Google
 
 

 

Volver a poder de la mente

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

Despertar espiritual

 


A estas alturas, nos gustaría describir lo que queremos decir por "un bienestar total" y cómo la autohipnosis contribuye a alcanzarlo. Para tener una firme cimentación de la buena salud, se deben desarrollar en todo su potencial los tres aspectos de nuestro ser físico, mental y espiritual. El dogma básico de la filosofía holística es que la salud verdadera y perdurable es la de todo el ser. Todas las partes de nuestro ser están tan completamente interrelacionadas que si una de ellas no está funcionando

bien, se destruye la eficiencia total del sistema. Imagínese un automóvil con un motor excelente, bien afinado, buena carrocería y buenas llantas, pero con una transmisión defectuosa. Nadie querría manejar un auto así; y sin embargo, en forma análoga, con frecuencia así tiende a ser el estado de nuestra salud.

Consideremos una ilustración más gráfica. Imagine que una línea horizontal representa el espectro completo entre la enfermedad y la salud, aumentando ésta a medida que nos movemos hacia la derecha. La muerte prematura estaría entonces en el extremo izquierdo. Precisamente a la derecha de éste se halla la enfermedad seria y la incapacidad grave. Más lejos, hacia la derecha, encontramos la enfermedad menor y la incapacidad ligera, luego, varios síntomas, tales como dolores y sufrimientos, energía continuamente escasa, depresión frecuente y mala digestión. Aún más lejos hacia la derecha hay señales de las que quizá usted ni siquiera esté consciente pero que un buen especialista podría detectar. Un ejemplo sería la presencia de demasiados glóbulos blancos en el torrente sanguíneo. Finalmente, llegamos a un lugar en la línea lo suficientemente a la derecha como para que se hayan desvanecido todas las enfermedades, padecimientos, síntomas y señales más sutiles. ¿Es esto la salud? La salud, ¿es simplemente la ausencia de enfermedad?

De acuerdo con nuestro condicionamiento, sí. Para muchas personas la línea termina aquí. Esto completa el área que ha sido investigada tan profundamente por la medicina occidental. Si suponemos simplemente que estar libres de enfermedades significa buena salud, estamos descuidando totalmente lo que puede existir más hacia la derecha. Allí reside el dominio de la salud holística, y el comienzo de una excitante investigación sobre un bienestar más total.

A medida que nos movemos más hacia la derecha a lo largo del continuum, comenzamos a saborear por nosotros mismos esa condición que podríamos llamar la salud positiva. Esta no ha sido muy estudiada; sus etapas no son territorio familiar para la mayoría de los científicos, doctores y psicólogos occidentales. ¿Cómo se diferencia la salud positiva de la mera ausencia de enfermedad?

La diferencia principal es la sensación interior. El simple hecho de ser una persona viva tiene en sí la cualidad de ser algo positivo, generoso. Hay unas ensación de vivacidad y de abundancia de energía que puede volcarse en la creatividad y en mantener al organismo libre de males. Hay una armonía, tanto con el medio ambiente como dentro de uno mismo. Las acciones de uno son apropiadas. La sensación general de vitalidad y de bienestar se proyecta inequívocamente.

Recién ahora se comienzan a investigar y probar los aspectos individuales de la salud de alto nivel. En el dominio de la condición física hay pruebas que miden cuánto aire pueden introducir y sacar las personas de sus pulmones y cuánto tarda el corazón en recuperar su velocidad normal después de varios tipos de esfuerzos. Los resultados, para una persona que está verdaderamente sana, pueden diferir de aquéllos de una persona "normal" que esté en el punto central del espectro. También hay ciertas pruebas psicológicas que miden el grado de autorrealización o funcionamiento positivo. Son diferentes de las pruebas que miden la patología, la enfermedad y el comportamiento neurótico. Gran parte de lo que se llama el Movimiento del Potencial Humano implica métodos para explorar y crear circunstancias para permanecer al lado derecho del punto central. La salud de alto nivel no es una meta. Es un producto secundario, un resultado natural de llegar a familiarizarse con los efectos que tienen sobre su salud los diferentes estilos de vida. Al elegir las actividades que fomentan su bienestar, usted se mueve sobre la línea hacia la derecha. Puesto que siempre estamos aprendiendo, nunca estáticos, la salud se convierte en un proceso continuo, en una forma de vida, más que en un lugar al que llegamos.

Cada uno de los tres aspectos físico, mental y espirituales completamente necesario para la salud. El físico es el más obvio. Uno no puede estar verdaderamente bien sin una máquina vital, que esté funcionando suavemente. Mentalmente, debe haber un límite para la tensión innecesaria, porque la tensión es uno de los principales factores de la enfermedad. El bienestar psicológico también incluye tener relaciones personales saludables, la capacidad de comunicar las emociones y un genuino gusto por sí mismo. Es esencial la ausencia de sentimientos reprimidos. Los sentimientos negativos que no se manejan consciente y directamente pueden actuar como un cáncer psicológico, causando gran daño a la salud de uno.

