Google
 
 

 

 

 

Volver a inicio

 

 

Aguas termales

 

Las aguas termales han sido objeto de numerosas investigaciones, atracciones y exploraciones en las diferentes culturas del mundo. Es por ello que le dedicamos esta sección a indagar sobre los orígenes de lugares y frases que hoy son tan célebres y que por ahí no sabemos de dónde provienen, como la palabra Spa: todos los spa de relajación que existen hoy se deben a aquel antiguo complejo belga de agua termal. Hoy en día es posible tomar agua termal embotellada ya que el agua mineral por lo general proviene de fuentes en la montaña (no así las mineralizadas). Las gaseosas intentan emular ese placer de los viajeros que llegaban hace tiempo a su lugar de descanso en la terma y bebían el extraño compuesto gaseoso.

Aguas acídulas gaseosas

Estas aguas producen una especie de embriaguez pasajera y de tendencia al sueño. Tienen una acción especia sobre el estómago, al que fortifican sin irritarle y cuyo es tado espasmódico calman. Las aguas acidulas son excelentes para apagar la sed, sobre todo útiles en las enteritis antiguas, las gastralgias las diarreas biliosas, los vómitos espasmódicos, las afeccio nes nerviosas, etc. Como se las puede beber en gran canti dad, por el agua que contienen pueden ser útiles para com, batir la litiasis.

 

Aguas ferruginosas

Las aguas ferruginosas apenas son frecuentadas; se la reemplaza por las demás preparaciones ferruginosas; asi que sólo indicamos las principales.

Spa (Bélgica).-Temporada, 1.0 de junio á 15 de octubre; temperatura, 100 centígrados; por litro: carbonato de hiena, 7 centigramos; ácido carbónico, como un volumen y medio. Bebida agradable compuesta de las siguientes sustancias fáciles de conseguir para la elaboración de aguas termales: Carbonato de sosa cristalizado, Carbonato de cal, Carbonato de magnesia, .Protocloruro de hierro, Alumbre cristalizado, Agua privada de aire, Acido carbónico,

Disuélvase el carbonato de sosa en una pequeña cantidad de agua y dilúyase en el licor el carbonato de cal y el de magnesia. Por otra parte, disuélvase el alumbre y el cloru­ro de hierro en otra porcion de agua, y mézclese esta disolucion con el primer líquido. Recibase todo en botellas y termínese de llenadas con agua gaseosa simple.

Rennes (Aude). - Temporada, 10 de mayo á 10 de octubre; temperatura, de 40 á 50° centigrados; por litro, 11 cenligl'amos de bicarbonato de hierro.

 

Aguas salinas termales

Se da generalmente el nombre de aguas salinas á las aguas minerales que, no siendo ferruginosas, ni alcalinas, ni acídulas, tienen por principios predominantes algunas sales. Entre las aguas salinas, varias son purgantes, las que contienen sales en bastante fuerte proporción; otras obran corno diuréticas.

 

Las aguas salinas son, en general, útiles en los infartos viscerales abdominales, la ictericia, los cálculos biliares, el catarro vesical, la supresión de las reglas y las enfermedades escrofulosas. Se las ha recomendado en las parálisis, aun en las consecutivas á una apoplejia. Los baños de aguas sali­nas son útiles en las erupciones secas, acompañadas de comezones (liquen, prúrigo) y los eczemas crónicos. Es un medio de hacer caer las incrustaciones espesas que se observan en el impétigo figurata. Se las emplea en las contracturas de los músculos, en las enfermedades de los huesos y de las articulaciones y en las afecciones reumáticas crónicas.

 

El agua de mar empleada en bebida tiene una acción purgante. Contiene por litro 38 gramos de materias fijas, de ellas: 10 gramos de sal marina y 57 centigramos de bromuro Sódico. Se las recomienda en los infartos crónicos del higado y las escrófulas.

Los baños de mar tienen una indiscutible utilidad en un gran numero de enfermedades. Son, sobre todo, eficaces en el raquitismo y las afecciones escrofulosas. Se aconsejan en la clorosis, en los infartos crónicos del cuello del Útero, en la esterilidad, la dismenorrea, las cefaleas y las gastralgias, en los casos de dolores intestinales, en la corea y en algunos reumatismos.


Baño de mar artificial (Van den Eorput).

Cloruro de sodio, 7.500 gr. Cloruro de magnesio, 2.515 g-
                               Cloruro de calcio,          515 g-
                                     Sulfato sódico,          2.525g-_
                             Cloruro de potasio,           10 g-

Yoduro de potasio. 15 cent. Bromuro de potasio Sal de sulfhidrato de amoníaco

 

Aguas salinas purgantes

Estas aguas deben sus propiedades á los sulfatos de sosa y de magnesia que contienen propiedades que son catárticas, por lo que se usan como laxantes con gran efectividad para la purificación de los intestinos tanto en la mujer como en el hombre. Las aguas salinas purgantes derivan de zonas marítimas así como se puede obtener su preparado a partir del agua de lluvia.