Google
 
 

 

Volver a poder de la mente

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Experiencias de inducción de la hipnosis

Las primeras veces que se autohipnotice, llegue hasta aquí, permanezca en su meseta de transición tanto tiempo como quiera, y luego salga (siguen los procedimientos de salida). Pronto se sentirá cómodo y confiado con estos procedimientos y estará listo para el paso siguiente, que es usar la hipnosis con algún propósito, y emplear las sugestiones posthipnóticas para el logro de sus metas particulares.

Un hipnotizador puede darle a un sujeto una sugestión posthipnótica, o usted se la da a usted mismo mientras está en hipnosis. Es una sugestión dirigida a cambiar la

forma en que actúa, siente, responde o piensa después de haber estado en hipnosis. Puede ser una sugestión para dejar de incurrir en ciertos hábitos. Puede involucrar la forma en que usted responde al mundo. Quizá tenga relación con su propio proceso curativo. Quizá se concentre en cosas que usted está haciendo inadvertidamente y que amplifican la tensión de su vida.

Las sugestiones posthipnóticas funcionan. Funcionan tan bien que es importante estar seguro que realmente desea la meta sugerida, porque es probable que la obtenga. Varios capítulos posteriores están dedicados a ayudarlo a elegir objetivos apropiados y a mostrarle qué tipos de sugestión son los más adecuados. Hacer sugestiones posthipnóticas es un arte. Esté seguro de terminar su lectura antes de comenzar a trabajar sobre sí mismo. Use sólo sugestiones positivas!
Salir del estado hipnótico es aún más simple y seguro que entrar a él. En la historia médica, nadie se ha quedado jamás atrapado en el estado hipnótico. Una salida suave, a la velocidad apropiada, puede asegurarle que se sentirá  alerta y renovado cuando abra los ojos.

"Con mi cabeza erguida y quieta, gradualmente dejo que mis ojos se muevan hacia arriba, mirando más y más hacia arriba hasta que finalmente puedo ver mis cejas. Mientras miro, comienzo a notar un ligero esfuerzo en los músculos. Comienzo a mirar las cejas desde más y más cerca, viendo realmente los pelos individuales, viendo el color de las cejas. Comienzo a notar más y más el esfuerzo; siento el esfuerzo hasta cerca del puente de la nariz. Siento el esfuerzo hasta en la frente. Siento el esfuerzo detrás de los ojos. Siento una ligera vibración mientras los músculos tratan de llegar a su límite. Mientras miro mis cejas y hago el esfuerzo, noto que cada vez que pestañeo tengo una buena sensación. Sigo mirando mis cejas. Es algo incómodo, pero cada vez que pestañeo tengo una buena sensación. En realidad, si pestañeo y mantengo mis ojos cerrados por un momento, se siente muy bien.

 

Y mientras sigo mirando más y más intensamente mis cejas, la idea de cerrar los ojos completamente se vuelve más y más atractiva. La idea de mantener esta tensión se vuelve menos interesante. La idea de continuar mirando mis cejas, como lo estoy haciendo ahora con gran dificultad, deja paso a lo agradable que sería dejar que mis ojos se cerraran completamente. y sentir, mientras se cierran completamente, cuán relajado me siento. Qué maravillosamente relajado me siento y cuánto disfruto al tener ahora mis ojos cerrados completamente. Simplemente mirar los párpados y disfrutar esa oscuridad. Disfrutar esa comodidad. Disfrutar ese aflojamiento Y sentirme bien. En realidad, me siento más relajado ahora que mis ojos están cerrados. Los músculos se sienten más sueltos y flexibles, es una buena sensación".

"En realidad, la relajación que ahora estoy sintiendo en su tiempo después de salir de la hipnosis, y no se precipiten inmediatamente a las actividades y exigencias de la vida. (Espere a estar completamente alerta antes de conducir o de cruzar una calle). Tómese unos momentos después de salir de la hipnosis para saborear la diferencia en la calidad de su conciencia. Esta diferencia puede persistir durante un periodo de tiempo. Ha comenzado a descubrir una nueva herramienta para vivir.


