Google
 
 

 

Técnicas del poder de la mente

Técnicas hipnóticas

Inducción de la hipnosis

Autohipnosis

Autocuración

Despertar espiritual

Medicina holística

Terapias holísticas

La ley del deseo

 

 

Volver a inicio

 

 

 

 

 

 

 

 

El poder de la mente

 

El poder de la mente es una de las herramientas más novedosas en medicinas alternativas. Consiste en obtener un control mental sobre el cuerpo que luego puede extenderse por fuera de él.

 

Veremos entonces cuáles son las técnicas para llegar a encontrarnos con ese poder mental. Para realizar este encuentro con éxito, será útil preparar el escenario adecuadamente. Las condiciones iniciales son con frecuencia importantes.

En primer lugar, ¿cuándo debe practicar el encuentro con el poder de la mente?
Si la está usando para un propósito en particular, hágalo cada vez que sienta que lo necesita. Quizá desee concentrarse y reunir sus fuerzas precisamente antes de una entrevista importante o de un encuentro difícil. O quizá, después de un enfrentamiento emocional, usted sienta la urgencia de ponerse en contacto con sus sentimientos. El poder de la mente puede ser un instrumento sumamente eficaz antes de un periodo de esfuerzo máximo.

Los atletas olímpicos la emplean todo el tiempo. En otras palabras. Hay momentos en que la hipnosis es útil para curar, aunque también puede ser sanador en casos de estrés o insomnio. Los ejercicios que los psiquiatras recomiendan como medidas no farmacológicas antes de indicar un inductor del sueño tienen que ver con técnicas de autohipnosis que desarrollan en todo su potencial el poder de la mente.

El siguiente factor en la preparación del escenario es dónde lo hace. Elija un lugar donde se sienta seguro y cómodo. El orden físico lo ayudará a centrarse, el desorden lo hará más difícil. Las alteraciones exteriores deben mantenerse al mínimo. Es mejor no tener la televisión o música al alcance del oído. Si las interrupciones telefónicas son un problema, tome en cuenta la posibilidad de desconectar el teléfono unos minutos.

 

Cualquier posición física cómoda servirá, pero le recomendamos que no se acueste. Hay una tendencia a quedarse dormido si se acuesta, y un mayor grado de alerta cuando se sienta. La postura física tiene un fuerte efecto sobre la calidad de la conciencia. Haga la prueba, acuéstese, observando la calidad de su mente, y luego siéntese. Observe el cambio. No tiene que sentarse rígidamente erguido. Para algunas personas es mejor una postura de meditación, con la espalda erguida pero relajada. Para otros, un buen término medio sería una silla reclinable. Resumiendo, póngase cómodo, pero siéntese, no se acueste.

Evite el encuentro con el poder de la mente mientras está en un vehículo en movimiento. No es necesario decir que hay que abstenerse de conducir, pero inclusive como pasajero podrá sentir que dicho poder tiene un efecto negativo sobre el sistema vestibular, o de equilibrio, del cuerpo. Es un poco como estar en el camarote de un barco que se balancea en el océano. Si usted no ve el horizonte, es más fácil que se maree. El cuerpo puede tener problemas para centrarse en un espacio quieto

con el constante estímulo exterior del movimiento.

Una forma de facilitar su entrada al poder de la mente es elegir un sillón favorito, un almohadón, o un lugar en un cuarto cómodo y hacer siempre allí su hipnosis. El hecho de que haya estado en hipnosis antes en ese lugar, permite que haga una conexión entre el lugar físico y el estado mental. Estas indicaciones físicas pueden ser útiles por sí mismas para lograr una transición más suave, más rápida, del estado normal al hipnótico. Siéntese en su lugar hipnótico favorito y sin hacer nada ya siente una disminución de la tensión. Utilizar el mismo lugar es particularmente importante cuando usted comienza a practicar.

¿Con qué frecuencia debe realizar estos encuentros? Además de hacerlo cada vez que lo necesite, puede estar en contacto con el poder de la mente una vez al día. Es realmente útil para su bienestar general que disfrute un periodo en el día en el que el cerebro abandona sus preocupaciones acostumbradas durante unos minutos. Esto relaja, refresca y reaprovisiona el cerebro, dejando al organismo con una sensación muy positiva. Estar en contacto diariamente también le facilitará entrar al estado hipnótico rápidamente y sin esfuerzo.

También se recomienda hacerlo una vez al día si está usando el poder de la mente para un propósito específico que tiene poca urgencia. Por ejemplo, si desea aumentar el poder de su memoria, lo ayudará practicar estos ejercicios diariamente (si es que se acuerda).

Para propósitos más serios, para metas que involucran su salud mental y física, se recomienda hacerlo dos veces al día. Por lo tanto, si está empleando el poder de la mente en un programa para reducir la tensión, puede hipnotizarse antes del desayuno y antes de la cena.

Al tratar enfermedades físicas más severas, aumente las sesiones a tres al día, previa consulta al médico. Por ejemplo, si está trabajando para curar una fea herida o un estado crónico, o si quiere asegurarse de que las medicinas que está tomando operen más eficazmente, haga los ejercicios antes de cada comida. En algunos casos, hasta podría agregar una cuarta vez antes de dormir, de manera que las sugestiones que se dé a sí mismo operen mientras duerme.

Finalmente, para situaciones extremas, temporales, tales como un ataque agudo de alergia, intoxicación, o una súbita manifestación de asma severo, puede administrarse sesiones rápidas una vez cada hora. (Esto se agregará a cualquier otro recurso médico que esté empleando. No permita que la hipnosis substituya a la atención médica apropiada cuando sea necesaria, úsela como una ayuda para acelerar el proceso curativo).

Ahora llegamos al acto real del poder de la mente.

Hay tres etapas para llegar allí (recuerde que "allí" es un lugar familiar y común en el que todos hemos estado antes). La primera etapa se llama inducción, y su propósito es alcanzar una relajación inicial La relajación es como el dinero: cuando tiene una pequeña cantidad, es más fácil conseguir más. Pero exige un poco de energía tener ese primer "poquito". Hay muchos métodos de inducción simples Y efectivos. Después de la inducción, se usa un método de profundización para aumentar la relajación Y estrechar el foco de la mente consciente. Esto lo hace a usted más abierto a la sugestión. Es seguido por la meseta de transición, un lugar de descanso cómodo y conocido donde aterriza antes de salir de la hipnosis o antes de avanzar hacia alguna meta específica.