidad. Cuando usted está interesado en su vida, es menos probable que coma demasiado, que se aísle y que haga aquellas cosas que destruyen la salud. Su resistencia a la enfermedad es alta ... no está ansioso por interrumpir lo bueno que está sucediendo. En consecuencia, el interés es la mejor medicina, un factor fundamental para la salud.

¿Está interesado en su trabajo? Si la respuesta es "no", puede ser provechoso explorar seriamente esta área. En culturas más primitivas, las personas tienen el trabajo más (j menos determinado desde el momento en que nacen, y con frecuencia es trabajar en los campos. Es una tarea que les dan, y tienen que vivir con ella. Aun en nuestra cultura, que ofrece una elección extraordinaria de ocupaciones y estilos de vida, algunas personas quedan trabadas en u na desafortunada rutina. Pasan rápidamente de la niñez al matrimonio y la responsabilidad, cambiando a ser ama de casa o encontrando de inmediato un trabajo para pagar las cuentas. Pasan los años, y a medida que envejecen resulta más difícil despertar ese repentino estallido de energía que se necesita para romper los viejos patrones que quizá ya no sean apropiados. En consecuencia, muchas personas quedan trabadas en una situación que fundamentalmente no les interesa, y adoptan una actitud resignada hacia su trabajo. Esta actitud parece, en la superficie, una aceptación, pero por debajo hay frustración o amargura. Puesto que el nivel de su interés es bajo, no tienen energía para romper el cerco, y a medida que el tiempo pasa, hay aun menos y menos energía. Se ha creado un círculo vicioso.

La situación parecería desesperada si no fuera por el hecho de que cualquier persona,

en cualquier situación, a cualquier edad, puede comenzar a armonizarse con las ideas expresadas en este libro y avanzar hacia una mejor salud. Con ésta llega el aumento de la energía y de la autoconfianza, que traen una nueva perspectiva sobre todo. Con esta nueva energía y una perspectiva cambiada, usted puede comenzar a preguntarse si es posible encontrar una vida de trabajo que realmente le interese, o si puede crear un renovado interés en aquello que hace ahora. Muchas personas de nuestra cultura hacen un cambio radical en sus años maduros o aun después. Lo que se necesita es el compromiso de explorar continuamente todas las formas posibles de mantenerse interesado. Con un compromiso semejante, muchos han descubierto que lo imposible se convierte en realidad.

Mucho de lo que hemos estado diciendo sobre el trabajo se aplica también a las relaciones. La carencia de una relación satisfactoria con alguien o con algo es tan destructiva para la buena salud como la carencia de un nutriente esencial. Si está viviendo con alguien, para permanecer saludable, la relación exige trabajo, dedicación y comunicación abierta. Sin comunicación no puede haber una real relación, y la comunicación requiere una verdadera intención de comunicarse, que desgraciadamente falta en muchas relaciones. Los doctores y psicólogos ven todos los días un desfile de personas que tienen relaciones insalubres, y que culpan a sus parejas de los problemas.

Está más allá del alcance de este libro profundizar en los factores que hacen posible las relaciones saludables. La misma situación se aplica aquí al sentirse feliz con su trabajo: los cambios en la energía y en la perspectiva pueden abrir nuevas puertas en usted mismo. La única cosa que posiblemente cambie la calidad de su relación es un cambio en usted mismo. Cuando se siente interesado por algo, utiliza toda la ayuda disponible. En la última década ha habido un poderoso aumento de la sofisticación con respecto al arte de relacionarse. Han aparecido algunos buenos libros. Hay también muchos talleres, cursos y centros de desarrollo que ofrecen excitantes enfoques nuevos de la relación. Nuevamente, lo que se necesita es el interés de explorar y la disposición a cambiar.

Hemos hablado de cómo pasa su tiempo y con quién pasa su tiempo. Dónde pasa su tiempo también contribuye a la calidad de su salud. Para tomar un ejemplo extremo, algunos hombres trabajan en el día en una fábrica ruidosa, van de allí a un tráfico congestionado, y luego se quedan en un bar oscuro, lleno de humo, para aliviar las tensiones del día. El smog, el ruido, la contaminación, la falta de espacio ... todas estas expresiones de un ambiente carente de armonía se asimilan y no pueden sino tener un efecto negativo sobre la salud de uno.

El ambiente también significa el espacio que usted crea para sí mismo en el lugar donde vive. ¿Está lleno de caos, desorden y ruido continuo? Esto también es parte de su Dieta Total y afecta su salud. ¿Tiene un lugar tranquilo, relajante, cómodo, donde puede aislarse de tiempo en tiempo sin que lo interrumpan, para ayudar a equilibrar los aspectos más presionantes de su vida? Un ambiente armonioso puede cumplir la misma función que la buena comida y las buenas relaciones. Puesto que usted, como adulto, es responsable de su ambiente, resulta provechoso prestar atención a cómo afecta su ser, si está satisfecho con él, y si no, qué puede hacer. Quizá descubra, a medida que se vuelve más sano, que la calidad de su ambiente comienza a parecerse más y más a la calidad de su comida, y que lo afecta de igual manera.