UNA INDUCCION DE EJEMPLO


Esta es una secuencia real de inducción y profundización para ayudarlo a comenzar. Puede leerla algunas veces, familiarizarse con ella y sentirse más confiado en sus sesiones iniciales. 0, si lo prefiere, puede leerla ante la grabadora, relajarse y escucharla cuando esté listo para hipnotizarse.

La inducción es, realmente, una combinación de tres de los métodos que hemos descrito: la mirada hacia arriba, la Mantra (que en este caso es la frase repetida "flojo, flexible y relajado"), y la rotación de la cabeza. Además, este proceso usará dos métodos de profundización, el método respiratorio y la escalera. La maniobra de combinar varios métodos en una secuencia se llama "encadenamiento" y es muy poderosa, especialmente para los principiantes. Aquí, entonces, está la secuencia real de inducción:

"Estoy sentado cómodamente en una silla. Mis brazos y piernas no están cruzados. Mis ojos están abiertos, y mi cabeza erguida. Vaya concentrarme completamente en una experiencia interior; durante los próximos minutos, el mundo exterior puede hacer lo que quiera. Sólo necesito preocuparme por mi propia experiencia interior".

Y si respiro algunas veces aún más profundamente, si aspiro cinco veces muy profundamente, cada aspiración me hace sentir más relajado que antes. Con la exhalación número uno me siento muy relajado ... y cuando el aire sale con la exhalación número dos, me siento aún más relajado ... y cuando el aire sale con la exhalación número tres me siento extremadamente relajado. Y sé que cuando llegue al cinco estaré profundamente relajado. Con la exhalación número cuatro, el aire sale, y me siento maravillosamente relajado. Y ahora al llegar la exhalación número cinco estoy listo para sentirme profundamente relajado. Ahora puedo sentir que todo está profundamente flojo, extremadamente flexible, soberbia y maravillosamente relajado. Y se siente maravilloso. Y ahora me siento a mí mismo muy suelto, flexible y relajado".

"Y me encuentro en la cima de una larga escalera que lleva hacia abajo, a un lugar muy acogedor y agradable. Estoy en la cima, descalzo, parado sobre una alfombra maravillosa, rica, suntuosa y gruesa. Y la alfombra se torna más espesa cuando miro hacia abajo. Y quiero bajar. Y me permito comenzar a bajar, bajar, bajar lentamente, hacia una mayor y mayor paz y relajación. Con cada paso que doy, siento la comodidad de la alfombra en mis pies. Siento que mis músculos se vuelven más y más sueltos, flexibles y relajados. Y a medida que desciendo paso pequeñas estaciones numeradas que hay en el pasamanos de la escalera para recordarme mi avance. Paso el número uno, un numerito que me deja saber dónde estoy. Y me estoy sintiendo más relajado ... y más abajo paso el número dos, y me estoy sintiendo aun más relajado que antes. Nunca me di cuenta que hubiera tantos niveles diferentes”.

"Y esta relajación está comenzando a extenderse por todo mi cuerpo. Todo mi cuerpo está comenzando a sentirla. Más y más suelto, y flexible, y relajado. De manera que me permito disfrutar esta relajación. Yen el momento en que me siento suficientemente relajado permito que mi cabeza llegue a un lugar situado muy cómodamente sobre mis hombros ... un lugar muy centrado, cómodo. Y disfruto esta relajación, con la cabeza ahora quieta. Ahora estoy listo para avanzar a una fase aún más profunda. Estoy listo para permitir que la relajación fluya hacia abajo desde mi cuello hacia el área de mi pecho y mis pulmones, y sentir el aire que entra y que sale con cada respiración. Sentir el aire que llena mis pulmones cuando inhalo, y sentir qué relajante es cuando el aire sale al exhalar. El aire llena mis pulmones cuando inhalo, y me relaja mucho cuando exhalo.