El factor oculto de la salud es a menudo el aspecto espiritual. Un número sorprendente de personas alcanza la edad madura con sus cuerpos, relaciones y trabajos razonablemente intactos. En sus vidas, nada visible parece andar mal, y sin embargo comienza a hacerse oir una voz diciendo que falta algo. "¿Esto es todo?" es una frecuente expresión de un vacío en el plano espiritual. Y cuando aquí las cosas no están bien, no puede haber verdadera salud.

¿Qué es el plano espiritual? ¿Significa pertenecer a alguna religión? ¿Es hablar o pensar mucho sobre la filosofía o Dios? No necesariamente. En los términos más simples, ser espiritual es estar "relacionado". El factor que impide que se manifieste nuestra espiritualidad natural en nuestras vidas es el aislamiento. Ser espiritual es estar consciente de nuestra relación con nuestro medio ambiente, con nuestros semejantes, con la naturaleza y con aquello que está más allá del mundo de los sentidos. Nuestra relación es siempre un hecho, a cada instante. Pero nuestra conciencia de la relación puede llegar a quedar cubierta por nuestra batalla para sobrevivir como individuos. A medida que nos volvemos más viejos, tendemos a dedicar más y más energía a proteger nuestro propio y pequeño mundo, lo que puede ser considerado como un proceso de aislamiento. Hacemos lo que podemos para estar cómodamente aislados y seguros. A veces no hay cantidad de creencia, pensamiento o palabras que pueda penetrar ese aislamiento.

Ese aislamiento es la sensación de que falta algo. Al experimentar un vacío, tratamos de llenarlo con diferentes tipos de placer. Sin saber realmente lo que queremos, nos arrojamos a la acumulación de dinero y de posesiones, tomamos drogas, exigimos diversión interminable, todo, con la esperanza de llenar este vacío. Cuanto más frenéticamente tratamos de lIenarlo, tanto más insatisfechos nos sentimos. Aquí está, sin duda, el oculto factor de la salud. Cuando uno está interesado en cuestiones filosóficas o espirituales y las explora, comienza a producirse una sensación de relación, de disminución del aislamiento. Cualquier cosa que suceda en la vida se experimenta en un nuevo contexto, el contexto de un todo que le da significado. Sentir la relación y el significado profundo de lo que uno hace es esencial para sentirse vivo y para la salud verdadera, holística. Pero hablaremos más sobre esto al final de este capítulo.

Nuestra salud es un reflejo sumamente sensible de cómo está funcionando nuestra vida en general. No se alcanza la salud simplemente al superponer unas pocas actividades "saludables" a un estilo de vida típicamente apresurado, insalubre. Están aquéllos que se atracan todo el día con alimentos chatarra, pero que luego tranquilizan su conciencia con una pastilla de vitaminas y una dosis de germinados. Al cuerpo no se le engaña; su salud es un barómetro extremadamente exacto que señala lo bien que se lo trata. No sólo refleja la calidad de la dieta, sino también lo que podría llamarse la "Dieta Total". Esta incluye no sólo la comida, la bebida y las drogas, sino también el aire que se respira y hasta las impresiones que recogen los sentidos. Aquéllos que van desde una fábrica ruidosa en la que trabajan en el día, a un bar lleno de gente y de humo en la noche, están consumiendo una dieta que puede conducir a la mala salud tan inevitablemente como si sólo comieran alimentos chatarra. Salir, de tiempo en tiempo, a estar con la naturaleza puede muy bien ser un ingrediente esencial de la Dieta Total de uno. El alimento, el aire, las impresiones de los sentidos, se ingieren, se digieren y de algún modo se convierten en parte de nosotros. Es fácil evaluar su calidad y ver su efecto sobre nuestra salud a largo plazo.

Por lo tanto, es una buena idea observar nuestras actividades y ver si las que nos brindan salud son una parte integral de nuestra vida diaria, más que algo arrojado encima de un estilo de vida insalubre. El tipo de actividades que conducen a la salud nacen de la comprensión y de la apreciación más que de un severo sentido del deber. Por ejemplo, si usted se levanta y sale a trotar por pura fuerza de voluntad y por obligación, es dudoso que le esté haciendo algún bien. En consecuencia, surge la pregunta, ¿cómo se puede alcanzar la integración y la armonía en una forma natural, orgánica y espontánea?