Aparte de estos factores sumamente importantes del trabajo, de las relaciones y del ambiente, ¿dónde reside la esencia de un estilo de vida holístico? En todas partes a las que mire, en todos los rincones de su vida, verá la necesidad de un equilibrio dinámico. La falta de armonía y la enfermedad pueden ser vistas como una carencia de equilibrio. Sentirse enfermo, deprimido o incompleto son todas las formas en que el sistema le está diciendo "Atiende algún desequilibrio que está presentándose". En muchas culturas, los antiguos sentían que el equilibrio era el factor clave para vivir una buena vida. Los chinos veían a las fuerzas del universo jugando bajo dos formas, Yin y Yang, que danzaban juntas y se complementaban mutuamente cuando las cosas fluían armoniosamente. El Término Medio de Oro de los griegos consideraba al equilibrio como el ideal, evitando los extremos. Por supuesto, el verdadero arte es ser capaz de sentir qué factores están fuera de equilibrio, y qué hacer al respecto en su propio estilo de vida.

Como de costumbre, es más fácil reconocer y tratar el plano físico, por ser más tangible. En términos de dieta, debe haber un adecuado equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos. Muchas combinaciones de nutrientes requieren un delicado equilibrio, tal como la de sodiopotasio. Luego está el equilibrio del ¡insumo y el gasto. Los nutrientes y las calorías son el ¡insumo, el ejercicio, el trabajo, el movimiento físico y psicológico son el gasto. Con demasiados insumos sobreviene el exceso de peso, la pereza y mayores enfermedades de todo tipo, así como una menor expectativa de vida. Con demasiado gasto, sobreviene el agotamiento, el envejecimiento prematuro, el colapso nervioso y la baja resistencia a la enfermedad. Puesto que las demandas de la vida varían continuamente, el insumo y el gasto no son nunca los mismos, razón por la cual el equilibrio es dinámico (siempre está autoajustándose) más que estático. Por supuesto, hay un número enorme de sistemas en el cuerpo cuyo equilibrio debe ser mantenido para tener una salud óptima.

Podría pasarse varias vidas estudiando la forma en que opera el equilibrio en el plano psicológico. Un ejemplo que afecta a muchas personas es el equilibrio entre el deseo de novedad, variedad, aventura y experiencias frescas por un lado, y el deseo de seguridad y ausencia de peleas por el otro. Demasiado de lo primero lleva a una vida dispersa, a menudo caótica, al dilettantismo, a no concentrarse nunca lo suficiente como para alcanzar el meollo de algo, se trate de una relación o de un proyecto. Demasiado de lo último lleva a la insipidez, al estancamiento y al temor de todo lo nuevo ... un estilo de vida cristalizado, apagado. Una vida saludable es una danza entre los extremos de la novedad y la tradición.

Otro equilibrio importante de examinar en su propia vida es aquél entre dar y recibir.

Los profesionales de la salud con frecuencia pasan mucho más tiempo dando energía a otros y nutriéndolos que recibiendo energía y nutrimento. Otros reciben mucho, y parece que chuparan toda la energía de aquéllos con los que entran en contacto, mientras que dan muy poco. La comunicación es un flujo circular de energía, y es necesario algún tipo de equilibrio general entre el dar y el recibir para tener una vida saludable. Algunas personas, como muchas mujeres que se acercan a la madurez y que han criado una familia, necesitan aprender nuevas formas de recibir, de nutrirse a sí mismas. Las personas que están en el otro extremo quizá descubran que si pueden encontrar alguna forma de dar, repentinamente se sentirían mucho más vivos. El hecho desafiante, a veces frustrante, de buscar el equilibrio es que no hay fórmulas; lo que resultó estupendo para su amigo puede ser precisamente lo que usted no necesita.

Uno de los juegos de los opuestos más interesantes involucra, por una parte, tomarse las cosas muy seriamente, esforzarse mucho y preocuparse por cómo resultará todo, versus una actitud relajada, desentendida, libre de preocupación, el sentimiento que de algún modo todo funcionará. En una situación dada, una u otra de estas actitudes será totalmente apropiada; pero tiene su recompensa el familiarizarse con cualquier tendencia hacia los extremos que haya en su propia vida, y el ver cómo la carencia de equilibrio en este terreno crea problemas específicos. Aquéllos que están desequilibrados hacia el lado en que se toman las cosas seriamente, con frecuencia tienen alta presión arterial, y todas las enfermedades que se derivan de la hipertensión.

Al no ser capaces de relajarse, a menudo carecen de sentido del humor o de perspectiva sobre los acontecimientos de su vida. Por el contrario, aquéllos cuya falta de equilibrio va en la otra dirección, tienden siempre hacia la superficialidad tanto en lo que hacen como en sus relaciones. Sus intereses son frecuentemente asuntos superficiales, a menudo comentan por encima los problemas reales con la apariencia de ser filósofos o imperturbables cuando quizá fuera mucho más apropiado alterarse. Una persona que está funcionando en una salud de alto nivel se moverá rápida y fácilmente, como lo dicten las situaciones, entre una gran seriedad e intensidad y una actitud flexible, relajada, de buen humor.

Sin embargo, para que florezca la salud es necesario todavía otro tipo de equilibrio, la interacción entre la curación, el mantenimiento y el crecimiento. La curación es el dominio de la medicina tradicional. Parte del estilo de vida holístico implica determinar qué áreas no están funcionando bien, y luego hacer algo para mejorar la situación. Esto quizá implique muchas de las cosas que hemos estado comentando, incluyendo cambios en la dieta, ejercicio, reducción de la tensión, cambios en el estilo de vida, etc. Aquéllos que no ponen energía aquí cuando es necesario, tendrán dificultades para avanzar hacia una mayor salud. Pero aquéllos que concentran toda su energía en la curación estarán dejando de lado los otros dos miembros de la salud holística, el mantenimiento y el crecimiento.