Si hay interés, cada uno de los tres aspectos que hemos mencionado físico, mental y espiritual puede desarrollarse hasta un grado óptimo. Desarrollar algo hasta su grado óptimo con frecuencia implica descubrir áreas de debilidad y prestarles especial atención. Por ejemplo, dentro de lo físico, usted quizá ya sepa si su dieta o su ejercicio es de alto calibre, y si no, quizá quiera motivarse (probablemente con hipnosis, pero pronto trataremos eso) para hacer algo al respecto.

Con muchas personas, uno de los problemas principales es que sus vidas se parecen a un trípode con un pie corto, desequilibrado y listo para caerse. El pie corto puede ser el cuerpo, la mente o el espíritu. Cada persona tiene una constitución diferente, y usted puede descubrir el aspecto más débil de su ser si llega a interesarse por crear el equilibrio, igualando los pies de su trípode. Muchas personas evitan alguna parte de sí mismas. Esto conduce al estancamiento, y la persona dirá, "No estoy interesada en ninguna de esas ideas sobre la comida saludable", o "Todo ese asunto de la filosofía no es para mí". Las mismas áreas de nuestro ser que evitamos son, con la mayor frecuencia, nuestros eslabones más débiles. Una persona puede estar orientada hacia un plano espiritual elevado, comer los alimentos adecuados y hacer el ejercicio conveniente, pero tener relaciones de muy escasa calidad. Otra puede tener buenas relaciones y estar ahogándose bajo una capa de grasa. Cualquiera sea su aspecto menos desarrollado, puede fomentar el equilibrio prestándole nuevo interés o atención adicional. Ahora hay muchos libros interesantes sobre los tres aspectos, y a veces un poco de lectura dará algunas claves sobre cómo proceder.

EL PROCESO DE LA LINEA MAS DEBIL puede ayudar lo a sentir más claramente qué aspecto o aspectos de su vida necesitan más atención para alcanzar un mayor equilibrio. Simplemente, póngase en estado hipnótico, y dése la sugestión de que una persona erudita, un sabio, un maestro personal, un gurú o cualquier otra figura similar, agradable para usted, aparecerá cuando usted atraviese la puerta, la niebla, etc. Puede ser su espíritu guía, o alguien que usted imagine por anticipado. Hágale a su sabio mentor estas preguntas: "¿Hay algún área de mi ser sobre la que sería apropiado trabajar a esta altura de mi vida? ¿Cómo podría hacer/o?". Puede recibir o no una respuesta útil. O quizá no le llegue la respuesta en ese momento, sino más tarde, en un relámpago de intuición o de comprensión. Si no entiende la respuesta, viva con ella durante un tiempo y vea qué pasa.

Por supuesto, el verdadero entusiasmo y la novedad se producen cuando usted comienza a crecer al mismo tiempo en las tres dimensiones, experimentando más y más su interrelación. Por ejemplo, cuanto más sensible se vuelva su cuerpo, tanto más verá cómo las pequeñas fluctuaciones de su química horaria tienen un efecto notablemente poderoso sobre su estado psicológico. Ninguno de estos aspectos de sí mismo es un fragmento separado. Cada uno refleja el todo y esto afecta al todo. Cuanto más consciente esté de esta interrelación, tanto más sano será. Y entonces las mismas actividades tendrán significado para usted en dos o tres niveles al mismo tiempo. Algunas actividades se prestan particularmente bien a la combinación.

Por ejemplo, supongamos que usted necesita ir a trabajar y que necesita ejercicio. Quizá sea posible para usted ir corriendo o en bicicleta al trabajo. En esta forma, el ejercicio necesario se convierte en una parte integral y útil de su vida. O quizá quiera probar una actividad como la de la jardinería. El trabajo físico lo ayudará a mantenerse en forma. La naturaleza tranquila y relajante del trabajo puede disminuir su tensión. Y nutrir y cuidar cosas vivas puede despertarle un sentido de participación en algo más amplio, una conexión con la tierra.

Otra actividad particularmente adecuada para combinar es el yoga. Las posturas son un tónico soberbio para todo el cuerpo. La mente se vuelve menos agitada, más alerta y centrada. Y desde esta serenidad uno puede entrar en contacto con los niveles espirituales más profundos del ser.

Dar una caminata con un amigo es otra forma de llevar la salud simultáneamente a diferentes niveles. Una caminata vigorosa en un lugar encantador es buena por el cuerpo y el alma. Compartir un momento relajado, sin programar, con un amigo, puede tener un efecto suavizante sobre la condición de uno. Y un escenario así con frecuencia puede inspirar momentos de íntima grandeza, que a veces necesitan un poco más de espacio que el que generalmente ofrece la vida diaria.

A grandes rasgos hemos trazado un cuadro cuyos detalles usted podrá completar a medida que explora en su propia vida los caminos para moverse hacia la derecha de la línea de su salud, hacia la salud de alto nivel. A lo largo del camino puede hacer un uso creativo de la autohipnosis en cada uno de los tres aspectos, y en su combinación.

Puede comenzar por motivarse. Casi todos nosotros tenemos áreas en nuestras vidas que nos gustaría cambiar. Algunas veces pasamos meses o años trabados en el
deseo de cambiar, pero parece que nunca podemos despegar. Necesitamos un empujón; la autohipnosis puede ser ese empujón.

Digamos que quiere cambiar sus hábitos alimenticios.

Puede comenzar en el estado hipnótico imaginándose que elige mejores alimentos y que no come tanto por la noche. O si siente que sería bueno comenzar algún proyecto, imagínese así mismo iniciándolo y disfrutándolo. La conciencia concentrada de la autohipnosis puede hacerlo despegar mucho más eficiente mente que la poco confiable y errática "fuerza de voluntad".

Ya hemos mencionado cómo puede ayudarlo la hipnosis a evaluar cuáles son las áreas más débiles y que más necesitan atención. Puede continuar aprendiendo a combinar los tres aspectos en una forma muy poderosa.

EL PROCESO DEL PASEO MEDITATIVO puede lIegarle profundamente, a varios niveles. Encuéntrese un tiempo en el que esté libre para tomar un paseo sin prisa. Sería agradable un área rural o un parque, pero cualquier lugar estará bien. Antes del paseo, póngase en estado hipnótico y dé se la siguiente sugestión, utilizando las palabras que le resulten apropiadas:

"Cuando deje el estado hipnótico voy a salir de paseo.”

Este será muy diferente de un paseo común. Me llegará una nueva sensibilidad. Seré muy receptivo a la luz, al color, a las formas. Oiré los sonidos a mi alrededor mucho más claramente. Oleré todos los olores sutiles que generalmente paso por alto. Sentiré mi cuerpo en toda la variedad de sus movimientos mientras camina, experimentando plenamente al animal que hay en mí. Notaré las nubes, el viento y los pájaros. Mi mente estará tranquila, alerta y relajada. No me preocuparé por los detalles de mi vida diaria. Dejaré que se vayan durante la duración del paseo, habrá mucho tiempo para ellos después. Mi mente simplemente estará con lo que sea que esté sucediendo. Me interesará todo, y no juzgaré nada. Estaré relajado, y disfrutaré profundamente la experiencia total.

Sentiré mi relación con las personas que encuentre, sentiré una relación total y acogedora con todo mi medio ambiente mientras camine, y esto me hará sentir centrado, bien. No habrá nada a lo que yo necesite resistir; durante este paseo estaré en paz con el universo. Y cuando haya terminado, me sentiré como si me hubiera recargado, contento de reingresar a mi vida diaria".
Usted puede sentir el beneficio de aprender a responder a su entorno desde esta perspectiva. Le proporciona salud porque está plenamente vivo e intercambiando energías armoniosamente con su medio ambiente. Beneficia al medio ambiente porque usted está más sensible y es probable que sus respuestas sean más apropiadas. En cualquiera de sus sesiones hipnóticas usted puede incluir una sugestión acerca de esta perspectiva, cada vez que sienta que su ausencia está creando problemas en su vida.

Se siente que la visión del universo en esta forma es algo inmediatamente liberador. En un sentido, avanzar hacia una mayor salud es al mismo tiempo avanzar hacia la libertad, alejándose de estar maniatado y restringido. Esta libertad se manifiesta en cada uno de los tres aspectos del ser. En el plano físico, por ejemplo, puede surgir una liberación de las muchas intrusiones del cuerpo, que nos impiden disfrutar o siquiera participar plenamente en nuestra diaria actividad. La vida de muchas personas está relativamente llena de dolores de cabeza, problemas La mala salud es alienación y aislamiento; la salud es conexión. Cuanto más claramente veamos cómo funciona, tanto más se pueden expandir nuestras fronteras. Fundamentalmente, todo y todos están relacionados. Todos somos partes del navió espacial Tierra. Al verlo de esta manera, no es que perdamos nuestra propia identidad, sino más bien que el "yo" por el que nos preocupamos se expande.

Primero, esta expansión puede extenderse para incluir a la pareja como una parte de uno mismo. Seguidamente, el concepto del yo puede extenderse para incluir a la familia de uno. Luego puede expandirse más allá, para incluir a la comunidad, a la nación, a todo el ecosistema, y finalmente a todo lo que es vida. La persona verdaderamente sana, autocentrada, desplegará una gran preocupación por sí misma y por el resto del mundo. Por el contrario, la guerra y la contaminación parecen nacer de una falta de preocupación por todo lo que está fuera de las; pequeñas y restrictivas fronteras que generalmente nos! creamos para nosotros mismos. La salud implica preocupación, y la preocupación significa una relación transformada con la tierra y con sus habitantes. La conciencia ecológica y social es un producto secundario natural de despertamos a nosotros mismos mediante este despertar espiritual.